Publicidad
Tatiana Acevedo 7 Ago 2013 - 11:00 pm

Hablemos claro

Tatiana Acevedo

Hay tensiones en el fútbol. Jugadores exhiben carteles pidiendo que se les tenga en cuenta en la preparación del proyecto que, sobre este deporte, prepara el Ministerio de Trabajo. Se sientan en silencio en la mitad de la cancha.

Por: Tatiana Acevedo
insertar

 Denuncian, entre muchas otras cosas, las listas negras para vetar “elementos problemáticos” (que exijan el cumplimiento en pagos, por ejemplo). Opiniones de Iván Mejía y Carlos Vélez, faros del periodismo deportivo nacional, resultan útiles para hacerse una idea del contexto en que se desarrolla la protesta.

Ambos, baquianos del micrófono, coinciden en tres sentencias. La primera, que los jugadores son ignorantes. En palabras de Mejía, “borreguitos... sin preparación y con pocos conocimientos”.

La segunda, que los futbolistas no tienen voluntad o iniciativa y están “infiltrados” por la Asociación de Futbolistas Profesionales y sus líderes. “Asociación plagada de bichos que no han podido ser erradicados y que tratan de manipular todo”, afirma Vélez. Mejía, por su parte, aprovecha la protesta (de 30 segundos) para dar lecciones de política nacional: “Es el estilo que se está imponiendo en el país, paros, manifestaciones, acciones vandálicas, violentas”. Concluye que, manipulados como burros, los jugadores entran en la dinámica de “los paros a la brava, las presiones indebidas, el estilito pugnaz y sucio”.

La tercera, que los jugadores que protestan (además de ser ignaros y títeres) son perezosos. “Incumplidos, vagos y poco serios”, “payasos”, dice Mejía. Vélez desconfía de ellos: “Estamos llenos de malos jugadores, limitados... esos son los que se quejan... a los buenos no les duele una muela”. E insinúa, finalmente, que quienes se movilizan por sus derechos son alcohólicos (“son los que se mantienen en galería chupando”).

  • Tatiana Acevedo | Elespectador.com

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 14
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Este fue el operativo para apagar el incendio de Villa de Leyva

Lo más compartido

  • Salud Sep 26 - 2:15 pm

    Jugos que no son jugos

    Jugos que no son jugos
  • Con hongos cultivados devuelven color a ríos contaminados de Colombia
14
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Alberto V. Velasquez

Jue, 08/08/2013 - 23:19
Antecedentes claros de la producción conceptual de los magos de la prensa deportiva saltan a la vista. Sólo hay que saber mirar. Por ejemplo, el otro faro, amigo y partenaire de Mejía -el inefable doptor Peláez- lo tiene muy claro: "Vea, Iván, esto es como decía Alex Gorayeb: "El DT es el jefe de producción de mi negocio y es a mí -que soy el dueño del negocio, es decir del equipo- al que tiene que dar cuentas. Por lo tanto, si él o los jugadores no dan resultados, pues se van'. Lo mismo que aquí, en Caracol: si a este programa (El Pulso) o a La Luciérnaga se les cae el rating, nos tenemos que ir... así de simple". El mismo ethos periodístico sustentó "La Polémica", espacio que procedió a Hora20 (shows radiales que simulan el debate de ideas) cuando el regio director empezó a cansarse.
Opinión por:

Alberto V. Velasquez

Vie, 08/09/2013 - 00:02
Estoy diciendo, Tatiana que el "hablar claro" sobre el que gira tu columna, brota del mismo pathos que explica el mundo a partir del propio ombligo de quienes un día empezaron como "los que hacían camerinos" o cargaban metros de cable y equipos de transmisión para “llevarle a la fanaticada todos los detalles previos al encuentro”. Hablamos de Quijotes que en la noche de los tiempos eran “toderos”, y que hoy lucen -orgullos a rabiar- sus charreteras forjadas empíricamente durante cientas de transmisiones en vivo y en directo.
Opinión por:

Alberto V. Velasquez

Vie, 08/09/2013 - 00:01
Corriendo el riesgo de la pedantería, diría que como la gran mayoría de los narradores de la tribu -de la pequeña aldea colombiana cohesionada por la “oralidad mágica de la radio”- estos los dómines que aquí pones a bailar descalzos en su palco de fuego, transitan aún la oscura senda de una especie etapa pre-presocrática: no han logrado salir del frondoso bosque del mito. Su oralidad y su escritura desconocen el poder creador del logos. Como en un conocido cuento de Jorge Luis Borges –“Funes el memorioso”, estos decanos del fútbol te pueden recitar de memoria la alineación del Once Caldas de 1962 o la de Deportes Quindío (1956).
Opinión por:

Alberto V. Velasquez

Jue, 08/08/2013 - 23:48
Te pueden precisar nombres, ubicar nacionalidades, marcadores de partidos memorables tanto del FPC o de clubes o selecciones nacionales de este u otros países. Saben cuáles eran los jugadores “chupadores”, los “pataduras”, los “señores”, los cracks, los tarambanas. Quiénes eran los mejores cabeceadores o los mejores cobradores de tiro libre (zurdos o derechos). También, por supuesto, los directivos “más vivos” y los directivos románticos. Datos y más datos evidenciando una memoria prodigiosa, un disco de varias gigas bien formateado. Pero como el personaje de Borges, incapaces elaborar juicios generales con algún grado de complejidad.
Opinión por:

Alberto V. Velasquez

Jue, 08/08/2013 - 23:45
La “historiografía” –la de estos poetas de la era arcaica- más que historia es epopeya. Culto al héroe. Heroícas narraciones carentes de problemáticos matices. Mito, no logos. Aún no han logrado sacar los dioses de los elementos de la naturaleza: por eso los futbolistas están nimbados por los manes de un panteón de dioses mitológicos: fatalidad olímpica pura: seres humanos aún no redimidos por Prometeo alguno, negritos chupadores, tarambanas y vidas buenas, vagos irredentos, irresponables sin causa diferente al billete cuyas vidas están predeterminadas por legiones de Bacos caprichosos. No hay más qué decir.
Opinión por:

Alberto V. Velasquez

Jue, 08/08/2013 - 23:42
En tanto, el caos durmiente de miles de documentos (fotos, diarios, revistas, cintas, grabaciones, videos), apilados desde hace décadas en las gavetas y anaqueles de estos decanos radiales del FPC, retozan ociosos esperando al gran arquitecto del logos que se anime a los primeros balbuceos del relato racional. Por ahora, nuestros quijotes, los pioneros de las grandes gestas de la información deportiva son cautivos de un perverso Narciso que no cesa de contemplar su propia imagen en la bruñida -pero opaca- superficie de la sintonía que les reporta gratificación perpetua. La que, honoris causa, les titula como "doctores", les nombra como la "memoria de América", como "analistas de la inmensa sintonía".
Opinión por:

Alberto V. Velasquez

Jue, 08/08/2013 - 23:25
Respecto al mito de Narciso, Marshall MacLuhan afirmaba que el pobre efebo precioso tenía problemas no tanto porque se creyera hermoso (megalómano como que sí era el pobrecito, y no poco), sino porque el reflejo del agua del estanque en donde pasaba días enteros observándose a sí mismo no era tanto un espejo complaciente, sino que fungía como su único y deficiente medio de comunicación con el que, el malhadado personaje, contaba para conocerse a sí mismo.
Opinión por:

Alberto V. Velasquez

Jue, 08/08/2013 - 23:21
La ironía de fondo, la que subyace en la turbia claridad de Mejía / Vélez et al, resplandece en el telón de fondo de la rentable parafernalia radial apostada sobre la eterna magia de la palabra viva, en la que a pesar de su ubicua presencia y la sofisticada inmediatez del desarrollo tecnológico de redes y satélites, los medios de comunicación actuales parecen reportarles el mismo servicio pre-presocrático al vigente narciso mítico que inspira la prensa deportiva colombiana.
Opinión por:

Sybill P. Trelawney

Jue, 08/08/2013 - 17:58
Lo que dices Tati, nos pone, qué pena, en el estéril terreno de la ética y la estética del fútbol: puede ser el uno o el otro, o el resto de dominica inquisición, pero lo que hemos vivido y seguimos viviendo es el régimen del "NO ME GUSTA, NO ME GUSTA Y NO ME GUSTA". El fútbol entendido tal como lo entiende la farándula -esa musa inspiradora de la historia contada por los mass media criollos. Y de una cauda de oyentes a los que se les miente que la crítica -lo que se entiende de veras por crítica- es, dizque, destructiva o constructiva. Los dómines de la radio deportiva (futbolera por antonomasia) en más de 50 años no han podido siquiera, descifrar el enigma de la esfinge: "qué es jugar bien, y qué es jugar bonito". Y menos meterle el diente al problema aquel de la "identidad de juego".
Opinión por:

elpasquín

Jue, 08/08/2013 - 11:02
Iván Mejía y Carlos Vélez se gana la vida hablando de fútbol, no se les puede exigir mucho más. Para eso no se necesita ser inteligente, salvo eso sí, saber cómo polemizar con cosas banales.
Opinión por:

xirin

Jue, 08/08/2013 - 10:56
"Es amargo, cuando dice un holgazán: si te gusta bien, o si no te vas." Reza así un viejo tango, en la voz de Pepe Aguirre. Este par de artesanos de la comunicación ahí están pintados: como laboran con los más grandes medios de comunicación del país-rcn y caracol-son harto desagradecidos, pues han llenado sus barrigas a costa de esos borreguitos que ahora ofenden. La esclavitud nada que termina en pleno siglo veintiuno, esto nos lo están demostrando Vélez y Mejía, por cierto reemplazados por mujeres algunas veces. Veamos el caso de otro que se creyó todopoderoso frente al micrófono, para finalmente ser reemplazado por una dama: como no, hablo de Giraldo Neira.
Opinión por:

Jaimeur

Jue, 08/08/2013 - 08:47
Ahí están pintados esos dos cavernícolas del periodismo deportivo, el Gordo Baboso y Dios Antonio lo único que hacen es despotricar de jugadores, de técnicos, de directivos, de árbitros y creen que son los que tienen la razón en todos los casos.
Opinión por:

morenoelesceptico

Jue, 08/08/2013 - 05:03
Está muy bien que los periodistas profesionales, conocedores del fútbol o no, aprovechen los últimos días de libertad para expresar públicamente sus opiniones. Aprovecho para dejar sentada mi enérgica protesta contra los clubes de fútbol profesional porque discriminan a los cojos, y eso en un país que lucha porque todos seamos iguales no se puede tolerar.
Opinión por:

sakt

Jue, 08/08/2013 - 21:17
Pues... que diría "Garrincha" de eso...
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio