Por: Fernando Galindo G.

Frivolidad jurídica del senador Barreras

El episodio del programa televisivo Séptimo Día, transmitido el 9 de diciembre y titulado “Katiuska Mendoza: ¿otro triste caso de negligencia médica?”, despertó la solidaridad ciudadana por los pacientes afectados y sus familias, en procedimientos hospitalarios eventualmente inapropiados (que son materia de investigación), ocurridos en el transcurso de un año en la Clínica Valledupar.

Estupor nacional causaron las aseveraciones del senador Roy Barreras, presidente del Congreso, quien al referirse a los derechos de información de los pacientes desconoció el Estado Social de Derecho, regido por la Constitución Política del país. Afirmó que “a pesar de la estigmatización mediática y del escándalo” que se les pueda ocasionar a los médicos, al hacer públicas las investigaciones a que puedan estar sometidos, “que no siempre terminan en condena”, tramitará un proyecto de decreto en esa dirección. Lo que está proponiendo el senador Barreras es desconocer el artículo 29 de la Carta: “El debido proceso se aplicará a toda clase de actuaciones judiciales y administrativas”. El improvisado rábula, igualmente borra otro principio fundamental del citado artículo: “Toda persona se presume inocente mientras no se le haya declarado judicialmente culpable” .

Los productores del programa tuvieron la precaución de entrevistar a dos autoridades del derecho, que rectificaron los errores conceptuales del senador: los doctores Édgard Saavedra, exmagistrado de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, y Ramiro Saavedra Becerra, expresidente del Consejo de Estado. Tanto uno como otro sentaron jurisprudencia sobre el derecho de los profesionales al buen nombre, al ejercicio de su profesión y la reserva del sumario en el caso de la apertura de una investigación en su contra. Igualmente ilustraron sobre los derechos de los pacientes a recibir la información adecuada que les permita seleccionar a sus tratantes.

El doctor Édgard Saavedra advirtió que no existe reglamentación de una publicación sobre los médicos sancionados, como sí ocurre con la Sala Disciplinaria de la Judicatura, que semestralmente lista a los abogados sancionados (cosa juzgada) y, en ningún caso, a los que se les ha iniciado alguna investigación.

Al referirse a los derechos de los pacientes, el senador Barreras no mencionó que tales derechos han resultado más vulnerados cuando las corporaciones legislativas modifican periódicamente la Ley 100, para favorecer los intereses de sus patrocinadores, como ha sido reportado repetidamente por las entidades de control y por los medios. ¿En qué están esas investigaciones y qué ha hecho él al respecto? Tampoco aludió a los jugosos contratos que algunos congresistas disfrutan en el sector salud.

Como van las cosas, entre los senadores Barreras y Benedetti se va a decretar la vacancia del Estado Social de Derecho.

Buscar columnista