Publicidad
Ernesto Macías Tovar 22 Ene 2013 - 11:00 pm

¿Gobierno decente?

Ernesto Macías Tovar

'He dicho que mi gobierno quiere ser recordado en la historia como un gobierno decente', afirmó el presidente Juan Manuel Santos.

Por: Ernesto Macías Tovar
  • 137Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/gobierno-decente-columna-398097
    http://tinyurl.com/a4ssmd2
  • 0
insertar

¿Y el mal ejemplo? Definitivamente, “las apariencias no engañan, colocan a cada cual en su lugar”.

Sin duda, la preocupación por su imagen personal y por las apariencias de su gobierno ha estado por encima de cualquier otra consideración del Jefe del Estado. Santos ha tratado de mostrarse como una persona decente y de buenos modales; sin embargo, los modales son normas de conducta que muestran o identifican a las personas correctas y refinadas o, lo contrario. Pero, las virtudes personales no necesitan autoproclamarse ni promocionarse, afloran. AI igual que los defectos.
Por estos días algunos editorialistas y columnistas han calificado las diferencias, que son de fondo, del expresidente Uribe con el gobierno del presidente Santos como una ‘pelea personal’ y pretenden colocar al mandatario de víctima, quien, desde luego, coadyuva aquella apreciación argumentando que él no comenzó la controversia.

El problema del Presidente es que su discurso dista mucho de los hechos. Dice que su gobierno es ‘respetuoso de las diferencias y de las libertades’, pero no resiste los reparos a su administración y reacciona irascible ante la crítica lanzando duros calificativos a quienes la cuestionan. No es decencia ni respetar las diferencias cuando señala a sus críticos de “mano negra” o “tiburones”, etc.

No fue una muestra de respeto a las diferencias ni mucho menos un acto de decencia responderle al exvicenpresidente Francisco Santos, primo hermano suyo, que estaba invadido por el “sida en el alma”, por el solo hecho de haber cuestionado decisiones del gobierno. Como tampoco fue un homenaje al respeto a las diferencias del que se ufana profesar, ni mucho menos decente, responder con insultos y agravios personales a las serias críticas que hizo el expresidente Uribe en la Asamblea de la U por la ausencia del gobierno en la solución a los problemas cruciales del país. En aquella oportunidad se esperaba que el presidente Santos reconociera algunas de las graves fallas de su gobierno o, por lo menos, se defendiera con las “cifras históricas” que invoca con frecuencia, a cambio de gritarle a su mentor “rufián de esquina” o que andaba “con el puñal debajo del poncho”. De paso insultó a su estirpe antioqueña.

Tampoco es decente que un presidente de la República diga mentiras. Santos ha dicho muchas cuando trata de salir al paso de las permanentes críticas que le hacen a su gestión o a los resultados de su gobierno.

Ojalá, alguno de los muchos consejeros que tiene en la Presidencia le indique al mandatario que en los dieciocho meses que le quedan a su gobierno no es posible recuperar los logros perdidos en la asignatura “gobierno decente” y, más bien, los esfuerzos que hace para borrar los insultos a la oposición los dedique a buscarle solución a tantos problemas que siguen creciendo en el país. Que trate de evitar la pérdida de otras materias que le están socavando la posibilidad de su reelección.
Los colombianos prefieren recordar a un gobierno por sus resultados (palpables) antes que a un gobierno que aparentó decencia.

@emaciastovar

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 62
  • Enviar
  • Imprimir
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio