Por: Armando Montenegro

Ideas recibidas

HACE POCO EL NEW YORKER, SIguiendo el ejemplo de Flaubert, publicó algunas entradas de un diccionario de ideas recibidas, las que se repiten sin pensar, producto del llamado pensamiento automático.

En nuestro medio, ejemplos de ellas fueron las “investigaciones exhaustivas” y “dignísima” esposa, expresiones que con frecuencia se referían a todo lo contrario. A continuación se presentan términos que podrían incluirse en un diccionario colombiano de ideas recibidas.

Académico. Alguien que, en sentido estricto, no tiene nada de académico; se limita a dar clases de cátedra.

Alma Mater. La universidad, a veces mediocre, donde enseña el Académico.

Campesinos. Para algunas personas de estrato 7: “explotados por el mercado, víctimas del TLC y abandonados por el gobierno” (ver TLC).

Claro: Deficiente operador de telefonía celular, peor que Movistar.

Contundente. Adjetivo utilizado por el gobierno; significa vacilante, poco contundente.

Cristiano. Futbolista del Real Madrid. Para ciertos católicos, miembro de extraños grupos religiosos, entre quienes mencionan a Vivian Morales, Falcao y Darío Silva.

Cristo. Político nortesantandereano. Artista de Bulgaria. Hijo de dios nacido en Palestina (ver Cristiano).

Desbogotanizar. Nombrar a personas nacidas en provincia, que viven desde hace décadas en Bogotá, eso sí, diestras en el manejo del clientelismo de sus regiones.

DNP. Departamento Nacional de Regalías o Departamento Nacional de la Mermelada.

El Tiempo. Para quienes lo tildan de gobiernista y guardián del establecimiento, diario matutino de obligada lectura.

Enfermito. Alguien con enfermedad leve o, acompañado de expresiones de pesar, enfermo terminal.

Estupefacientes. Nada de alcaloides o sustancias sicoactivas. Entidad manejada por hampones.

Falso positivo. Asesinato perpetrado por miembros del Ejército.

“Güevón”. Alguien que consiguió el puesto que queríamos o que sale con la persona que nos gusta.

Honorable. Parlamentario o magistrado que, a veces, no es honorable.

Mafia. Empresarios, según Petro y sus seguidores.

Mermelada. Recursos públicos para comprar votos y voluntades.

Movistar. Deficiente operador de celular, peor que Claro.

Pacho. Maturana para futbolistas; Santos para uribistas; De Roux para jesuitas; el papa para fieles de avanzada.

Pirámide. Negocio fracasado en medio de escándalos, después de que las autoridades, una y otra vez, dieron fe de su honorabilidad y seriedad.

POT. Del inglés marihuana o weed. Otro enredo de Petro.

Recordar (“me recuerda el número de su cédula”). Solicitud que nos hacen personas que nunca nos han visto y que jamás han conocido el número de nuestra cédula (pero insisten en que quieren recordarlo).

Telenovelas y realities. Para televidentes vergonzantes, que no se pierden ningún capítulo: “un espectáculo de vulgaridad, implantes y traquetos”.

TLC. Se define con los prejuicios del que habla, quien, por lo general, no tiene idea del tema. Con frecuencia, se añade que es parte de una conspiración.

Uribe. “Un verraco, un varón”. Añade el fanático que sus abusos estaban justificados por los altos intereses de la Patria.

Vallenato. Género musical extinguido hace dos décadas. “Clásicos de la provincia” fue el último disco.

W. Para algunos que hablan con familiaridad de Julio y Alberto y no se la pierden todas las mañanas, “una emisora frívola y sesgada”.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Armando Montenegro