Publicidad
Juan Carlos Botero 31 Ene 2013 - 11:00 pm

Huérfanos de héroes

Juan Carlos Botero

Un país necesita héroes. Colombia los ha tenido, y han sido de los más grandes y ejemplares, pero muchos han caído derrocados por sus propias acciones, traicionando sus ideales como Lance Armstrong, y otros que se han mantenido íntegros hasta lo último, han terminado llenos de tiros como un colador.

Por: Juan Carlos Botero
  • 47Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/huerfanos-de-heroes-columna-402249
    http://tinyurl.com/lnht5y8
  • 0

De aquellas personas o instituciones que hemos aplaudido, varias nos han dejado a medio camino, entonces hemos vuelto a padecer la terrible sensación de orfandad y abandono en el frío.

En una sola semana de 1985, sin ir más lejos, millones de colombianos padecieron una demoledora estocada a sus ídolos más queridos.

Quienes admiraban a las Fuerzas Armadas por su espíritu de sacrificio, su labor patriótica y su batalla sin cuartel contra la guerrilla, tuvieron que presenciar el holocausto del Palacio de Justicia y aceptar que varios de los militares más destacados terciaron en torturas, desapariciones forzosas, violaciones y asesinatos. Quienes admiraban al M-19, que para muchos intelectuales de izquierda encarnaba una postura de idealismo, tuvieron que aceptar que el sangriento asalto al Palacio careció de ideales, pues el grupo guerrillero había hecho pactos secretos con el sector más violento y vulgar del país, el narcotráfico. Quienes admiraban al gobierno civil y defendían el Estado de derecho, tuvieron que ver a los coroneles apartar al Ejecutivo como si fuera un estorbo, y hasta Enrique Parejo González, ministro de Justicia, admitió que sus órdenes fueron ignoradas por completo por las tropas del Ejército. Ante eso, quienes acudieron a Dios al ver la sede de la justicia colombiana convertida en escombros, junto con unos 100 muertos entre militares, guerrilleros y civiles (incluyendo 12 magistrados y 11 personas desaparecidas), tuvieron que ver, una semana después de esa carnicería, la erupción del volcán del Nevado del Ruiz que borró del mapa el pueblo de Armero. 25.000 personas murie ron en un parpadeo, entre ellas Omayra Sánchez, la niña de crespos negros y ojos grandes que quedaron grabados en la memoria de la nación. El volcán llevaba 150 años en estado durmiente, así que la voluntad de Dios parecía, por decir lo menos, inescrutable.

Nos quedaban las personas. Entonces aplaudimos a un líder por su idealismo (Luis Carlos Galán); otro por su valentía (Bernardo Jaramillo); otro por su integridad (José Antequera); otro por buscar la paz (Carlos Pizarro); otro por consagrar su vida al servicio del país (Álvaro Gómez); otro por buscar la verdad en medio de la noticia (Guillermo Cano), y otro por atreverse a decir lo indecible mediante el humor (Jaime Garzón), sin que importaran las ideologías o las banderas, y todos fueron asesinados a tiros y en lugares públicos para que la lección quedara tatuada en el alma de cada colombiano.

Hoy nuestros héroes son más modestos, su labor más cotidiana, su esfuerzo menos estelar aunque sea igual de esencial: soldados, policías, bomberos, enfermeras, médicos y maestros. Pero, a diferencia de lo que sucede en otros países, naciones con modelos que inspiran a la gente a tocar las estrellas, nosotros parecemos huérfanos de figuras legendarias, con nuestros mayores héroes tendidos en el lodo y sin faros que iluminen un sendero en las tinieblas. Es otro de los grandes costos de la violencia nacional.

  • Juan Carlos Botero | Elespectador.com

  • 0
  • 13
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Pronóstico del clima para este sábado 30 de agosto
  • Federer avanzó a tercera ronda en el US Open
  • Nairo Quintana se mantiene segundo en la Vuelta a España

Lo más compartido

13
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Boyancio

Dom, 02/03/2013 - 04:23
¿Dijo héroes?Le tengo uno: Rafael García, el valiente caribe que destapó la podredumbre del DAS...¿quiere más?
Opinión por:

Boyancio

Dom, 02/03/2013 - 04:19
Hay unas familias, como los Santamaria, y otras que se codean y maman guisky en los mejores estaderos sociales, que a larga son los que han manejado a la republiqueta para su conveniencia, namá. Ellos lo saben, y se les pide: ¡ por favor! ya está bueno, ya no ganen más, permitan que la majá pueda hacer parte de la solución humana, pues la solución sanguínea tan sólo ha servido a los oficiales uniformados en uso de la buena mascada. Cedan, algo de sacrificio, que es posible que a larga ganen más, con la paz, miren que como están las cosas, es poco el derrame de la cruda sangre, como el carbón que yace en el fondo del mar de San Juan del Córdoba, de zungos y apingarriados hijos del destino intestino.
Opinión por:

Pensaor

Vie, 02/01/2013 - 23:11
LA LECCIÓN ESTÁ APRENDIDA DESDE HACE MUCHO TIEMPO... Y POR ESO, LA LUCHA DE INDEPENDENCIA FUE LIDERADA POR BOLIVAR. NINGÚN COLOMBIANO QUISO SER LIDER. NO CREIAN QUE SE PODIA LOGRAR. CREO QUE ESTE COMPLEJO DE LA INFERIORIDAD DE NUESTRA RAZA SE VE EN TODOS LOS NIVELES. SI UN POLITICO NEGOCIA CON UN EXTRANJERO UNA PRÓRROGA DE UN CONTRATO... EXISTE EL 99% DE PROBABILIDAD QUE EL EXTRANJERO SE QUEDE CON EL 100% A SU FAVOR. SI UN EXTRANJERO LLEGA A UN PUEBLO... A LOS 15 DIAS YA ES UN IDOLO Y CONOCIDO Y ADMIRADO POR LOS LUGAREÑOS... EXISTEN MUCHOS EJEMPLOS. LA CONCLUSIÓN ES QUE NO FORMAMOS LIDERES Y NOSOSTROS NO CREEMOS EN NUESTRA GENTE. ESTAMOS A LA ESPERA QUE EXTRANJEROS NOS VENGAN A SALVAR.
Opinión por:

ciudadano-desprevenido

Vie, 02/01/2013 - 19:07
Magnifica columna, pero olvido al doctor Pardo Leal del estinto Union Patriotica, hoy una razón de mas para recordar con bastante acierto como nos dejaron huerfanos de honestidad y amor por nuestra tierra los entonces SI "HONORABLES SEÑORES MAGISTRADOS" que cayeron por el fuego enemigo del m19 y amigo del gobierno de la Epoca el Dignisimo y pusilanime Belisario Betencourt. mientras que los actuales sinverguenzas desde procurador.contralor y los infaltables padres de la patria y magistrados se Pelean por que no les toquen sus derechos"adquiridos para las jugosas pensiones" Quienes logren pellizacrles el codiciado Ponque esos si, que seran Heroes.
Opinión por:

COLOMBIANOINGENUO

Vie, 02/01/2013 - 18:23
SER HEROE EN COLOMBIA IMPLICA PONERSE LA LAPIDA EN LA ESPALDA....TOCA OPINAR FUERTE DESDE LA CLANDESTINIDAD O CON SEUDONIMOS O SINO...TE CUBREN TUS IDEAS CON DOS METROS DE TIERRA!!!
Opinión por:

Jorge Enrique Angel Delgado

Vie, 02/01/2013 - 17:26
Lo peor del asunto es la forma como los falangistas y fundamentalistas católicos con Uribe a la cabeza, llaman heroes a militates y paramiliatares, cuando han sido ya por mas de medio siglo los mayores asesinos, ladrones, violadores y torturaadores del pueblo colombiano!!!! Y estos según el engañado pueblo colombiano, serían los "heroes"!!!!????
Opinión por:

Gonzalvo

Vie, 02/01/2013 - 17:04
Y si que debe ser duro , sobre todo para el padre , que el columnista y sus hermanos , no le dieron la talla , al contrario, recordar proceso 8000
Opinión por:

Ar mareo

Vie, 02/01/2013 - 15:17
Para q exista un heroe, se necesita un concepto de "Pais", una idea q aglutine y defina los parametros de lo q es fundamental y a la cual el heroe proteje y perpetue incluso con su propia vida. Esa idea no existe en Colombia, no se ensenha en las escuelas, no se proteje en los juzgados, no se defiende en los campos de batalla, no se aprecia en los foros academicos, no nos hace orgullosos ni apasionados. El heroe cumple su papel cuando existe un gobierno para todos.
Opinión por:

jairo.osorio

Vie, 02/01/2013 - 12:04
Claro que hay héroes como bien lo anota Rabil, solo que son absolutamente anónimos, pero por ello no menos importantes para sus minúsculos entornos. Pero es verdad, el país necesita héroes y los necesita con urgencia, por ejemplo, la niñez necesita héroes en el deporte, en cualesquiera de las disciplinas, héroes antiArmstrong, limpios, honestos, probos, que sean verdaderos referentes para la niñez colombiana. La juventud necesita héroes pulquérrimos en la política, honestos en las ciencias y auténticos en las artes. Infortunadamente, la mayoría de héroes que menciona el columnista tuvieron la mala suerte de vivir en la misma época en que vivió Pablo Escobar, el cerdo más grande que ha parido esta Nación. El antihéroe por antonomasia.
Opinión por:

rabil

Vie, 02/01/2013 - 09:46
Claro que hay héroes. Sucede que sus gestas no son reconocidas ni publcitadas porque no visten a la moda, no conocen el Parque de la 93, no lucen camuflado ni esgrimen armas distintas a las de un tesón y desprendimiento indescriptibles. Un profesor en la costa que a lomo de burro desbestializa a sus paisanos, niños que encuentran en los libros a otros héroes que les cambia la cosmovisión. La madre que sale a vender su producto para enviar a la escuela a sus hijos con al menos una aguadepanela y un pan. Caracol Tv, asunto bien extraño, tiene una sección, tal vez la mejor, que nos trae noticias de héroes anónimos que con su labor callada le bajan la presión a esta olla social que es Colombia. No busque uniformes ni armas ni títulos rimbombantes, busque gente común q hace cosas extraordinaria
Opinión por:

Contradictor

Vie, 02/01/2013 - 09:25
Con la muerte de Carlos Castaño y la extradición de Mancuso y Jorge 40 el uribismo se quedó sin héroes.
Opinión por:

Pietrobareta

Vie, 02/01/2013 - 06:25
Boterito escribe bien y tiene sensibilidad y humanidad no se parece a su hermano mayor Abdon es Abdon y Agusto es Agusto en este caso tambien
Opinión por:

doloresthomas

Vie, 02/01/2013 - 06:21
Propongo el siguiente anti-escalafón (los tres peores columnistas del Espectador): Número uno IMBATIBLE, William Pearl. En un segundo, y muy honroso lugar, Juan Carlos Botero. Tercero, sin duda, Mario Fernando Prado, alias Sirirí. Independientemente de si está una de acuerdo o no con lo que dicen, o con sus posturas (cuando las tienen), estos tres son de una simpleza, de un grado de predecibiliad tan soso y aburridor, que cada semana me pregunto por qué insisto en leerlos, e insisto en que es una injusticia desperdiciar tres espacios valiosos en columnas bobas, habiendo gente que sabe y quiere escribir bien.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio