Publicidad
Columnista invitado 19 Feb 2013 - 10:41 pm

Impulso renovado para acuerdo de déficit en EE.UU.

Columnista invitado

Alan Simpson y Erskine Bowles, el dúo que supervisa el déficit, compuesto por un republicano y un demócrata, están exigiendo un recorte adicional en el gasto y aumentos en los impuestos por US$2,4 billones.

Por: Columnista invitado
  • 0Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/impulso-renovado-acuerdo-de-deficit-eeuu
    http://tinyurl.com/lu7nd82
  • 0
insertar

Esto renueva su ánimo de empujar al Congreso y al presidente Barack Obama a que lleguen a un gran acuerdo para reducir la deuda de Estados Unidos.

La maniobra de Simpson, exsenador republicano de Wyoming, y de Bowles, jefe de gabinete de la Casa Blanca bajo la presidencia de Bill Clinton, se presenta 10 días antes de unos recortes automáticos al Pentágono y a otras agencias del Gobierno. Hay pocas señales de que ésto se vaya a detener.

Simpson y Bowles, que codirigieron la comisión fiscal bipartidista en 2010, tienen la esperanza de encontrar un punto medio entre muchos demócratas que creen que los Estados Unidos no necesitan de mucha austeridad adicional para estabilizar sus finanzas y se oponen a grandes recortes en programas sociales, y los republicanos que apoyan un agresivo plan para equilibrar el presupuesto dentro de una década, sin aumentar los impuestos.

Sin embargo, los esfuerzos de la pareja, que también lidera una coalición de ejecutivos empresariales que apoyan un acuerdo para el déficit llamado Arreglar la Deuda, hasta ahora han sido en vano. En lugar de un acuerdo comprensivo, el Congreso y la Casa Blanca han experimentado una sucesión de crisis presupuestales y aplazamientos. Los pasos para atacar el déficit han sido mediocres.

En enero acordaron aumentos sobre el impuesto a la renta en los hogares que perciben más de US$450.000 al año, y en agosto de 2011 habían apoyado una serie de límites al gasto discrecional para los próximos 10 años. Además iniciaron un proceso llamado “secuestro”, o recortes incluyentes al presupuesto que representan US$1,2 billones durante los próximos 10 años.

Ningún partido está de acuerdo con estos recortes, pero tampoco han logrado ponerse de acuerdo en cómo reemplazarlos.

 

* James Politi, Washington / Financial Times

  • James Politi, Washington / Financial Times | Elespectador.com

inserte esta nota en su página
  • 0
  • Enviar
  • Imprimir
0
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Publicidad
26 Jul - 11:15 pm f

Rostros

Delante de mí, la persiana; después de la persiana, fantasmas: Robert Graves, Baudelaire, Sartre, Camus, Piaf, Storni, Woolf, Cortázar, Borges, Quiroga, y más y más fantasmas que no quieren traspasar la persiana que me obstino en dejar entreabierta. Cierro la ventana y se cierra el mundo, deseo hacer memoria de los rostros de los maestros del pensamiento occidental para reconocer en ellos la alegría de las que tanto nos ufanamos. Paso la página para buscar mejores rostros, más humanos y más sosegados pero, por el contrario, me encuentro con los rostros de Beckett, Artaud, Van Gogh, García Márquez, Castaneda, Carpentier, Rulfo: fantasmas que se evaden por regiones de ilusión, protagonistas de una obra que ha escrito alguien en medio de una vasta soledad. Tal vez si buscamos rostros en el fútbol: Pelé, Maradona, Batistuta, Higuita, Mondragón, Raffo, Goycochea. Más rostros pletóricos de tristezas por sus derrotas. Rostros que aluden al fútbol siempre en falta, con ganas de reír pero con la tristeza profunda de quien nace derrotado: el fútbol es el espacio de la celebración de la desesperanza porque la derrota le gana. Un instante de felicidad mientras se hace el gol, pero un eterno nubarrón porque se acabó el partido y hay derrota. Abro la persiana y el mundo permanece cerrado, una Copa América es un evento americano, pero a Lio Messi le obligan a ser algo más que un futbolista mundial; le exigen ganar siempre porque está en deuda pero, paradójicamente, lo ha ganado todo. ¿Todo? Wilde, Unamuno, Poe, Dostoievski, Maupassant, Balzac, Calderón de la Barca, Vargas Vila, Quevedo, Dante, Moliere, Sófocles, Van Gogh, Cioran y Heidegger. El rostro de Messi, después de la derrota ante Chile, representa el gran triunfo de la caída, el triunfo de quienes caen y ya no quieren renacer. Este rostro me recordó que somos frágiles y que la cacareada felicidad depende de detalles simples (un abrazo, una conquista con los afectos). El rostro de Messi, que se ha hecho viral, es el virus de la dignidad hecha trizas por el fútbol, es deporte en el que todo está en juego: el amor, la locura y la muerte. Messi está lejos de ser un dios y, por ello, no puede ser más: un ser humano con sus debilidades, amores e, incluso, con sus mudeces y rayones “No le pidamos peras al olmo”, las peras no meten goles y los olmos son olmos. El colmo. Es falible, como todos. Lo tiene todo y hoy está vacío. Me duele el rostro de Messi.

25 Jul - 9:00 pm

Un plebiscito cordial

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$423.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio