Publicidad
Columnista invitado 10 Nov 2012 - 11:00 pm

La inversión en resiliencia

Columnista invitado

El huracán en el litoral oriental de Estados Unidos se suma a una creciente serie de fenómenos meteorológicos extremos de los cuales se deben aprender lecciones. Desde hace ya mucho tiempo los expertos en clima han sostenido que tanto la frecuencia como la magnitud de tales eventos están en aumento, y los hechos que evidencian esta situación deberían influir en las medidas de precaución y deberían conducirnos a revisar tales medidas con regularidad.

Por: Columnista invitado
insertar

Hay dos componentes distintos y cruciales en la preparación para casos de desastre. De manera comprensible, el que recibe la mayor atención es la capacidad para montar una respuesta rápida y eficaz. Tal capacidad siempre será necesaria y pocos dudan de su importancia. Cuando está ausente o es deficiente, la pérdida de vidas y de medios de subsistencia puede ser horrible —como ejemplo patente se tiene al huracán Katrina, que devastó a Nueva Orleans y Haití en 2005—.

El segundo componente está formado por las inversiones que minimizan el daño a la economía. Este aspecto de la preparación recibe mucha menor atención.

En efecto, en Estados Unidos, las lecciones de lo ocurrido a causa de Katrina parecen haber fortalecido la capacidad de respuesta, tal como lo demuestra la intervención rápida y eficaz tras el huracán Sandy. Sin embargo, aparentemente las inversiones diseñadas para controlar el alcance del daño se descuidan de manera persistente.

Para corregir este desequilibrio es necesario enfocarse en la infraestructura clave. Por supuesto, uno no puede, a un costo razonable, evitar todo daño posible de las calamidades, las cuales golpean al azar y en lugares que no siempre se pueden predecir. No obstante, ciertos tipos de daño tienen grandes efectos multiplicadores.

Esto incluye el daño a sistemas de importancia crítica, como la red eléctrica y las redes de información, comunicaciones y de transporte que se constituyen en la plataforma sobre la que funcionan las economías modernas. Una inversión relativamente modesta en resiliencia, redundancia e integridad de estos sistemas genera altos dividendos, si bien es cierto que sólo a intervalos aleatorios. La redundancia es la clave.

El caso de Nueva York es ilustrativo. La parte sur de Manhattan estuvo sin electricidad durante casi una semana completa, al parecer debido a que una importante subestación de la red eléctrica, ubicada en la ribera del East River, explotó de forma feroz cuando el huracán Sandy y una marejada hicieron que se inundara. No había ninguna solución preintegrada para suministrar energía a través de una ruta alternativa.

El costo de este apagón, a pesar de ser difícil de calcular, es sin duda enorme. A diferencia del impulso económico que puede ocurrir como resultado del gasto en recuperación para restaurar los activos fijos dañados, el costo del apagón es una pérdida irrecuperable. Los cortes de energía locales pueden ser inevitables, pero se pueden crear redes que sean menos vulnerables —y menos propensas a paralizar gran parte de la economía— cuando se incluyen procedimientos integrados de redundancia.

Se aprendieron lecciones similares relacionadas con las cadenas de suministro mundiales tras el terremoto y tsunami que azotó el noreste de Japón en 2011. Las cadenas de suministro mundiales tienen cada vez mayor capacidad de resiliencia, debido a la duplicación de cuellos de botella únicos que pueden derribar sistemas mucho más grandes.

Los expertos en seguridad cibernética están en lo correcto cuando se preocupan por la posibilidad de que se paralice toda una economía a través de un ataque y de una desactivación de los sistemas de control de sus redes de electricidad, comunicaciones y transporte. Es cierto que el impacto de los desastres naturales es menos sistemático; sin embargo, si una calamidad saca de funcionamiento componentes claves de las redes que carecen de procedimientos de redundancia y de respaldo, los efectos son similares. Inclusive la respuesta rápida es más efectiva si las redes y los sistemas claves —en especial la red eléctrica— tienen capacidad de resiliencia.

¿Por qué tendemos a no invertir lo suficiente en capacidad de resiliencia para los sistemas claves de nuestras economías?

Una explicación es que en tiempos normales se ve a la redundancia como una pérdida, con cálculos costo-beneficio que descartan una mayor inversión. Esta explicación parece ser claramente incorrecta: las estimaciones de numerosos expertos indican que la redundancia integrada es rentable a menos que se asignen probabilidades bajas no realistas a eventos perjudiciales.

Esto lleva a una segunda explicación que es más plausible, de carácter psicológico y conductual. Tenemos una tendencia a subestimar tanto las probabilidades como las consecuencias de lo que en el mundo de las inversiones se denominan “eventos que producen altas pérdidas”.

Para agravar este patrón se tienen incentivos deficientes. Los denominados principales, ya sean estos inversores o votantes, determinan los incentivos de los agentes, ya sean ellos administradores de activos o funcionarios y formuladores de políticas elegidos mediante voto. Si los principales comprenden el riesgo sistémico de manera incorrecta, puede que sus agentes, incluso en caso de que ellos sí entiendan bien tal riesgo sistémico, no sean capaces de responder sin perder apoyo, ya sea en la forma de votos o de activos bajo su administración.

Otra línea de razonamiento indica que las empresas que dependen en gran medida de la continuidad —por ejemplo, los hospitales, las empresas de tercerización en la India y las bolsas de valores— invertirán en sus propios sistemas de respaldo. De hecho, lo hacen. Pero dicha acción ignora una serie de asuntos relativos a la movilidad, seguridad y vivienda de los trabajadores. Un patrón amplio de autoseguro que se establece debido a que no se invierte lo suficiente en infraestructura con capacidad de resiliencia es una opción ineficiente y claramente inferior.

No invertir lo suficiente en infraestructura se ha generalizado en casos en los que las consecuencias son inciertas y/o no inmediatas. En realidad, la inversión insuficiente y la inversión con financiamiento a través de deuda son equivalentes en un aspecto crucial: ambas transfieren costos a un futuro grupo poblacional. Pero incluso la financiación a través de deuda es una mejor opción que ninguna inversión, si se toman en cuenta las pérdidas irrecuperables.

Las ciudades y los países que aspiran a ser centros neurálgicos o componentes críticos en los sistemas financieros y económicos nacionales o mundiales tienen que ser predecibles, confiables y deben tener capacidad de resiliencia. Eso implica un estado de derecho transparente y una gestión macroeconómica competente, conservadora y anticíclica. Pero también significa tener una capacidad de resiliencia física y una capacidad para resistir impactos.

Los centros comerciales-económicos a los que les hace falta capacidad de resiliencia crean cascadas de daños colaterales cuando dejan de operar. En el transcurso del tiempo se los dejará de lado y se los sustituirá por alternativas que tengan mayor capacidad de resiliencia.

 

 

*Michael Spence ** Premio Nobel de Economía 2001.© Project Syndicate 1995-2012

 

  • Michael Spence ** Premio Nobel de Economía 2001.© Project Syndicate 1995-2012 / | Elespectador.com

inserte esta nota en su página
  • 0
  • Enviar
  • Imprimir
1
Opinión

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

suesse

Lun, 11/12/2012 - 12:56
La famosa palabra "prevención", que para muchos, no es sino un "gasto", algo que no vale la pena ni considerar, en un mundo donde economía pasó a ser sinónimo de "rentabiildad", así, a secas, y al costo que sea, aún de la misma sostenibilidad, esa sí, económica en el sentido puro del término. Cosas de la vida actual, tan ocupada por vivir el ya, el aqui, el ahora. El mañana, el allá, el otro? Qué? Existen? Que se frieguen, eso no nos toca....
Publicidad
26 Jul - 11:15 pm f

Rostros

Delante de mí, la persiana; después de la persiana, fantasmas: Robert Graves, Baudelaire, Sartre, Camus, Piaf, Storni, Woolf, Cortázar, Borges, Quiroga, y más y más fantasmas que no quieren traspasar la persiana que me obstino en dejar entreabierta. Cierro la ventana y se cierra el mundo, deseo hacer memoria de los rostros de los maestros del pensamiento occidental para reconocer en ellos la alegría de las que tanto nos ufanamos. Paso la página para buscar mejores rostros, más humanos y más sosegados pero, por el contrario, me encuentro con los rostros de Beckett, Artaud, Van Gogh, García Márquez, Castaneda, Carpentier, Rulfo: fantasmas que se evaden por regiones de ilusión, protagonistas de una obra que ha escrito alguien en medio de una vasta soledad. Tal vez si buscamos rostros en el fútbol: Pelé, Maradona, Batistuta, Higuita, Mondragón, Raffo, Goycochea. Más rostros pletóricos de tristezas por sus derrotas. Rostros que aluden al fútbol siempre en falta, con ganas de reír pero con la tristeza profunda de quien nace derrotado: el fútbol es el espacio de la celebración de la desesperanza porque la derrota le gana. Un instante de felicidad mientras se hace el gol, pero un eterno nubarrón porque se acabó el partido y hay derrota. Abro la persiana y el mundo permanece cerrado, una Copa América es un evento americano, pero a Lio Messi le obligan a ser algo más que un futbolista mundial; le exigen ganar siempre porque está en deuda pero, paradójicamente, lo ha ganado todo. ¿Todo? Wilde, Unamuno, Poe, Dostoievski, Maupassant, Balzac, Calderón de la Barca, Vargas Vila, Quevedo, Dante, Moliere, Sófocles, Van Gogh, Cioran y Heidegger. El rostro de Messi, después de la derrota ante Chile, representa el gran triunfo de la caída, el triunfo de quienes caen y ya no quieren renacer. Este rostro me recordó que somos frágiles y que la cacareada felicidad depende de detalles simples (un abrazo, una conquista con los afectos). El rostro de Messi, que se ha hecho viral, es el virus de la dignidad hecha trizas por el fútbol, es deporte en el que todo está en juego: el amor, la locura y la muerte. Messi está lejos de ser un dios y, por ello, no puede ser más: un ser humano con sus debilidades, amores e, incluso, con sus mudeces y rayones “No le pidamos peras al olmo”, las peras no meten goles y los olmos son olmos. El colmo. Es falible, como todos. Lo tiene todo y hoy está vacío. Me duele el rostro de Messi.

25 Jul - 9:00 pm

Un plebiscito cordial

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$423.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio