Publicidad
Santiago Montenegro 13 Ene 2013 - 11:00 pm

Guillermo Hoyos

Santiago Montenegro

Tuve el privilegio de interactuar y de recibir consejos intelectuales de Guillermo Hoyos en la última etapa de su vida y desde cuando me orientó sobre la teoría de la ley y la democracia de Jürgen Habermas.

Por: Santiago Montenegro
insertar

En Colombia, y quizá en América Latina, nadie conoció mejor que Guillermo Hoyos el pensamiento de este pensador alemán. Mi interés en Habermas estaba —y está— motivado por el desplazamiento que en Colombia ha sufrido la ley como fuente primordial del derecho. Sigo pensando que dicho desplazamiento se puede convertir en un serio problema de nuestro país. Con una generosidad sin par, Guillermo Hoyos me dedicó tiempo y me dio una lista de lecturas con varios escritos suyos y, por su puesto, me introdujo a Facticidad y validez, la obra donde Habermas desarrolla su gran teoría de la ley y la democracia. Las lecturas de Habermas confirmaron mis dudas y mis alarmas. Porque, para Habermas, la ley no puede reducirse a una legalidad o a un mero hecho social, sino que debe tener legitimidad. No debemos tratarla y obedecerla como objeto instrumental, sino por respeto a la legitimidad que de ella emana. Pero, dicha legitimidad, argumenta Habermas, sólo se logra cuando todas las personas que puedan ser afectadas por un proyecto de ley puedan participar en su elaboración con discursos e intervenciones racionales, es decir, que sean sinceros, incluyentes, equitativos, en una deliberación en donde el mejor argumento gane. Así, la calidad de la ley y de la democracia depende de la existencia de un proceso verdadero de deliberación pública. Naturalmente, la calidad de la ley y de la democracia se puede ver amenazada cuando, por las razones que sean, el Congreso no funciona adecuadamente, pero también cuando la ley es reemplazada por la jurisprudencia como fuente primordial del derecho, por más eminentes y bien intencionados que sean los jueces que la producen.

Al haber difundido el pensamiento de Habermas entre nosotros, Guillermo Hoyos también abrió las puertas para el reencuentro con la democracia y el pensamiento liberal de quienes habían depositado su fe y sus esfuerzos en el marxismo. Porque Habermas realizó una critica demoledora a sus maestros de la Escuela de Fráncfort, Max Horkheimer y Theodor Adorno, quienes siempre analizaron la modernidad y el capitalismo como una totalidad en donde la razón, que la concibieron como de tipo instrumental, conduce al progreso, pero, según ellos, el progreso trae manipulación y dominación y, por lo tanto, esclavitud. En términos generales, Habermas responde que la razón, además de instrumental, puede ser también comunicativa y, por lo tanto, puede también ser una fuerza emancipadora. Pero, además, les cuestionó que, si la razón es igual a dominación, ¿cómo explicaban ellos —Horkheimer y Adorno— que sus propios argumentos podían ser un tipo de razón que escapaba a la dominación?

Como Habermas, me atrevo a decir que Guillermo Hoyos también tuvo un recorrido intelectual que lo condujo a un encuentro con el pensamiento liberal, aceptando que la modernidad y el capitalismo pueden traer, no sólo progreso material, sino también progreso legal y moral. Pero, por supuesto, dicho progreso no está garantizado y en cualquier momento puede haber reversiones y amenazas a la democracia. Guillermo Hoyos nos enseñó que la razón comunicativa, la deliberación pública, la tolerancia y el diálogo son, no sólo las mejores actitudes y comportamientos para el desarrollo social y político, sino los que más ha necesitado Colombia en su historia reciente.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 5
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Inesperada caída de la tasa de desempleo semanal en EE.UU.
  • En libertad hombre que tomó fotos bajo la falda de una mujer en TransMilenio
  • Fernando Alonso asegura que su futuro está en manos de Ferrari

Lo más compartido

  • Salud Sep 26 - 2:15 pm

    Jugos que no son jugos

    Jugos que no son jugos
  • Con hongos cultivados devuelven color a ríos contaminados de Colombia
5
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

manamuisca

Lun, 01/14/2013 - 22:37
Sin descalklificar el proposito , ciertamente habermas y sus profusores han sido calificados de liberales o de socialdemócratas , hasta el supremo cardenal sostuvo un famoso debate cuando era el guardian de la iglesia católica y no un oscuro papa.pero ciertamente Hoyos tuvo audiencia en la alta dirección del estado hasta que este siglo se retrocedió a la tenebrosa Regeneración y restauración Uribe-Nuñista Y Ñunguista donde prevalece Torquemada que consagraron a la pasíon como ícono de Colombia contraria a los racionales jesuítas.Hoyos. Influenció el pensamiento de Mockus cuando nuestro pedagogo ciudadano pasó de la escuela francesa matemática a la escuela filosófica de la Nacional; rescató a kant del neopositivismo dogmático, acercó el postmodernismo al realismo mágico.
Opinión por:

ali cates

Lun, 01/14/2013 - 12:37
Despreciable Santiaguito: Fué Guillermo Hoyos quien lo orientó "intelectualmente" para que fuera sirvienta incondicional del jefe del hampa criolla, del famélico malandrín de Salgar?
Opinión por:

Sarcher

Lun, 01/14/2013 - 09:27
¿"Tuve el privilegio de interactuar y de recibir consejos intelectuales de Guillermo Hoyos"? Pero no le sirvieron para un CU:LO, o sea que lo suyo va a ser una deficiencia mental grave.
Opinión por:

pablobellot

Lun, 01/14/2013 - 00:34
uumm...Mala lectura de Haberlas y de Guillermo Hoyos. Torcer los argumentos hasta distorsionarlos para pretender encontrar liberalismo en estos autores? Acaso no leyó en Habermas "Crítica del Liberalismo Politico"? Acaso no ha leído Montenegro en la obra de Hoyos Vasquez la postura crítica a lo que podría llamarse el liberalismo institucional y a los propios voceros que se autodenominan liberales? Afirmar que Habermas es un exponente de la razón instrumental es algo más que una tergiversación de su obra; es un "liberalismo" inaceptable de parte de Montenegro.
Opinión por:

Eduardo Saenz Rovner.

Lun, 01/14/2013 - 10:50
Ahí está pintado. Sus columnas son monotemáticas, manipuladoras y conducen a lo mismo.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio