Por: Jorge Gómez Pinilla

Homofobia y guerra sucia unieron fuerzas

“¿Qué paz puede haber con un gobierno que quiere volver maricones a nuestros hijos?"

Así, a calzón quitado, le escuché expresarse a un taxista en Bucaramanga a raíz de las declaraciones de la diputada homofóbica Ángela Hernández contra el ministerio de Educación. Preocupante que esos niveles de pensamiento se estén dando, y que a la par se conozca el 7 de agosto –justo en la celebración de la Independencia- una encuesta de Ipsos donde muestra que si el plebiscito por la paz fuera hoy, la mitad del país votaría NO. Es para poner los pelos de punta.

Ese mismo día, la alarma se transformó en indignación ante dos hechos aberrantes: por un lado el video donde los padres de una niña la ponen a decir una serie de barrabasadas en forma de “mensaje” a la ministra Gina Parody (ver video); y por otro  un trino que apareció como recibido en la cuenta de Twitter de Hassan Nassar, donde se lee: “Este es el manual de convivencia que se está repartiendo en las escuelas de Cartagena y Bolívar”. Y aparecen cuatro imágenes, tres de erotismo homosexual y una cuarta de la ministra Gina Parody, con este texto: “Esta loca cree que por ser lesbiana tiene derecho a exigir que envíe mis hijas a una institución donde puedan pervertir su moral contrariando la creación divina de un hombre y una mujer”.  (Ver trino).

Como se supo, la tal cartilla nunca existió, y solo se trataba de dibujos tomados del comic de un ilustrador belga (ver noticia). O sea que estábamos frente a una pieza más de la ya habitual guerra sucia del uribismo, con un propósito claro: hacerle daño al gobierno de Juan Manuel Santos, buscando más adeptos para el NO en el plebiscito.

En columna anterior hablé de una poderosa campaña de propaganda negra desplegada en Internet por fuerzas oscuras, que incluyó a Juanes portando una camiseta con un falso letrero que invitaba a votar por el NO. Esa misma clase de mensajes comenzó a hacerse presente hasta en los billetes de $2.000, pero no es lo más sorprendente, sino el sofisticado nivel de cooperación y coordinación que están mostrando los hacedores de tan ‘creativas’ obras, unos en medios de comunicación trabajando a descampado y otros en encubierto por los submundos de la red, pero todos aportando su granito de arena al objetivo común de sembrar malestar en torno a la figura de Juan Manuel Santos, a quien muestran como un ser despreciable, o sea merecedor del odio de la población.

En medio de este ambiente enrarecido, la estrategia de la guerra sucia Uribista contra la paz se centra en hacer creer a la gente que votar por el NO es contra el presidente, y se resume en esta encuesta que también circula profusamente por Whatsapp: "¿Usted confía en Juan Manuel Santos? ¿Usted confía en las Farc? Si contesta No, entonces vote por el No."

Pero quiero referirme a lo que han dado en llamar “ideología de género”, pues lo han convertido en caballito de batalla en su cruzada contra la paz, y en tal sentido es llamativo observar que varias páginas propagadoras de esos memes de contenido homofóbico se identifican como ‘Resistencia Civil’ y su avatar promueve el NO en el plebiscito.

A esta campaña se ha vinculado activamente la diputada santandereana Ángela Hernández, quien milita en el partido del presidente Santos –La U- y con él obtuvo su curul, pero incurre en doble militancia al abrazar las tesis tanto de la oposición Uribista como del procurador conservador Alejandro Ordóñez. Ella ha sido cooptada por el uribismo, como se vio en reciente visita a Bucaramanga del senador Álvaro Uribe, quien le expresó su apoyo y agregó que “hemos respetado a las minorías, pero una cosa es la tolerancia y el respeto y otra cosa es la anarquía que acaba con los valores de la familia”. (Ver noticia).

La irresponsable acogida a la alharaca homofóbica de la diputada no solo llegó de importantes medios nacionales, sino también de reconocidos colegas santandereanos que hoy sirven de idiotas útiles a tan nefasta causa, entre esos uno que tituló “Ángela Hernández promueve marcha contra las normas homosexuales en los colegios” –como si existieran tales normas- y a renglón seguido afirmó que “el próximo miércoles 10 de agosto Bucaramanga se convertirá en la sede nacional de una protesta sin antecedentes en el país contra una norma del Ministerio de Educación que obliga a los colegios a permitir los perfiles de la comunidad LGTBI que facilita los comportamientos homosexuales en las instalaciones sin ningún tipo de restricción”. (Ver noticia).

Y si por Santander llueve por la Costa no escampa, pues el montaje contra la ministra Parody partió de Costanoticias.com, que publicó esas imágenes con el título “Indignación por cartillas de género con morbosidad en los colegios”, y se sostiene en que “la cartilla según las fuentes que suministraron las fotografías fue mandada a recoger”, y “es el modelo recomendado que se desprendería del Manual contratado por el Ministerio de Educación”. Eso es propaganda sucia descarada y cínica, sustentada en mentiras de imposible comprobación y propalada por un medio donde entre otras noticias de claro corte fascista, trae esta sobre Claudia López y Gina Parody: “Mujeres rechazan abuso de machorras marimachos”. (Ver noticia).

Volviendo a la diputada santandereana, ella ha tomado como bandera de combate “la defensa de la familia” contra la “colonización homosexual”, frente a la cual propone “que se creen colegios para la comunidad LGBT”. Esto evoca los tiempos en que se crearon campos de concentración exclusivos para los judíos, pero recuerda sobre todo una consigna atribuida al genio de la propaganda nazi, Joseph Goebbels: “una mentira repetida adecuadamente mil veces se convierte en verdad”. La diferencia con los días de Hitler es que hoy son mil mentiras repetidas un millón de veces por todos los recovecos de Internet, y el resultado es que así no se conviertan en verdades, generan malestar o al menos confusión frente a la persona o el funcionario objeto de esos ataques.

Es hora entonces de que el gobierno de Juan Manuel Santos comprenda la gravedad de la situación y aplique severas medidas de choque, si no quiere que la lluvia de ‘mierda virtual’ que el uribismo reparte a diestra y siniestra termine ganando la partida, y quedemos todos untados, y el único camino que le quede al país sea el de regresar a los horrores de la guerra…

DE REMATE: Yo también estoy de acuerdo en que no se les enseñen ideologías dañinas a nuestros niños. ¡No más clases de religión!

En Twitter: @Jorgomezpinilla
http://jorgegomezpinilla.blogspot.com.co/

Buscar columnista