Publicidad
Julio César Londoño 1 Feb 2013 - 11:00 pm

Firenze

Julio César Londoño

Para tener una buena panorámica de Florencia hay que subir al atardecer a la Colina de San Miniato, el mejor punto para contemplar el escamado lomo rojo de sus techos.

Por: Julio César Londoño
insertar

Aconsejo mirarlo 45 segundos —las tejas a las tejas son iguales— y penetrar sin pérdida de tiempo a la iglesia de San Miniato al Monte, construcción que corona la colina, porque allí todos los días, en la penumbra del ábside, de manera gratuita y ante un puñado de fieles del barrio que asisten a la liturgia de vísperas, eleva cánticos medievales a su dios el mejor coro gregoriano del mundo.

Florencia es un pueblo de calles angostas, torcidas y llenas de un producto silvestre, el arte. Sus museos no son tan suntuosos como los de Londres o París pero el florentino vive orgulloso de que las obras de la Galería de los Oficios, digamos, no son botín de guerra de Napoleón, como las del Louvre, ni botín de guerra de Carlos V y Felipe II como las del Prado, ni compradas por las buenas como las del Museo de Arte Moderno de Nueva York. No. Son de artistas de Florencia o al menos fueron hechas allí, en la capital cultural del siglo XV, a donde peregrinaban talladores, vitralistas, mamposteros, tejedores, costureros, ebanistas, iluminadores, calígrafos, mosaístas, curtidores y taraceros de todo el continente.

De manera que no se extrañe si al doblar una esquina siente de repente el roce de las alas de un ángel despistado, o descubre de pronto que los faroles de las calles penden de las garras de hipogrifos de bronce, o desemboca en una plaza que agrupa sin alarde alguno diez esculturas ya míticas, o se tropieza con un bulto tirado junto a un semáforo que resulta ser un sátiro indolente y anacrónico sumido en su largo sueño de mármol. En la capilla más modesta se puede topar uno con los mosaicos de Vasari, un lienzo de Mantegna, un púlpito de Donatello, un santo de bulto de Ghirlandaio, un vitral de Masaccio, el monumento fúnebre a Dante Alighieri o el colosal domo de Brunelleschi que levita sobre el crucero de la catedral de Santa María del Fiore sin apelar a columnas, contrafuertes ni arbotantes, “sostenido tan sólo por alabeadas ecuaciones”, como especula Antonio Caballero (en realidad el domo se sostiene sobre sí mismo, como la fe).

Aunque no ha vuelto a producir otra constelación de genios semejante —no se puede parir renacimientos cada rato— Florencia conserva su rica tradición plástica. Es usual encontrar en las casas retratos magníficos pintados por alguien de la familia, y las artesanías, uno de sus principales renglones económicos, muestran gran cuidado en el detalle y sensibilidad por los oficios. Y si el arte florentino actual no pesa mucho en el mercado contemporáneo, es sólo porque sus artistas siguen vaciando su imaginación en formas clásicas, cuando lo que se estila es la búsqueda de una enésima deformación afortunada.

A veces se oye decir que se robaron una bicicleta, y uno se siente como en casa.

Tienen mañas romanas: en las iglesias hay obras sumidas en la penumbra que sólo pueden observarse introduciendo una moneda de dos euros en una alcancía. Entonces se enciende una luz que revela un fresco de Paolo Uccello, digamos. Cuando uno está encontrando los primeros puntos de fuga de la historia de la pintura, ¡clic!, se apaga la luz y hay que introducir otros dos euros.

Las ciudades se parecen a su historia, y esta no es la excepción. Una ciudad de artistas termina siendo una obra de arte; o mejor, un taller. Por eso es un tanto descuidada, porque no es un museo sino algo vivo. No es “una tacita de plata”, como Ámsterdam o Sídney. Es Florencia, un lugar perfecto para vivir... o morir.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 6
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Técnico del Elche comparó a Cristiano Ronaldo con Michael Jordan
  • Una infección estomacal impide que Ronaldinho juegue en la Copa MX
  • Juanes recibe el apoyo de Hard Rock Café

Lo más compartido

  • La 'Supervenus', el video contra los estereotipos de belleza
  • La capa de ozono comienza a recuperarse
6
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Sebastián Felipe

Sab, 02/02/2013 - 11:25
[II] Ah, y menos mal que, criticando a los genocidas y avasallantes Napoleón, Carlos V y Felipe II, que también raparon todo el arte que pudieron, no dijo nada de los "santos" florentinos Médici. ¡Qué desinformado anduvo hoy! Y marros más.
Opinión por:

Sebastián Felipe

Sab, 02/02/2013 - 11:16
[I] Me limito a opinar solo (mejor que "sólo") del tercer párrafo, que es desastrado. (1) Mejor "Galería de los Uffizi", como es históricamente archiconocida, que "Galería de los Oficios", que poco dice; pregúnteles a quienes se han formado allí, como nuestro buen escultor Luis Guillermo Vallejo, para que vea. (2) Es "mosaiquistas", no "mosaístas". (3) Es inadmisible y reprochable que, hablando de Florencia, haya omitido referirse a la literatura italiana, que se forjó y fue llevada a la cúspide por los florentinos Dante y Boccaccio. (4) ¿Cómo pudo no hablar de pintores, escultores, arquitectos e ingenieros en la enumeración "talladores, vitralistas, mamposteros, tejedores, costureros, ebanistas, iluminadores, calígrafos, mosaístas (sic), curtidores y taraceros"?: apenas omitió lo capital.
Opinión por:

usacabeza

Dom, 02/03/2013 - 07:05
Precisiones. ¶ Zerolo - 1870 Mosaísta y s. Artista en mosaico. ¶ Diccionario Ideológico - Casares Mosaísta taracea, ataracea, marquetería, embutido, incrustación, ataujía, taujía, damasquinado, encaje, mosaico, mosaico de madera, mosaico vegetal, pintura de mosaico, foceifiza, tesela taracear, ataracear, embutir, incrustar, filetear, damasquinar.¶ El diccionario de la RAE no trae mosaísta sino mosaiquista. 1. com. Fabricante de mosaicos. 2. com. Persona que tiene por oficio revestir superficies con mosaicos.¶ Me cabe preguntar para llenar el vacío ¿mosaísta será el artista y mosaiquista el simple artesano?
Opinión por:

OZcvrvm

Sab, 02/02/2013 - 08:13
florencia es una de las ciudades mas hermosas del mundo, asi la consideran. sin embargo es una ciudad arrogante que necesita gritarle al mundo cuanto sea culta. se encuentra uno estos magnificos bloques de marmol de toneladas convertidos en esculturas que quitan el aliento. prefiero siena o arezzo, ciudades medievales de una belleza y discrecion magnificas. sin tanto aspaviento sonmonumentales
Opinión por:

pebeco

Sab, 02/02/2013 - 07:23
LA MEJOR VISTA ES LA DE BELLOSGUARDO ....................MUCHO CUENTO PENDEJO POR ESTAR UN DIA EN TOSCAN
Opinión por:

bienpensada

Vie, 02/08/2013 - 09:41
Escribí pues vos tu página sobre bellosguardo y vota esa envidia que de pronto te envenenas...
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio