Publicidad
Hernando Roa Suárez 2 Abr 2013 - 11:00 pm

Construir democracia

Gobernabilidad y descentralización. Unas propuestas

Hernando Roa Suárez

¿Será válido que el fortalecimiento de lo local es el futuro de los iberoamericanos y que ello será decisivo para impulsar los procesos de descentralización, gobernabilidad y paz?

Por: Hernando Roa Suárez
  • 9Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/gobernabilidad-y-descentralizacion-unas-propuestas-columna-413728
    http://tinyurl.com/clzxhc7
  • 0
insertar

Según nuestros preceptos constitucionales vigentes, el fortalecimiento de la descentralización es una de las concreciones básicas de la reforma del Estado que facilita la gobernabilidad en un régimen presidencial como el colombiano.

Teniendo en cuenta la conceptualización de la gobernabilidad democrática(i) y que la descentralización es un proceso político, económico, socio-cultural, administrativo y técnico, dirigido al replanteamiento de las relaciones entre el poder central y los entes territoriales, me permito formular un grupo de propuestas para fortalecer la descentralización. Ellas, buscan contribuir a dinamizar nuestro proceso descentralizador; facilitar la gobernabilidad; y la construcción de la paz. ¿Qué hacer entonces?

1.- Reorganizar y fortalecer las instituciones públicas y privadas, para el diseño de nuevas estrategias, metodologías de planificación y esquemas organizativos, fundamentados en el fortalecimiento de valores éticos y culturales que hagan viable una mayor transparencia, justicia y equidad en el acceso a los beneficios del desarrollo. 2.- Vincular la descentralización –en forma comprensiva– a la modernización del Estado. Según la situación colombiana hoy, no es recomendable desmantelar o reducir el Estado sino, como lo han propuesto serios cientistas sociales (L.J. Garay, F. Leal Buitrago, M. Archila, D.I. Restrepo, H. Gómez Buendía, E. González Salas…), modernizarlo, ordenarlo, especializarlo, fortalecerlo, fiscalizarlo y hacerlo eficiente y eficaz.

3.- Fortalecer el estado tecno-políticamente(ii) Es necesario para la formulación, implementación y evaluación de las políticas públicas. Dentro de un régimen presidencialista como el nuestro, es indispensable el fortalecimiento de la Oficina del Presidente(iii). Impulsar políticas de estado, en un régimen y en las condiciones actuales de nuestra Nación, sugiere la conveniencia de coordinar (para la planeación, ejecución y evaluación de las políticas públicas descentralizadoras y el funcionamiento del sistema de descentralización), Presidencia de la República, Ministerio del Interior, D.N.P., Esap y Congreso de la República. 4.- Seguir fortaleciendo el Ministerio del Interior. Dotándolo de planta de personal y apoyo tecnológico, que le permita ejercer sus funciones como Cancillería de la Política Interna, facilitando el funcionamiento del sistema administrativo del interior (S.A.I.).

5.- Reorganizar las relaciones entre los sectores público y privado. De tal manera, que se establezcan relaciones estructurales entre lo económico, político, social, cultural y ambiental dentro de las condiciones actuales de la globalización. Como ha sostenido Luis Jorge Garay(iv): “el proceso del nuevo relacionamiento público-privado ha de abarcar no sólo a los propios agentes productivos –como los empresarios– y los agentes proveedores de conocimiento, tecnología y servicios, sino también al Estado en su calidad de agente social de última instancia con la función de la preservación del interés colectivo”.

“En el caso de un país como Colombia la definición de este nuevo arreglo institucional entre firmas, agremiaciones y entes públicos debe partir de la elaboración colectiva de un diagnóstico sobre la situación competitiva de las actividades productivas frente a las exigencias del proceso de globalización y de sus posibilidades de inserción al mercado internacional. El desafío actual en Colombia reside en avanzar en el desarrollo institucional de la acción privada-colectiva-pública, y a la vez asegurar un ambiente macroeconómico estable y propicio para el fortalecimiento y modernización de la actividad productiva”.

6.- Actualizar la reforma política. Institucionalizando partidos y movimientos políticos modernos; procesos electorales transparentes para la mayoría de la población y una nueva estructura para la financiación de las campañas políticas. 7.- Expedir la ley orgánica de ordenamiento territorial. Esto implica definir la autonomía de los entes territoriales, actualizando la Ley 60 de 1993 y la 136, sobre régimen municipal. Asimismo, consolidar la capacidad fiscal de los municipios y departamentos. En nuestros días, es de gran utilidad concretar el proyecto sobre el nuevo régimen departamental.

8.- Desarrollar las veedurías ciudadanas, de tal manera que se facilite supervisar la asignación de recursos y mejorar la calidad de la función pública en todas sus instancias. 9.- Fortalecer el sistema de comunicación territorial (SCT), conforme a los adelantos científico-tecnológicos contemporáneos y según las complejidades de un territorio como el nuestro.

10.- Consolidar los programas mejor gestión y anticorrupción. Ellos son muy útiles para cambiar la imagen y la racionalidad deseable en la conducción de lo público. Se me presenta indispensable que la dependencia del zar anticorrupción, cuente con los recursos tecnológicos y el personal capacitado para enfrentar este gravísimo problema de la administración pública contemporánea. 11.- Mejorar la capacidad tecnopolítica de la Contraloría general de la República. Dotándola de los recursos técnicos y humanos, que le permitan hacer evaluación de la totalidad de las dependencias del Estado. La evaluación del desempeño, es un método muy conveniente para racionalizar la administración y favorecer adicionalmente la transparencia y eficiencia de la gestión pública.

12.- Generar procesos de seguimiento a la gestión en el DNP. Garantizando la eficacia de estos sistemas y la participación de la sociedad civil. 13.- Reorganizar el proceso de distribución y control de las regalías. Ha sido evidente el despilfarro y la corrupción con que lamentablemente se han manejado estos recursos de la Nación. Los cambios introducidos al respecto, a partir de 2010, avisoran un cambio; es indispensable que el Estado cuente con las herramientas apropiadas para impedir el manejo corrupto de nuestros recursos públicos.

14.- Crear una nueva cultura política (civic culture) Impulsando el liderazgo político proactivo, fomentando las organizaciones de base, las asociaciones de municipios y formando valores de autogestión y corresponsabilidad con el desarrollo local, como alternativa eficaz para superar el paternalismo y el clientelismo regional, que han suplantado la participación de la sociedad civil. La organización de ésta, debe avanzar para que su intervención no se limite a dar respuesta a las convocatorias institucionales, sino que se logre una efectiva y autónoma articulación con las administraciones locales y regionales, en la formulación, ejecución, seguimiento, evaluación y veeduría de los programas y proyectos de desarrollo. Se trata de crear una nueva cultura cívica, comprometida con el desarrollo de las comunidades. ¿Será cierto que el fortalecimiento de lo local es el futuro de los iberoamericanos y que ello será decisivo para impulsar la descentralización y nuestra integración?(v) . [email protected]

---------------------------

  • Página
  • 1
  • 2
inserte esta nota en su página
  • 0
  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • El difícil camino de un jugador de fútbol americano por ser homosexual
  • Editorial Oct 25 - 10:00 pm

    Para La Habana

  • Millonarios ganó y aplazó la clasificación de Alianza Petrolera

Lo más compartido

  • La mejor inventora del mundo es colombiana
  • Atlas científico de relaciones sexuales
  • La impactante broma de los 27 millones de reproducciones en YouTube
0
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio