Publicidad
Santiago Montenegro 3 Mar 2013 - 11:00 pm

Junguito se retira

Santiago Montenegro

Por: Santiago Montenegro
  • 75Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/junguito-se-retira-columna-408074
    http://tinyurl.com/d3ydcef
  • 0
insertar

SI CARLOS LLERAS RESTREPO FUE el más economista de los políticos colombianos, Roberto Junguito ha sido el más político de los economistas. Durante unos 40 años Junguito ha sido no sólo uno de los economistas más destacados, sino una de las figuras públicas más influyentes. Economista de los Andes, con estudios doctorales en Princeton, fue el segundo director de Fedesarrollo. Como dirigente fue presidente del gremio de los exportadores de café, Asoexport; de la Sociedad de Agricultores, la SAC, y de Fasecolda, el gremio de los aseguradores. Como servidor público fue director de estudios agrarios del DNP, ministro de Agricultura y de Hacienda en el gobierno de Belisario Betancur, miembro de la junta directiva del Banco de la República y, otra vez, ministro de Hacienda en el primer gobierno de Uribe. Vivió en Londres, como representante de la Federación de Cafeteros, y en Washington, como director alterno por Colombia en el FMI. También fue embajador en Bruselas y en París.

Como investigador ha escrito trabajos importantes en demografía, macroeconomía, historia económica y economía agraria, con especial referencia en el tema cafetero. Pero sus más grandes contribuciones las realizó como ministro de Hacienda, cuando fue llamado a enfrentar dos crisis macroeconómicas de grandes proporciones. La primera, a mediados de los ochenta, cuando, con el coletazo de la crisis de la deuda Latinoamericana, Colombia estuvo a punto de una suspensión de pagos. Y, en el primer gobierno de Uribe, cuando recibió una economía con un spread de la deuda por encima de los mil puntos básicos, un déficit fiscal de un 6% del PIB y una tasa de desempleo del 17%. Reacio a quedarse sentado para calentar el puesto, en las dos ocasiones, tan pronto estabilizó la economía, renunció y se fue.

En un momento en que se menosprecia el papel de los partidos y de los políticos, quiero resaltar el apego y la disciplina permanente de Junguito a su partido, el Conservador. A través del partido conoció la diversidad del país, su gente y sus regiones, y no me cabe duda de que, gracias a militantes como Junguito, el Partido Conservador se modernizó y abandonó viejos extremismos y sectarismos. Consentido de Álvaro Gómez y cercano a todos los expresidentes y políticos conservadores, es un misterio por qué, gustándole tanto la política, no dio el paso siguiente lanzándose como candidato a un cargo de elección popular. Porque, además de una mente privilegiada y gran preparación académica, pocos le igualan en lo que modernamente se define como inteligencia emocional. De un humor sagaz, puede resultar también intimidante para quienes se encuentran en el extremo opuesto de un argumento económico. Pero defiende a capa y espada a sus amigos y colaboradores, a quienes apoya y promueve para siempre, especialmente si son de ideas conservadoras. Al cumplir una nueva década de vida, Roberto Junguito ha decidido dejar Fasecolda para dedicarse a escribir sus memorias. Quizá lo haga pronto porque muy pocos podrían hacer una reflexión mejor de la historia de Colombia del último medio siglo. Pero no debemos extrañarnos de que, en este país de aluvión, sujeto a dramas recurrentes, el más político de los economistas sea llamado, en cualquier momento, a cumplir con nuevas obligaciones.

 

  • Santiago Montenegro | Elespectador.com

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 10
  • Enviar
  • Imprimir
10
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Eduardo Saenz Rovner.

Lun, 03/04/2013 - 18:52
¿Y se puede saber si se pensionó decentemente con prima media? En ese caso, ¿cuál sería el supuesto "subsidio? Por último, si tiene "estudios doctorales en Princeton", quiere decir que nunca terminó su Ph.D. ¡Valiente tecnocracia colombiana!. En Estados Unidos semejantes genios fracasan académicamente; en Colombia pertenecen al SEM (Sociedad de Elogios Mutuos -ojalá, Servicio de Erradicación de la Malaria).
Opinión por:

Germinación

Lun, 03/04/2013 - 12:41
¡Qué asco de escrito! Soplapollas Montenegro, hijo bastardo del gran Sur tiene una lengua tan larga que cuando muera enterrarán su lengua en cajón aparte: elogios de este pelafustán iguales a éste, abundan en su prontuario. Y casi siempre se trata de personajes nefastos (como J. L. Londoño)... Hoy se ocupa de Junguito. ¿Y qué tal el elogio del conservadurismo uniandino? Ser godo, en este país, no es un honor, es una mancha: uniandinos godos son Mauricio Dragacol Cárdenas, Andrés Pincher Arias, Juan Carlos Saludcoop Echeverri.... ¿seguimos o dejamos así?
Opinión por:

alpacino

Lun, 03/04/2013 - 12:39
no me parece que entre economistas nos halaguemos de semejante forma.........junguito ha sido un buen economista....pero tampoco para REDIMENSIONARLO como lo propone el columnista......suena muy lambon...que feo!!!
Opinión por:

Marmota Perezosa

Lun, 03/04/2013 - 11:58
Dr Santiago : por qué dejó por fuera a nuestro London School of Economics ??????????????
Opinión por:

cuchuflo

Lun, 03/04/2013 - 10:54
El roscograma de los viejos economistas andinos se manifiesta también en las sociedades del mutuo elogio. Yo te nombro, tu me nombras; yo te elogio, tú me elogias; etc, etc.
Opinión por:

anton chigurn

Lun, 03/04/2013 - 10:28
De aquí en adelante, muy difícil le resultará a Montenegro, Santiago, volver a salir a la calle... y, sobre todo, liberarse del peso de tan gratuito panegírico. Hubiera sido un poco menos indigno, haber citado a Junguito, Roberto, en una cafetería para, en un plano de mayor intimidad, confesarle su almibarada admiración. Así el dulce se habría reducido a la cantidad que nunca debió sobrepasar: dos tazas. De café, chocolate o té, la verdad poco importa. Ahora, sólo queda que Junguito, haciendo eco de tan apasionada lagartería, le confíe a Montenegro el prólogo de sus "Memorias": las de un godo dizque "el más político de los economistas". Y, acaso, en tiempos neoliberales, ¿qué economista no es político? En suma, creo que quien se retira es otro: a sus aposentos, lejos del mundanal ruido...
Opinión por:

rixator

Lun, 03/04/2013 - 09:53
Qué pensará su mamá de ver el hijo tan lambón que tiene?
Opinión por:

Tio Chavez MacPato

Lun, 03/04/2013 - 09:05
que ego el de estos economistas...de verdad da risa como se elogian entre ellos por los puestos que han ocupado.
Opinión por:

karmakoma

Lun, 03/04/2013 - 07:45
¡Cuanta autocomplacencia hay en estos párrafos!
Opinión por:

luispuyana

Lun, 03/04/2013 - 02:41
LA SOCIEDAD DEL MUTUO ELOGIO ENTRE NEOLIBERALES. Claró que eso de refundar lo público con lo privado ha sido la especialidad de los neoliberales, en lo que como nos dice los hechos, siempre pierden los cafeteros y gana la Federacion bien divorciado con los pequeños y medianos productores, Entre el columnista y junguito NO hay remordimiento de conciencia al ser neto neoliberales y brillan es por eso, mientra esos remordimientos si los tiene Salomón Kalmanovitz, que a veces acepta y hasta denuncia que las Multinacionales destruyen el medio ambiente y causan problemas de salud entre los trabajadores. Hoy por ejemplo nos DICE QUE LO DE LOS AGROCOMBUSTIBLES EL ESTADO ENTREGA ENORMES SUBSIDIOS y acepta que hay contaminacación de las tierras con esa Palma que cultivan en grandes extensiones tierr
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio