Publicidad
Armando Montenegro 18 Mayo 2013 - 11:00 pm

Hoy como ayer

Armando Montenegro

A primera vista Colombia no se queda muy atrás en la competencia del ego inflado.

Por: Armando Montenegro

Si Argentina tiene papa, nuestro país ya tiene santa; si ellos se lucen con Messi, nosotros lo hacemos con Falcao; si los porteños tienen a la reina Máxima, una beldad de origen colombiano se casó con un príncipe de Mónaco.

Los gobernantes de ambos países también han ganado réditos acercándose a sus estrellas. La señora Kirchner, a pesar de sus ya conocidas diferencias, voló a Roma y posó tanto como pudo al lado del papa que habla porteño, hincha del San Lorenzo. Y el presidente Santos no se perdió la canonización de su santa; conversó y se fotografió con el romano pontífice y viajó a Jericó a abrazar a muchas monjas.

Como es legítimo, los políticos no hacen estas aproximaciones únicamente por emoción patriótica y fervor religioso. Los observadores argentinos han anotado que con los excesos de piedad y las muestras de satisfacción con el papa argentino, Cristina Fernández trata de congraciarse con los millones de católicos que están felices con Francisco, muchos de los cuales no comparten las políticas del kirchnerismo y sufren por el caos económico y ético que éstas han generado.

De las hábiles gestiones del presidente Santos en el Vaticano sabemos que obtuvo resultados favorables a la principal iniciativa de su gobierno. Logró, ni más ni menos, que el papa apoyara el proceso de paz en Colombia (en un contexto diametralmente diferente, este es un logro comparable al de los reyes que hacían que el papa bendijera a sus ejércitos antes de salir a liquidar a sus enemigos, quienes, por lo general, eran cristianos). De ahora en adelante, el Gobierno podrá enfatizar ante los colombianos que el concepto del papa sobre la paz prevalece sobre el de Uribe o el de cualquiera de los amigos de la guerra.

Pero en política tampoco hay almuerzo gratis. Todo tiene su precio. Tanto en Colombia como en Argentina se libran recias luchas jurídicas y parlamentarias en temas como el aborto y el matrimonio gay, en la cuales la Iglesia católica mantiene rígidas posiciones doctrinarias. Debido a los favores recibidos, el Gobierno no se sentirá cómodo controvirtiendo las posiciones eclesiásticas y, posiblemente, no utilizará su capacidad parlamentaria para defender temas que pudieran ofender a los prelados.

Se podría prever, por lo tanto, que el Gobierno no apoyará o se mantendrá neutral en cada ocasión en que se debatan temas muy cercanos a las libertades individuales en los cuales exista el riesgo de pisar los callos de los jerarcas de la Iglesia (y los del señor procurador general de la Nación, una autoridad en la materia). Si bien este puede ser un paso contrario a la laicización de la sociedad colombiana, ordenado por la Constitución de 1991, los defensores del Gobierno dirán que es un costo que se debe pagar para conseguir la ansiada paz de Colombia.

Los más escépticos afirmarán que esto ya estaba sucediendo. Sostendrán que el Gobierno, antes de la canonización, por su deliberada neutralidad, dejó que muriera el proyecto de ley que permitía el matrimonio entre homosexuales.

En conclusión, hoy, como en casi toda la historia de Colombia, la opinión del papa sigue siendo central en los debates de la política doméstica. Y, en particular, ya se percibe el anunciado impacto de un papa argentino sobre la vida de los países latinoamericanos.

  • Armando Montenegro | Elespectador.com

  • 0
  • 7
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

7
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Ni Dictadura de Votos Ni Democracia de Botas

Dom, 05/19/2013 - 16:40
Al márgen de sus ejemplos, las evidencias del punto abundan en la gente común, y como en el caso argentino se exacerban cuando vivimos en el exterior. Pero también el ámbito criollo; nos sentimos los más bonitos, los mejor hablados, los más inteligentes y vivos, los más trabajadores, etc. etc. etc. La evidencia diaria atenta contra esta convicción y eso nos resentimiente contra el que nos lo hace notar y contra nosotros mismos. Entonces nos enconchamos en creernos la 8a maravilla del mundo no descubierta, y nos resentimos aún más contra el resto del mundo por no descubrirnos y no notar los maravillosos que somos. Los argentinos son pretensiosos aficionados, nosotros somos profesionales; y encima los criticamos "qué tanto se creerán estos argentinos; ni colombianos que fueran, carajo!!"
Opinión por:

Ewar Gordillo

Dom, 05/19/2013 - 11:17
Cual beldad colombiana, en Colombia hay muchas pero esta es la excepcion, se caso por la plata que tiene su familia y ademas Monaco es un paraiso fiscal.
Opinión por:

manamuisca

Dom, 05/19/2013 - 08:31
Dos conclusiones se puede derivar de su relato, de un lado que los lagartinoamericanos seguimos en el medioevo utilizando los papas y presidentes para ejercer el poder en contra de los pobres y uno que otro pudiente a favor de popderosas multinacionales; de otro lado que las constituciones republicanas son letra muerta puesto que se realizan peculados de uso cuando un grupo representantes de toso los poderes e inclusive a costa de nuestro erario se van a costearle el lobby parta una monjita que la conocían si no en Jericó y cuyos milagros fue volver turístico a los montañeros paisas, donde esta eso que Colombia es un estado laico? si parece una monarquía absolutista? y eso de compararnos con los desencantados del sur cuya grandeza ahora se reduce a la farandula yasin Birome ni Borges
Opinión por:

ROGELIO VALLEJO OBANDO

Dom, 05/19/2013 - 07:46
SON MUCHAS las familias que en las seis regiones Colombianas están contentas y agradadas con Papa Argentino y Santa Colombiana. La consagración del País al Sagrado Corazón de Jesús, que a muchos sigue incomodando, es desde siempre la clara y significativa muestra del Amor rotundo y clave de nuestras Abuelas y Madres por la religión católica; su grande pilar de Fe para alimentar sus fuerzas espirituales para "criar familia" con efervoizado sentimiento de construir la Patria Colombiana, a contrapelo muchas veces de pésimos resultados del ejercicio político y económico; que le ha traído a nuestra amada Colombia, nada alentadores resultados de equilibrio y bienestar social, que trajeron- desafortunadamente- hoscas, rudas y perversas maneras para hacer oposición:"Política" con violencia brutal.
Opinión por:

Boyancio

Dom, 05/19/2013 - 07:20
HOY, como ayer, lo pasaré en mi hamaca grande escuchando música de la buena, sea la de los grandes compositores, nada de vallenatos corronchos, ni de cosas de juventud champetúa. Ajá, sabroso es que llegue el última día y lo encuentre a uno estaciado escuchando el cantar de la vida en suavidad, sin tener que pasar por los servicios de la mala salú. Sea, en atajo directo al cementerio, sea con flores, sea acompañado por aquellos que, por el destino, puedan estar cerca de la muerte de uno. Ya mi mujer me está tejiendo mi mortaja con bolsillo para guardar el celular...ajá, quien quita que pueda contestar desde el más allá.
Opinión por:

Hoax

Sab, 05/18/2013 - 23:52
No entendí para qué la comparación.Tampoco supe si la sorna era para Colombia o Argentina (?).Sólo le diré que mientras Argentina tiene a Gustavo Cerati, nosotros nos comformamos con un tal Juanes.Eso para mí como colombiano ya es motivo de preocupación.
Opinión por:

Eduardo Saenz Rovner.

Dom, 05/19/2013 - 07:04
Argentina tiene a Domingo Cavallo, el ministro derechista que reventó a la clase media con el "Corralito" de 2001, mientras enriquecía a los bancos. Colombia tiene a los Montenegro Bros., representantes de la voracidad del capital financiero. Cavallo es un facho neoliberal y ni lo disimula; los hermanitos tratan de disimularlo con sus escritos diletantes y patéticos.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio