Por: José Roberto Acosta

Improvisación financiera en la venta de Isagén

Hoy sí existen varias formas diferentes de vender Isagen para asegurar la financiación del programa vial de las 4G (Concesiones de Cuarta Generación) y otra infraestructura que resulta necesaria para el desarrollo del país: capitalización de la Financiera de Desarrollo nacional (FDN) y/o la titularización de las rentas futuras de la Nación en Isagen, entre otras.

En sesión del 31 de mayo de 1999, la Junta Directiva del Fondo de Garantías de Instituciones Financieras (Fogafín) aprobó la emisión de bonos “Línea de Capitalización” por valor de $2 billones de la época y cuyo objeto fue obtener recursos para fortalecer patrimonialmente los establecimientos de crédito privados y públicos como Colpatria, Superior, Bancafé y muchos otros, logrando superar la peor crisis bancaria de nuestra historia, en impecable coordinación con el Banco de la República. Si esto se hizo con los bancos privados, ¿porque no hacerlo con la FDN que tiene capital público? Con una capitalización directa de la FDN, mediante Bonos de Capitalización de Fogafín, su capacidad de financiar las 4G se potenciaría mucho más que con la emisión de riesgosos y costosos bonos subordinados, respaldados con los recursos provenientes de la venta de Isagen, como equivocadamente tiene planteado el Gobierno.

También en 1999, el gobierno expidió la Ley 546 o Ley de Vivienda, que además de otros temas para salvar la crisis hipotecaria, que arrojó gigantescas pérdidas bancarias, definió el marco general para la titularización y emisión de bonos respaldados por cartera hipotecaria como herramienta para desbloquear el canal de crédito, obstaculizado por los inmuebles recibidos en dación de pago por los bancos. Bloqueo similar al que actualmente sucede con la imposibilidad de lograr algunos cierres financieros por parte de concesionarios privados en las 4G. La alternativa sería, en lugar de titularizar inmuebles, titularizar los dividendos futuros de la Nación en Isagen, pero sin perder su propiedad.

Entonces, sí existen alternativas financieras para las 4G, más baratas y legalmente viables: Mientras Isagen le renta a la Nación el 10,2% al año, los bonos Fogafín y/o bonos de titularización no costarían más del 8% anual. Ni deuda pública nueva, ni más impuestos, ni utilización de reservas internacionales o de ahorros de las regiones. Sin embargo, solo se ha improvisado, no se sopesaron alternativas como estas y se miente o se silencian medios.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de José Roberto Acosta