Publicidad
José Roberto Acosta 5 Oct 2012 - 11:00 pm

¿En qué invertir?

José Roberto Acosta

Tasas de interés apenas por encima de la inflación; acciones volátiles y en terreno perdedor; finca raíz recalentada y un dólar sin fuerza, dificultan la toma de riesgos financieros en nuestros mercados.

Por: José Roberto Acosta

Como lo anticipamos en esta misma columna el pasado 14 de julio, los títulos de deuda pública TES han llegado a una tasa de rendimiento cercana al 6% anual con vencimiento al año 2024. Lo anterior significa que, por cien millones invertidos, se tendría intereses de medio millón al mes. Y aunque este resultado pareciera desestimular el ahorro, en la práctica sucede todo lo contrario, pues ahora se necesita un mayor acervo de capital para vivir de la renta, tal como pasa en el Japón, donde con intereses cercanos al cero, cada individuo debe ahorrar al máximo en su vida productiva para poder sobrevivir después, gastando dicho ahorro.

La finca raíz está tan costosa, que el rendimiento por arrendamiento difícilmente llega al 5% anual sobre el valor comercial del inmueble. Y si en la reforma tributaria prospera la eliminación del beneficio por aportes a las cuentas AFC, la reducción de ese flujo comprador tendría efecto adverso sobre los precios del mercado.

El dólar definitivamente no tiene como subir. Al anuncio de la Reserva Federal de mantener las tasas de interés cerca de cero hasta el año 2015, se suman a una ola de emisión sin precedentes que tiene como objetivo la debilidad del dólar para mejorar la creación de puestos de trabajo en el coloso del norte.

Quedarían las acciones, que en Colombia han estado castigadas por una permanente volatilidad desde hace seis años, cuando el índice la Bolsa tocó los 15.000 puntos. Por rentabilidad de dividendos el promedio esta en el 2.8% anual, con interesantes opciones hasta del 4% anual, pero con la posibilidad de que una reducción de la demanda interna privada y las políticas de austeridad mundiales, mermen los futuros márgenes de ganancia empresariales.

Me quedo con las acciones. La amplia liquidez, las bajas tasas de interés de largo plazo y un mercado inmobiliario amenazado, dejan a la inversión en empresas como la alternativa más interesante actualmente. Solo cabría recordar que en el caso japonés hace quince años sucedió igual, pero las acciones no fueron.

  • 0
  • 10
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

  • Colombiano presentó una de las mejores tesis de maestría del mundo
  • Bogotá Sep 7 - 11:28 am

    Las pruebas de Sergio

    Las pruebas de Sergio
  • El conmovedor abrazo de una leona a su antiguo cuidador
10
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

franciazulu

Sab, 06/22/2013 - 09:07
A que no se han dado cuenta de que todas las fechas de emisión de los artículos publicados hoy de los columnistas de El Espectador son del año pasado? Se les fueron las luces !!!
Opinión por:

diskutert

Sab, 06/22/2013 - 07:46
Aun me pregunto que pasa con la columna de Acosta. No se si se han percatado, pero esta columna es Octubre del 2012.
Opinión por:

ccdc

Lun, 10/08/2012 - 14:52
En le siglo XXI el único buen negocio es comprar un banco. Mi problema es que me faltan 5 centavitos...
Opinión por:

-shemp-bmx

Sab, 10/06/2012 - 19:10
Esa es la segunda clave de una economía: La inversión. No solo se trata de gastar para dinamizarla, sino que los ciudadanos inviertan para que se genere valor, que redunde en más consumo o más ahorro o más beneficios. La plata quieta, estancada es perjudicial para la economía; el ciudadano indiferente a la posibilidad de beneficiarse es también perjudicial para la economía.
Opinión por:

abcabc

Sab, 10/06/2012 - 19:06
Evidentemente la finca raiz ya no es negocio.
Opinión por:

Xavierten

Sab, 10/06/2012 - 12:36
Muy buena columna. Aunque prefiero seguir ahorrando.
Opinión por:

REFORMADOR2011

Sab, 10/06/2012 - 09:00
...estoy de acuerdo con sus teorías Doctor Acosta; la mejor herramienta de inversión son las acciones... pero, por la misma volatilidad que usted menciona, el negocio ideal debe ser el e-trading para negociar a cortísimo plazo... se deben escoger acciones sólidas, que basadas en un modelo estadístico, muestren un comportamiento previsible y de alta rotación; que los soportes y las resistencias estén cantadas; se les debe realizar un monitoreo a diario, casi que minuto a minuto... y se debe escoger una firma comisionista de calidad y con precios asequibles; Bolsa y Renta por ejemplo... ah, y gracias por su extraordinaria columna Doctor Acosta...
Opinión por:

REFORMADOR2011

Sab, 10/06/2012 - 09:00
...estoy de acuerdo con sus teorías Doctor Acosta; la mejor herramienta de inversión son las acciones... pero, por la misma volatilidad que usted menciona, el negocio ideal debe ser el e-trading para negociar a cortísimo plazo... se deben escoger acciones sólidas, que basadas en un modelo estadístico, muestren un comportamiento previsible y de alta rotación; que los soportes y las resistencias estén cantadas; se les debe realizar un monitoreo a diario, casi que minuto a minuto... y se debe escoger una firma comisionista de calidad y con precios asequibles; Bolsa y Renta por ejemplo... ah, y gracias por su extraordinaria columna Doctor Acosta...
Opinión por:

jinetepaisa

Sab, 10/06/2012 - 07:02
José Roberto, con todo respeto pregunto: Para que sirven invertir en TES, en AFC, en acciones, en propiedades, en rentas, en ahorros, en ganado, en agricultura, en comercio, en industria, si detrás de ellos están los políticos, la DIAN y sus bancos. Te esfuerzas por 3 o 5 años y terminas quebrado, y ellos sonrientes y barrigones
Opinión por:

Boyancio

Sab, 10/06/2012 - 06:43
La política sigue siendo la mejor inversión, hoy, antes que haya lugar un resultado favorable y las negociaciones con la insurgencia desmonten los privilegios y canongías. Señor, tú que dices que te la sabes todas, dadnos más que sea, otra oportunidad, pues la que nos distes en antes, la perdimos jugando dominó.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio