Publicidad
Santiago Montenegro 17 Mar 2013 - 11:00 pm

Falsa razón para negociar

Santiago Montenegro

Con buen juicio se dice que los países desarrollados han logrado tal condición porque han aprendido de sus errores.

Por: Santiago Montenegro
  • 55Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/falsa-razon-negociar-columna-410846
    http://tinyurl.com/mz3cz5q
  • 0

Y, en forma consecuente, otros países, como el nuestro, son menos desarrollados porque no han institucionalizado el principio de aprender de los errores. Y tampoco utilizamos un corolario importante de dicho principio, que dice que, si algo está funcionando bien, no hay que cambiarlo Con raras excepciones, los nuevos gobiernos ignoran lo que hicieron los anteriores y cambian programas y comienzan nuevos.

En todas partes siempre hay gente que piensa así y no hay mucho que hacer. Pero cuando gente inteligente y con reconocimiento adopta dicha actitud, hay razones, entonces, para comenzar a preocuparse. Por ejemplo, para apoyar el proceso de negociación en La Habana varios analistas políticos y columnistas de los periódicos están rescatando la teoría de las condiciones objetivas que justifican la violencia armada en Colombia. Se dice que la existencia de las Farc o de los paramilitares o de la guerra sucia de algunos miembros de la Fuerza Pública es un síntoma histórico del largo mal de abandono que sufre el campo, sobre todo allí donde viven los colombianos más pobres. No cuestiono que apoyen el proceso de negociación con las Farc. Yo también lo he apoyado desde esta columna y lo he reiterado en distintas presentaciones públicas. Pero creo que es un error justificar la negociación con ese argumento. Por varias razones. En primer lugar, porque es falso. Esa hipótesis no resiste la prueba de las comparaciones internacionales, ni la prueba del tiempo. Es elemental probar que existen muchos países y sociedades que son tan pobres o más pobres que Colombia y no tienen la violencia de grupos insurgentes. Y existen también otros países que hoy son ricos, pero cuando fueron pobres y tuvieron una pésima distribución del ingreso tampoco tuvieron grupos armados. Y, en nuestro mismo país, siendo aún más pobres que lo que somos hoy, hemos tenido largos períodos de paz, como durante buena parte de la primera mitad del siglo XX. En segundo lugar, si dicha teoría fuese cierta tendríamos que agradecerles a las Farc y a los paramilitares el sacrificio que han hecho durante tantos años. Tendríamos que reconocer que son las primeras víctimas de un Estado injusto y que unas razones estructurales los obligaron, contra su voluntad, a matar soldados y a otros compatriotas. En tercer lugar, si dicha teoría fuese cierta no llegaríamos, quizá, jamás a la paz. Porque, después de culminada la negociación, la pobreza y la desigualdad tardarían muchos años en bajar. Reducir, por ejemplo, el coeficiente de Gini unos 15 puntos podría tomar unos 20 años. Y, como durante muchos años más habrá pobreza, aparecerán, entonces, otros grupos violentos o disidencias de las mismas Farc que tendrán, además, toda la justificación teórica para ejercer su violencia.

No. Yo prefiero la razón que dio el gobierno de Santos para negociar con las Farc. Es la determinación de un Estado democrático que ofrece una rama de olivo a un grupo armado al que ha debilitado mucho después de catorce años, y durante tres gobiernos, con una política de seguridad efectiva y consistente.

  • Santiago Montenegro | Elespectador.com

  • 17
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Un "museo a cielo abierto" en Túnez

Lo más compartido

  • Entre lágrimas se despidió David Ospina del Niza francés
  • "En mi nombre no, por favor"
  • El día que Jean-Claude Van Damme decidió bailar el 'Ras tas tas'
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio