Publicidad
Piedad Bonnett 21 Sep 2013 - 10:00 pm

A flor de piel

Piedad Bonnett

Prefiero la palabra negro a la palabra afro.

Por: Piedad Bonnett

Es más contundente, más bella, más sonora que la palabra blanco. Pero entiendo por qué se apela a la noción de origen geográfico y no de raza. Aún en nuestra sociedad, que finge no ser racista, se insulta a veces llamando “negro” al negro. Generalmente, claro, con cualquier adjetivo infame añadido.

Pero hay otra razón por la cual se acude a la expresión “afro”: en un mundo sin discriminación el color de la piel debería pasar inadvertida. O si se me acepta la contradicción, debería verse sin verse. En un mundo ideal, sin prejuicios, donde todos nos consideráramos iguales, la raza, la condición económica o la inclinación sexual tendrían que ser datos que percibimos como parte del conjunto que toda persona es, al lado de su pensamiento, su simpatía, sus virtudes, sus creencias y sus defectos. 

Hablo de esto a propósito de la Cumbre Mundial de Líderes Afros en Cali y Cartagena, y del dislate —uno de los que ahora son frecuentes— del presidente Santos en dicha cumbre. Los que están comprometidos con el tema ya han opinado sobre lo que falta en la lucha por la abolición del racismo y por la inclusión y el mejoramiento de las oportunidades de la población negra. Menos gestos y más acciones del Estado, pide César Rodríguez Garavito. Tratar, con leyes, de desterrar el “racismo estructural” que padecen nuestros países, sugiere el uruguayo Jorge Romero. Que se apliquen los capítulos de la Ley 70 que siguen sin aplicar, reclama Jaime Arocha. Yo, que me acerco al asunto tan sólo desde el sentido común y la sensibilidad, quisiera presentarlo así: es necesario que los líderes de las comunidades negras se hagan ver hoy para que cada día que pasa logremos que no se “vea” el color de su piel, es decir, que éste no importe. Que hoy afirmen la diferencia para que mañana esa diferencia no exista. 

Sin embargo, los seres humanos somos libres de definirnos o no desde la raza, el género, la creencia. Ser negro, o mujer o ateo, es algo que uno puede anteponer a lo demás o no. Para bien o para mal, hay negros y mujeres y ateos que no actúan desde esa condición suya y eso hay que respetarlo. En La mancha humana, el novelista Philiph Roth no sólo se burla de los excesos de lo políticamente correcto, sino que muestra con inteligente ironía el complejo problema de la identidad. Coleman, su personaje, es acusado de racista por hablar inocentemente en clase de humo negro. Pero resulta que él es —aunque los demás no lo saben— uno de esos “negros de piel clara a los que a veces se les toma por blancos”. Y, sin embargo, no se ve esencialmente como negro, sino como un profesor judío. 

Que el presidente Santos afirme durante la cumbre que Alfonso Gómez Méndez y Amylkar Acosta son su cuota afro en el alto gobierno no sólo es un disparate, sino un acto de oportunismo y un irrespeto. Porque ellos no son ni han sido jamás representantes de la comunidad afro. Pero también porque Santos no tendría que hablar de ellos desde su raza —que, además, en una sociedad mezclada como esta no es fácil de rotular— cuando ellos mismos no lo han hecho. LOS ESTÁ USANDO.

  • 12
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Así retaron a Iván Cepeda a un duelo
  • Invitado lanza al suelo su celular en medio de entrevista al aire

Lo más compartido

  • Este jueves habrá jornada de reclutamiento en todo el país
  • Hallan nueva especie silvestre en cerros orientales de Bogotá
  • "En mi nombre no, por favor"
12
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

arleison

Mar, 09/24/2013 - 09:05
Apreciada Poeta; ¿el asunto de la identidad étnica sí será cosa de preferencias? Tal vez resulte cómodo a muchos decir "negro" y parar ahí cualquier alusión a lo que se cuestiona de esa, que no es simplemente una palabra, sino la evidencia comunicativa con la que se perpetúan los usos del colonialismo en el lenguaje ¿no le parece? Otros, por el contrario, muy conscientemente ponemos nuestras preocupaciones en entender lo que somos y hemos sido, a partir de la herencia africana con la cual construimos nuestra identidad étnica; por eso (y no por preferencia) nos llamamos afrodescendientes.
Opinión por:

karissa

Dom, 09/22/2013 - 16:59
Ningún colombiano puede considrarse de los de "mejor familia", la población colombiana tiene tres raíces diversas: América, África, y Europa. Los antepasados se remontan a las épocas de los indígenas, negros españoles. Hoy en día no se puede hacer una clasificación tan rígida y esquemática. La mezcla de estas razas ha provocado tal dispersión de tonos y uniones, que se hace imposible en muchas oportunidades señalar a cuál raza pertenece, o cuál orígen. Más parece un hermoso arco iris, que ha visto la luz a través del tiempo y las generaciones.El doctor Gómez Méndez como todo colombiano pertenece a esta mezcla maravillosa...
Opinión por:

karissa

Dom, 09/22/2013 - 16:45
Los griegos dividían el mundo en tres partes:Europa, Asia y Libia. Libia abarcaba toda el área que los griegos conocían del continente negro. Sin embargo, en tiempos de Herodoto ya se distinguía entre Libia(Aproximadamente con su territorio actual), Egipto y Etiopía que eran las partes del mundo del continenete conocidas por los europeos. Las dos primeras estaban habitadas por hombres blancos, mientras que Etiopía se describía como un país de hombres de estirpe divina, de rostro quemado y profunda sabiduría.Entonces señora Piedad 'los africanos son gentes de estirpe divina, de rostro quemado por el sol y prfunda sabiduría'.Ambas palabras, tanto negro como Africano o afro son bellas. Las palabras no son feas, ninguna lo es, son los hombres los que las hacen feas.
Opinión por:

latego

Dom, 09/22/2013 - 15:37
¿Cómo se denominaban a sí mismos, en sus propios dialectos, los aborígenes africanos que fueron cazados como bestias por los esbirros y traficantes europeos y llevados al nuevo continente y vendidos como esclavos? Nadie sabe, pues hasta los dialectos desaparecieron. El nombre de "negro" se los puso el verdugo blanco, por lo cual es un término que debe abolirse. En tal contexto no puede ser palabra bella aunque desde entonces ha sido insulto sonoro y contundente, que ha contribuido a someter y degradar. Afro no será lo más exacto, pero sustituye el término vejatorio y reivindica el derecho a nombrarse a sí mismos como seres humanos.
Opinión por:

morenoelesceptico

Dom, 09/22/2013 - 11:53
Mamertas y mamertos, con su correcciòn polìtica y su experiencia en agitprop, son los que enredadn el lenguaje con eufemismos. El colmo es llamar insurgentes a nuestros guerrilleros de la Izquierda, dizque por la carga emocional que conlleva la palabra terrorista.
Opinión por:

suesse

Dom, 09/22/2013 - 10:22
Nuevamente, país de mentiritas. Donde lo que parece, no es. Y lo que es, se oculta.
Opinión por:

chachalingo

Dom, 09/22/2013 - 09:48
Los esta usando y LOS ESTA INSULTANDO, por que si ellos no se han portado como tales, se las estan dando de "blancos".
Opinión por:

jairo romero

Dom, 09/22/2013 - 09:13
Prefiero ser Rodríguez que BONNETT, con doble n y doble tt. Prefiero ser Petronio que Piedad. Esta raizal europea pontificando como en la época del descubrimiento y la colonización. Piedad Dios mío por tener semejante orientadoras de la opinión.
Opinión por:

novecientoscuatro

Dom, 09/22/2013 - 07:53
Como siempre, da mucho gusto leerla. La calidad de su letra es superior. El contenido, no menos. Es la persona y es la literatura.Muy pertinente el ejemplo de la novela de Roth.. Un comentario final: no se lee mejor: "Ser negro, o mujer o ateo, es algo que uno puede anteponer o no a lo demás" ?
Opinión por:

jesuscristogarciamarquez

Dom, 09/22/2013 - 07:18
NEGRO son las personas de piel oscura; AFODESCENDIENTES somos todos los pertenecientes a la raza humana.
Opinión por:

Boyancio

Dom, 09/22/2013 - 06:26
Ala, carachas, esas vainas de nosotros los rolos de estar con la gentecita, nos hacen decir unas cosas, que hasta pena nos da. De todas maneras así nos criaron nuestros abuelos boyacos, donde no había un negro a miles de cuadras a la redonda, lo que había era mucho indio, ala, si no es porque rezamos a la virgen de Fátima, carachas que esta vaina sería insoportable. Triste lugar de mi terruño, ave de pico garro, donde come la paloma cucaracha frita, y de postre nos dan sapo reventao.
Opinión por:

Zarovni

Dom, 09/22/2013 - 01:22
Lo que pasa es que hay palabras que suenan mejor que otras y por lo que se refiere,la palabra yaragua es una yerba que crece por alla en las montanas; y los campesinos hablan del yaragua relacionandola con los chapines,mas enredado que un chapin en un yaraguazal,y todo porque caminar por entre esas yerbas es complicado;los negros tiene su vaina,y no es racismo a veces su actitud es de introversion y como el deseo de ser blancos y hay mas de uno que lo desea y entre ellos mismos no se ven bien,siendo una raza fuerte, y hay negros y negras bien parecidos,pero la mayoria no lo son,pero si inteligentes y a veces mal mirados,ese tema a veces se complica y viendo que los negros tambien son racistas
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio