Por: Felipe Zuleta Lleras

Fiscal vs procurador

Esta semana presenciamos dos ideologías completamente diferentes frente al tema del proceso de paz que se lleva a cabo en La Habana entre el Gobierno y las Farc.

Como colombiano nada quisiera más que poder vivir en un país en paz, en los pocos o muchos años que me quedan. Y ver a mi hija María quedarse en Colombia disfrutando de una paz que nos fue usurpada a sus habitantes por un grupo de delincuentes que cambiaron sus creencias políticas por el narcotráfico, el secuestro, las masacres y todas las conductas delincuenciales que uno se pueda imaginar.

Tal vez no hay familia colombiana que no haya sido víctima de estos criminales y por eso, independientemente de lo que pensemos del proceso, lo cierto es que es mejor vivir en un país sin las Farc que con ellas.

El procurador Ordóñez se opone a la aplicación del marco jurídico para la paz, aduciendo que si Colombia perdona a estos criminales se vuelve un país de parias. Aduce que Colombia tiene tratados internacionales que debe cumplir, entre ellos el suscrito con la Corte Penal Internacional. Y no le falta razón.

Sin embargo, la solución de nuestros conflictos debe pasar por encima de eso, pues de lo contrario jamás vamos a alcanzar la esquiva y anhelada paz. Además, olvida el procurador que ya somos un país de parias, pues no de otra manera puede calificarse una nación que tiene cuatro millones de desplazados por la violencia. Prefiero que nos juzguen como parias en el exterior, si el pago de eso es lograr que esos colombianos vuelvan a sus tierras y pueblos y que nuestros hijos tengan un país en el que puedan vivir en paz. El procurador debe recordar que la paz es una norma constitucional que él juró cumplir y hacer cumplir.

Entiendo que habrá sapos duros de tragarse, pero eso es precisamente lo que ha pasado en todos los países que han salido del conflicto. Acaso, pregunto, ¿a los blancos sur africanos les gustó tener un presidente de color como Nelson Mandela? Entiendo que para muchos resulta imposible pensar ver a los cabecillas de las Farc sentados en el Congreso. Pues me da pena, es que allí en esa alcantarilla es en donde deben estar, pues se sentirían en su salsa. No creo además que lo hagan, pues podría jurar que el proceso culminará con todos esos criminales disfrutando su plata manchada de sangre asilados en Europa. ¿Y saben qué? Bien idos y ojalá que nunca vuelvan.

Por eso la actitud del fiscal Montealegre me pareció valerosa esta semana, pues sin tapujos dijo la verdad: o a estos criminales se les dan salidas institucionales o Colombia nunca podrá vivir en paz. Y el marco jurídico para la paz lo permite. Por eso al final del día la viabilidad de firmar la paz está en manos de la Corte Constitucional, pues sin ese marco mejor apague y vámonos. Valeroso, liberal y serio Montealegre porque dice verdades que muchos no quieren oír, pero que demuestran que piensa en su país, que es el nuestro. El procurador que siga hablando para la galería.

Felipe Zuleta Lleras / @FZuletalleras

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Felipe Zuleta Lleras