Publicidad
Antonio Casale 2 Dic 2012 - 9:00 pm

Mucha bola

Federer, el legado

Antonio Casale

Visitas ilustres, como la que se avecina de Roger Federer, el mejor tenista de todos los tiempos, aún en actividad y en lo alto del escalafón, deben servir, no sólo para vanagloriarnos como país por la visita de semejante personalidad, sino para aprender de su legado, para que los colombianos sepamos que la gloria sí se puede alcanzar, pero, sobre todo, que lograr victorias no es la única manera de definir a los exitosos.

Por: Antonio Casale
  • 115Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/federer-el-legado-columna-390332
    http://tinyurl.com/k7v4dq3
  • 0
insertar

El miércoles se llevó a cabo una rueda telefónica con el astro suizo, como parte de la agenda previa a su visita. Tratándose de alguien que lo ha ganado todo, me llamaron la atención varias de sus apreciaciones en torno a los momentos difíciles y cómo superarlos.

Federer dijo que aparte de la derrota sufrida en la final del abierto de Australia de 2009 a manos de Rafael Nadal, recordada por su incontenible llanto durante la premiación, los momentos más difíciles los vivió cuando estaba empezando, pues las frustraciones a esa edad y la presión se viven con mayor intensidad. Eso sí, habló de tres factores a la hora de enfrentar la alta competencia y que deberían servir como ejemplo. Estos factores son:

La preparación, que se traduce en hacer lo máximo posible para la consecución de los logros. Dice el astro que si este punto se optimiza, los triunfos serán más frecuentes. El segundo punto que destacó, es la capacidad para mantener la calma en momentos difíciles. Recordó el partido de Wimbledon 2010 que estuvo a punto de perder, en la primera ronda, contra Alejandro Falla, y que remontó de manera espectacular.

Precisamente refiriéndose a ese encuentro, Federer señaló un tercer factor para el éxito, sorprendente en un hombre que lo ha ganado todo: la suerte. El suizo recuerda que muchas veces, a pesar de haberse preparado de manera ideal y de haber mantenido la calma en momentos difíciles, ha terminado perdiendo.

De esa manera, según el suizo, el resultado es anecdótico, pues si se trabaja para el éxito, aunque sean más las victorias que se consigan, la suerte será la que determine los resultados en las batallas más parejas.

Que el mejor tenista de todos los tiempos y uno de los mejores deportistas de la historia contemple la suerte como uno de los tres factores de éxito o fracaso constituye un ejemplo para un país acostumbrado a hacer de las derrotas una tragedia y de las victorias una exageración. Para un pueblo que vive bajo las leyes de la cultura “traqueta”, la del dinero fácil sin mayores esfuerzos para lograrlo. Un país paradójicamente resultadista, aunque las victorias le sean efímeras.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 6
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Sorpresas en la convocatoria de Brasil para partidos amistosos
  • Critican a sor Cristina por debutar con "Like a Virgin" de Madonna
  • Comienzan marchas de trabajadores de la rama judicial

Lo más compartido

  • Isabella, la niña que descrestó con su 'Flaca' en La Voz Kids
  • Atlas científico de relaciones sexuales
  • El llanerito que conquistó al país con su 'Como no voy a decir'
6
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

caropepa

Sab, 12/08/2012 - 08:40
El sujeto del artículo, excelente, quien escribe un pendejo. Cree uno que va a leer algo interesante pero la verdad este Señor es una lástima. Federer es un grande entre los grandes y si alguién le dan una columna para referirse a él, lo menos que debe tener el columnista es altura. Lo cual le quedo grande a este liliputiense escritor.
Opinión por:

mmcesar2005

Mie, 12/05/2012 - 17:26
Un buen ejemplo de la cultura "traqueta" son los "periodistas" que no se preparan y disfrazan de noticia los intereses económicos de sus patrones. Es notable el caso de uno de ellos que hizo campaña en "defensa" de los derechos de los futbolistas colombianos para que a su patrón le adjudicaran la transmisión de partidos del fútbol colombiano y luego de la adjudicación (a otro) se le olvidó todo ese cuento. Lo conoce usted?
Opinión por:

NO_MAS_MENTIRAS

Lun, 12/03/2012 - 16:41
Como el mismo Federer lo ha dicho, la suerte también juega un papel importante, algo que se le olvido decir al columnista es que así como ha perdido partidos por cuestiones que pueden atribuirse a la suerte, también ha ganado varios por la misma vía, con Falla en Wimbledon levanto un 0-2 en sets con un Colombiano jugando muy bien todo el partido y lo perdió injustamente, esto solo por nombrar uno, y que además nos duele mucho, así es el juego, a pesar de ser uno de los deportes más justos a mi juicio, la suerte a veces le juega malas o buenas pasadas a los deportistas...
Opinión por:

ccdc

Lun, 12/03/2012 - 14:46
Se equivoca. Primero es ser "resultadista": estar entre los primeros, significa trabajar sólo para el resultado. Como el Madrid y el Barcelona. Después hay un poco de suerte. Hoy favorece al Barcelona, pero hace unos tres años el mismo Barcelona perdió el campeonato "por un detalle" y luego de haber encabezado todo el campeonato. La suerte ayuda o condena a los mejores. Los demás, simplemente pierden. Todavía no estamos entre los mejores, así que perdemos.
Opinión por:

Jaimeur

Lun, 12/03/2012 - 07:53
La suerte es fundamental en el deporte y en el caso del tenis vemos como después de jugar durante 5 horas mas de 300 puntos , los partidos se definen en dos jugadas que pueden ser para cualquiera de los dos oponentes, todo deporte es un huego y en el juego se necesita la suerte, claro que para competir se necesita preparación, técnica, motivación ganas de ganar.
Opinión por:

sincorruptos

Dom, 12/02/2012 - 22:06
Muy buen articulo. Federer es junto con Pele ejemplos para toda la humanidad, no solo en los resultados deportivos si no en la calidad de seres humanos. Humildes pero grandes, con valores eticos y morales que les lucen por donde vayan.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio