Por: Hernán Peláez Restrepo

Influenciadores

El empuje del mundo tecnológico es de tal trascendencia que ahora no se consideran generadores de opinión, sino influenciadores de opinión, recurriendo a un ejercicio idiomático y constreñido a 140 caracteres.

Por eso quiero aplicarlo al fútbol de hoy. Cualquier equipo debe contar con influenciadores de juego, aquellos capaces de proponer y generar jugadas claras y ofensivas.

En el triunfo del Júnior 2-0 sobre Nacional resultó fácil detectar quiénes fueron capaces de asumir ese papel de influenciadores. Ya la semana pasada había escrito sobre el arrastre que Teo Gutiérrez tiene en la afición barranquillera. Influencia en el torniquete o taquilla, pero también en el juego. Es evidente que la pareja Teo-Chará es determinante para Júnior, así a ratos desaparezcan por razones del mismo partido o por determinación de Comesaña.

Por eso en las dos acciones de gol quedó patentado el valor de esa pareja. En el primero, el pique de Chará por la izquierda y el pase magistral a la zona donde entraba Teo, para que éste con serenidad y precisa elección marcara. En el segundo, el de Jarlan Barrera, Teo hace el llamado pase gol y acabó el asunto.

En cambio, en Nacional fue patético el plan de juego. Arriba realmente poco, aparte de una acción de Dayro y una aparición de Aldo Leao. Nada más.

Nacional, y eso que Júnior decidió esperarlo, tuvo por largos momentos la engañosa posesión de balón, que de nada sirve si no se pasa a posición de gol. Y los verdes no la tuvieron. Nieto, Valencia y los laterales no entendieron cómo aprovechar a Dayro o Torres.

El caso fue tan dramático que Alexis Henríquez, a quien nadie marca ni le hace sombra, volvió a su tendencia de meter pelotazos buscando a Dayro, como lo hizo hace tiempos, cuando ambos actuaban para Once Caldas.

Es más, mientras no retorne Macnelly, Nacional no muestra un influenciador de juego, interesado en ofrecer salida ordenada y punzante.

Ganó muy bien Júnior, con altibajos en el ritmo de juego, mientras Teo-Chará forman una dupla rentable para el equipo.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán Peláez Restrepo