Por: Columnista DATAiFX

Falsas creencias de la tasa de cambio

Es habitual que, cuando un activo preocupa a muchos actores del mercado, la diversidad de opiniones nos haga incurrir en creencias falsas de lo que realmente sucede.

 A continuación un par de ideas que no son ciertas:

“La revaluación es imparable”. Ahora todos sabemos que hay un gran esfuerzo de gobiernos de economías atractivas para detener la revaluación de sus monedas. No obstante, son muy pocos quienes se han dado cuenta de que esta lucha a nivel local ha sido exitosa. Desde finales de 2009 el dólar se ha movido entre los $1.750 y $2.060 juiciosamente, y el nivel actual de $1.780 es exactamente la tasa promedio de todo 2012. En pocas palabras, pese a toda la información que recibimos a diario sobre la implacable revaluación, la tasa de cambio hace mucho no va a ninguna parte.

“El comportamiento del dólar es impredecible”. Una de las ventajas del choque de trenes entre gobiernos regionales y grandes flujos de inversionistas es que la tasa de cambio ha adquirido una gran estabilidad y por lo tanto mayor predictibilidad. Ya dijimos que durante los últimos tres años la divisa se ha movido en un rango de solo $400. Esto también ha facilitado el trabajo de los analistas. El margen de error de las encuestas del Banco de la República a 12 meses bajó de $300 (entre en 2006 y 2009) a solo $100 en 2010.

En pocas palabras, a pesar de todos los comentarios preocupantes acerca de la revaluación y la alta volatilidad, durante los últimos tres años hemos observado un activo bastante noble, de baja volatilidad y con un comportamiento anticipado correctamente por todos.

 

* Felipe Campos, Alianza Valores

 

Buscar columnista