Por: Ignacio Mantilla

Honores para la Universidad Nacional

Uno de los más satisfactorios reconocimientos para una universidad es saber que es la mejor de su país. Y un valor aún mayor adquiere esa distinción cuando es una agencia externa, internacional, especializada, de amplio reconocimiento, la que lo dice. Tal es el caso de la Universidad Nacional de Colombia, la Universidad del Estado, patrimonio de todos los colombianos, que esta semana ha sido destacada por la reputada agencia inglesa “QS World University Rankings” como la mejor universidad colombiana. Este logro tiene un elemento adicional para celebrar: la Universidad Nacional cumple 150 años de fundada el próximo 22 de septiembre.

El mérito de este reconocimiento a su calidad académica es mayor aún si se tiene en cuenta que esta clasificación se hace bajo los criterios anglosajones de medición de las universidades, que no incluyen el importante valor social que agrega la institución en la formación de sus egresados. Para mí, como su rector, dirigir la mejor universidad colombiana es, por lo tanto, un motivo más de orgullo, que comparto con toda la sociedad colombiana.

Lo anterior se da de una manera natural, sin que la universidad enfoque su trabajo hacia el propósito de figurar en los rankings universitarios. Nos hemos propuesto unas metas enmarcadas en la autonomía responsable y la excelencia como hábito, y las estamos alcanzando. Por lo tanto, debe ser una razón más para que la conmemoración del sesquicentenario de la fundación de la Universidad Nacional sea un motivo de celebración de todos los colombianos.

Además de los eventos conmemorativos que se realizarán y que contemplan actos académicos, cátedras especiales, conciertos, exposiciones, conferencias, lanzamientos de libros, foros internacionales, entre muchos otros, diversas organizaciones e instituciones amigas también se unirán a la celebración. Una de estas entidades es el Congreso de la República. Algunos senadores y representantes, por iniciativa propia, han radicado el proyecto de Ley de Honores 242 de 2017 para unirse en forma destacada al cumpleaños 150 de la Universidad Nacional de Colombia.

El Congreso, protagonista como siempre de la vida nacional, quiere celebrar con honores nuestro onomástico rindiendo público homenaje a la Universidad Nacional. El proyecto de ley inició esta semana su trámite en el Congreso, mediante la ponencia positiva presentada por el senador Iván Cepeda Castro que mereció apoyo unánime de los integrantes de la Comisión Segunda del Senado.

Con este gesto, los cinco autores del proyecto, los senadores Ángel Custodio Cabrera, egresado de la Universidad Nacional, Arleth Casado de López y Olga Suarez Mira, y las representantes Olga Lucía Velázquez Nieto y Kelyn Johana González, han decidido no solamente rendir un tributo de gratitud y admiración a la Universidad Nacional, sino que además, conscientes de las limitaciones presupuestales de la educación pública y de las necesidades de urgente atención en nuestra universidad, han propuesto autorizar al Gobierno nacional, por medio de esta ley, para que asigne una partida presupuestal de 100.000 millones de pesos anualmente, durante cinco años, que se destinarán a la modernización y actualización tecnológica de las aulas, laboratorios, auditorios y bibliotecas de todas las sedes de la Universidad Nacional de Colombia.

Sea éste el espacio para resaltar que, en general, hemos apreciado en las últimas legislaturas un pertinente apoyo del Congreso de la República a las universidades públicas. Además de la aprobación de la Ley 1697 de 2013 por la que se creó la estampilla de la Universidad Nacional y demás universidades estatales de Colombia, hemos sido apoyados por los senadores y representantes de todas las corrientes políticas en asignación de recursos a través de una participación en los recaudos ordenados por las distintas reformas tributarias.

El proyecto de Ley de Honores expresa nuevamente el interés permanente del Congreso para apoyar la educación pública de calidad y en esta ocasión, especialmente, la que ofrece la Universidad Nacional de Colombia, que por 150 años ha aportado en la construcción de nuestra identidad nacional y en el desarrollo del país.

Superado con éxito el primer debate en el Congreso, abrigo la esperanza de que, al igual que cuando se aprobó la Ley de Estampilla Nacional para las Universidades Públicas, este proyecto 242 de 2017: “Ley de Honores de la Universidad Nacional”, solo encuentre voces a favor de su aprobación.

Deseamos que más colombianos se unan a esta gran celebración de la Universidad Nacional. En ella se han formado miles de jóvenes de todas las regiones y estratos que se sienten orgullosos de haber estudiado en el alma mater de los colombianos, la mejor universidad del país.

Gracias al Congreso por la iniciativa de ley y esperamos que su apoyo a la educación superior pública se mantenga irrestricto.

* Rector, Universidad Nacional de Colombia.

@MantillaIgnacio

Buscar columnista