Publicidad
Julio César Londoño 18 Ene 2013 - 11:00 pm

Felipe López ‘locuta’

Julio César Londoño

Por tercera o cuarta vez en su vida, Felipe López ha concedido una entrevista. Como quien dice, Roma locuta. La última vez fue en el 2010, cuando habló con María Isabel Rueda, a quien le confesó que le gustaba Uribe.

Por: Julio César Londoño
  • 48Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/felipe-lopez-locuta-columna-397451
    http://www.elespectador.com/opinion/felipe-lopez-locuta-columna-397451
  • 0
insertar

Cuando la periodista le preguntó por qué Uribe tenía tanta popularidad entre la gente y tan poquita entre los columnistas, López respondió: “Es que Uribe se sintonizó con el país real, que es un poquito más paramilitar y más rural que el país periodístico”. ¿Habrá que deducir, entonces, que Felipe López es un poquito del primer país?

Esta vez habló con Juan Carlos Iragorri, que ya ha hecho antes buenos reportajes encuellando con guante de seda a Antonio Navarro y a Antonio Caballero. Ahora el resultado es Felipe López, el hombre detrás de la revista Semana (Planeta), un libro muy legible y que no soslaya ningún episodio de la vida del país ni de los López.

Hay dos datos curiosos en esta entrevista. El primero es que cuando Marta Traba entrevistó a López Michelsen en televisión, sólo hablaron de flores porque la televisión era oficial y él estaba en la oposición. El otro es que la revista Time no publicó ninguna información que proviniera de la China durante varios años porque su fundador, Henry Luce, estaba muy molesto con el triunfo de la revolución comunista de Mao, una pataleta que significó que el medio más influyente del mundo ignorara al país de casi mil millones de habitantes que iba a cambiar la historia del siglo XX.

Afirma que el gobierno de Santos está obsesionado con la imagen, “por eso produce muchos titulares, que producen ilusiones pero no resuelven los problemas”. Que las negociaciones de paz van a fructificar “porque ya hay mucha cosa amarrada”. Que a Pacho Santos no lo tomaban en serio ni siquiera en su familia. “Era como la mascota en medio de parientes estrellas. Sin embargo, fue uno de los mejores vicepresidentes que hemos tenido”. Que pese a los viejos líos por una herencia entre su madre y sus primos Klim, Eduardo y Enrique Caballero, Antonio Caballero está en la revista porque “yo no me siento heredero de las peleas de mi papá. Antonio es amigo mío, es buen columnista, y punto”. Que Alternativa, la revista de Gabo, Antonio Caballero y Enrique Santos Calderón, “tenía algo de la izquierda juvenil y panfletaria, un género que es más lo que divierte que lo que asusta”.

Aunque cuida muy bien sus declaraciones, se le zafó esta perla a don Felipe. Durante su gobierno, López Michelsen le negó el beneplácito a un embajador de Estados Unidos porque era latino, hecho que el muy british presidente consideró ofensivo para la dignidad de nuestro país. Con una candidez encantadora, el muchacho dice que el hecho demuestra el nivel de independencia de su padre frente a Washington.

La entrevista es buena porque el reportero domina su oficio, porque el entrevistado conoce como pocos la historia del país (buena parte de ella transcurrida en los salones de su familia), porque responde de manera clara y sintética, ave rara, y dice casi todo lo que sabe.

La fórmula de Felipe López para hacer la mejor revista de Latinoamérica, según The Economist y The Washington Post, es simple. El hombre no se enreda en la cuadratura del círculo de pasión-objetividad-neutralidad. Para él la clave es la independencia. Es decir, sea rico, talentoso y de noble cuna, como él o como Antonio Caballero, y podrá publicar las infamias del presidente, de los ministros o de algunos cacaos, y lo aplaudirán el presidente, los ministros y los otros cacaos, y hasta pautarán en su revista. O como lo dice el mismo Felipe López en una caricatura de Vladdo: “Mucha gracia la mía llegar adonde he llegado... después de haber nacido con todo en la vida”.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 23
  • Enviar
  • Imprimir
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio