Por: Mario Fernando Prado

La inversión venezolana

La victoria por las buenas o por las malas de Hugo Chávez, quien regirá por seis años más los destinos de Venezuela, ha desesperanzado de manera definitiva a los cientos de inversionistas del país vecino que estaban atentos al resultado electoral del pasado domingo.

Sabido es que hay miles de millones de dólares represados a la espera de unas mejores condiciones para que esos capitales regresen a su país de origen. Empero, con este atornillamiento del ya dictador bolivariano, la ilusión de regresar a su país de origen se ha esfumado. Venezuela ha perdido la oportunidad de que vuelvan esas fortunas que buscarán otros destinos más equitativos, rentables, seguros y bienvenidos.

Y ya hay picas en Flandes en los Estados Unidos, en México y el Caribe, en especial en países como Panamá y Dominicana, que han visto con los mejores ojos los dólares venecos con los que se generará empleo y se abrirán nuevas oportunidades de progreso y desarrollo.

Esto lógicamente se acrecentará luego de las elecciones de marras y Colombia no puede quedar por fuera de la posibilidad de ser destino inversionista de los billones venezolanos que están buscando dónde establecerse.

Con la patria del Libertador nos une no sólo la cercanía sino también una hermandad que no la han podido acabar las disputas limítrofes, y así hayan existido roces políticos, la amistad ha estado por encima de esas circunstancias.

¿Por qué entonces no promover que dichos capitales migren hacia nuestros lares? ¿Podría pensarse en algunos incentivos tributarios o unos años muertos de pago de impuestos?

La frontera, por ejemplo, sería ideal para crear zonas francas o especiales y, por otra parte, el turismo podría verse beneficiado con la construcción de complejos hoteleros y parques recreativos de la más alta factura.

Atraer pues la inversión venezolana que anda buscando nichos en Latinoamérica debe ser tarea del Ministerio de Industria y Comercio y un propósito nacional. De algo tiene que servirnos el triunfo del chavismo y sus 18 años en el poder.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Fernando Prado