Publicidad
Mauricio Botero Caicedo 18 Mayo 2013 - 11:00 pm

'In Memóriam'

Mauricio Botero Caicedo

Un largo viaje por el Asia no me permitió escribir unas palabras en homenaje a esta extraordinaria mujer que fue Margaret Thatcher, posiblemente el líder más importante de Occidente en la segunda mitad del siglo XX.

Por: Mauricio Botero Caicedo
insertar

La señora Thatcher llegó al poder en la mayor crisis económica, moral y social por la cual había atravesado Inglaterra en su historia moderna. En aquel frío invierno de 1979 no era fácil circular por Londres, dada la acumulación de basuras y detritus. 

Pero no sólo los recogedores de basura estaban en huelga, sino el sector salud, incluyendo a los conductores de ambulancias, los camioneros, los empleados de los ferrocarriles, los impresores, hasta los sepultureros lo estaban. El 3 de mayo de 1980, por primera vez, fue elegida esta singular mujer que con base en su indoblegable carácter, su coraje a toda prueba y su diligencia y destreza logró rescatar a los ingleses del abismo en que los gobiernos laboristas —tan pusilánimes como ineptos— los colocaron.

De orígenes humildes, ingeniera química de profesión, Margaret Thatcher afirmaba que sus ideales se formaron en los escritos de aquellos dos inmortales del pensamiento libertario: Karl Popper y Friedrich Hayek. Pero al contrario de lo que muchos creen, la señora Thatcher no se empantanaba en vericuetos ideológicos, sino que era eminentemente pragmática y empírica. A los agresivos y violentos sindicatos de los mineros y los impresores los doblegó más por astucia e inteligencia que por actos legislativos o medidas represivas. Posiblemente el legado más importante de Margaret Thatcher es haber desmontado, por medio de privatizaciones masivas, el Estado socialista que imperaba en las islas y que había convertido a la Gran Bretaña en una nación desmoralizada, violenta y en bancarrota. Pero lo más interesante es que las privatizaciones de los monopolios estatales fueron hechas de tal manera que no sólo dejaron de ser monopolios, sino que las acciones de estas empresas se repartieron entre centenares de miles de pequeños accionistas democratizando la propiedad. Los principios del llamado ‘Thatcherismo’ —el convencimiento de que la libertad económica e individual son interdependientes y que la responsabilidad personal combinada con el trabajo son el único camino a la prosperidad— se han impuesto al haber resultado infinitamente superiores a los ilusorios postulados del socialismo.

Margaret Thatcher no era una mujer frívola. Pero el que no fuera frívola, no quiere decir que no tuviera un agudo sentido de humor: un líder socialista alguna vez le dijo que ella era el único hombre en el Partido Conservador (Tories), a lo que Margaret respondió, “por lo menos es uno más de los que hay en el Partido Laborista”. Para el historiador Paul Johnson, Margaret Thatcher ha sido, después de Catalina la Grande de Rusia, la mujer que más impacto ha tenido en el ámbito mundial. No sólo logró darles un vuelco radical a la economía y sociedad británica, sino que sus políticas se volvieron la receta para la prosperidad en más de 50 naciones.

¡Paz en su tumba!

***

Apostilla: De los terroristas de las Farc acostumbra uno a oír las mayores barrabasadas, pero las recientes declaraciones de Jesús Sántrich en el sentido de que Juan Camilo Restrepo trata de “aniquilar” su “prestigio frente al pueblo” merece capítulo aparte. Las Farc durante décadas han sido la institución más rechazada entre la totalidad de los colombianos, especialmente entre los campesinos que sufren sus cobardes afrentas como el reclutamiento forzoso de menores, las minas quiebra patas, los cilindros bombas contra la población civil y las extorsiones indiscriminadas. Que el saltimbanqui de Sántrich venga a hablar del “prestigio frente al pueblo” de las Farc, más que una bufonada, es una falsedad.

  • Mauricio Botero Caicedo | Elespectador.com

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 0
  • Enviar
  • Imprimir
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio