Publicidad
Columnista invitado 20 Nov 2012 - 11:00 pm

La hora del fútbol

Columnista invitado

De 1987 a 1998, el fútbol colombiano vivió una muy buena época, que permitió la clasificación a los mundiales de 1990, 1994 y 1998, con un estilo exquisito, dirección técnica inteligente y planificación y recursos óptimos desde los organismos directivos.

Por: Columnista invitado

Después vino una corta pausa de tres años, hasta la consecución del título de la Copa América de 2001, en una accidentada jornada que desnudó la realidad violenta del país, pero que significó el más alto galardón obtenido por este deporte en nuestra historia.

Los años siguientes fueron de lento renacimiento, hasta la llegada del nuevo siglo, cuando los futbolistas colombianos empezaron a ser contratados en varios países, algunos para las mejores ligas profesionales. Cuando fueron pasando los mundiales de 2002, 2006 y 2010 no entendimos las ausencias de Colombia, porque muchos de sus jugadores se destacaban en los respectivos países en los que jugaban.

Llegó la nueva década, comenzó la siguiente eliminatoria y sucedieron los hechos anómalos que dejaron por fuera al Bolillo Gómez, uno de los gestores de aquella recordada época, y luego a Leonel Álvarez.

Finalmente, la Federación Colombiana de Fútbol tuvo el acierto de escoger al argentino José Pékerman, quien dio comienzo a una transformación que, nos parece, fue el resultado de una adecuada interpretación de la realidad de nuestro fútbol, unida al apoyo directivo. De la tierra volvieron a aflorar las estrellas que el mundo conocía, y nuestro país reapareció con la fuerza de los 80 y 90, más un agregado que nos llena de optimismo: la actitud positiva que se refleja en el campo de juego, idéntica a la de nuestros atletas olímpicos, definitivamente dueños de una altísima autoestima y una sólida seguridad.

Y ahí va, construyendo su clasificación, aunque preferimos esperar la segunda vuelta. Esperar, aunque colmados de optimismo.

Todo eso se complementa con el hijo menor, el fútbol sala, que en Tailandia acaba de obtener el cuarto lugar en su estreno en el campeonato mundial, lo cual refleja el gran potencial de esta modalidad, que tuvo sus raíces en Colombia en el fútbol de salón o microfútbol, introducido por Jaime Arroyave, y hoy comandado por Manuel Sánchez.

* Ciro Solano Hurtado

  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Santa Fe ganó, pero no convenció
  • Colombia, primer país en indemnizar a desplazados
  • 'La vida es una fiesta'

Lo más compartido

0
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio