Publicidad
Mauricio García Villegas 23 Nov 2012 - 11:00 pm

Justicia de bolsillo

Mauricio García Villegas

En caso de conflicto entre el derecho y la justicia, ¿qué debe primar? Desde la Grecia clásica se viene debatiendo eso. Hay quienes dicen que prima la justicia porque ella representa un valor universal. Otros sostienen que no, que lo que prima es el derecho, porque la idea de justicia es cambiante.

Por: Mauricio García Villegas
  • 266Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/justicia-de-bolsillo-columna-388833
    http://tinyurl.com/avcdqje
  • 0

Este debate ha producido tantas bibliotecas como guerras. Pero desde hace por lo menos un siglo hay una solución intermedia que ha calmado los ánimos. Ella consiste en incorporar al derecho (a la constitución) los valores universales básicos y, a partir de allí, negar la posibilidad de que alguien, invocando razones de justicia, desobedezca la ley. Este consenso representa un avance humanista y civilizatorio en la historia universal.

¿Qué tanto hemos incorporado ese avance en Colombia? Es verdad que aquí tenemos una tradición jurídica respetable, que ha prevalecido en muchos momentos difíciles de la historia nacional; pero estamos lejos de ser ese país modelo de legalidad que pretenden mostrar nuestros gobernantes y diplomáticos. El exministro Fernando Cepeda dijo esta semana que Colombia era una “potencia moral” en el mundo, por su respeto al derecho. No lo creo; en el ranking mundial de la legalidad estamos situados, como en tantas otras cosas, de la mitad para abajo.

Entre nosotros la tradición legalista compite con la vieja tradición colonial del “se obedece pero no se cumple”, como lo dice Jorge O. Melo en su columna de hace un par de semanas. Aquí desobedecemos cuando no nos conviene; y para aliviar la mala conciencia de incumplidores que ello nos produce, transformamos las razones de conveniencia en razones de justicia. La nuestra no es la justicia universal de los Derechos Humanos, sino la justicia mundana de nuestra contabilidad de costos y beneficios. Una justicia de bolsillo, con la que vamos por el mundo juzgando leyes como si fuéramos cortes supremas ambulantes.

Voy a ponerle un nombre a esa manera de entender el derecho. Es un nombre complicado, les advierto, pero refleja bien nuestra manera astuta y enmarañada de razonar; la voy a llamar “cultura de la validez condicional del derecho por razones de justicia de bolsillo”. Los gobernantes son los primeros en difundir esta cultura. Y con ellos vienen los ciudadanos, que hacen lo propio, respaldados como están, en el ejemplo de los que mandan.

No tengo que ir a la colonia para ilustrar lo que digo. Lo puedo mostrar con dos ejemplos actuales.

El primero es el posible desacato, por parte del Gobierno, de la decisión tomada por la Corte Internacional de La Haya sobre nuestra disputa territorial con Nicaragua. Con lo fácil que es aquí avivar el nacionalismo barato, no dudo de que el desacato le resultaría políticamente rentable al Gobierno. Pero me temo que pagaríamos un precio muy alto por el deterioro (¿más?) de la imagen que tiene Colombia en el exterior. Así las cosas, no solo perderíamos el mar (que ya perdimos), sino también la reputación que nos queda de país legal. Y eso, en el mundo de hoy, vale mucho.

El segundo hecho es la reelección del procurador, el martes próximo en el Congreso. Todo indica que Ordóñez, un personaje moralmente inescrupuloso, que no solo se ha valido de las peores prácticas clientelistas para mantener su enorme poder político, sino que, paradójicamente, invoca la moral y la justicia divina para violar la Constitución, se saldrá una vez más con la suya.

Viendo cómo aquí cada cual acomoda la ley a su justicia (de bolsillo) pienso en Bolívar cuando dijo que cada colombiano es un país, y peor aún, un país enemigo.

 

  • 23
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • TransMilenio autorizó recarga de todas las tarjetas del sistema en red del SITP
  • Julio Grondona fue internado de urgencia por un problemas cardiaco

Lo más compartido

  • Entre lágrimas se despidió David Ospina del Niza francés
  • "En mi nombre no, por favor"
  • El día que Jean-Claude Van Damme decidió bailar el 'Ras tas tas'
23
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

doloresthomas

Lun, 11/26/2012 - 03:53
El final es DEMOLEDOR. No en vano se ganó el Simón Bolívar, este columnista. Salva los Sábados para El Espectador.
Opinión por:

razare

Sab, 11/24/2012 - 20:45
Qué excelente columna, señor García Villegas. Esos dos claros ejemplos que usted anota para señalar la manera amañada como en este país se interpreta el derecho -nacional e internacional-, no admiten discusión. Pero en el campo nacional es más preocupante el caso del Procurador porque nunca antes se había visto un comportamiento tan inmoral y deshonesto como el de "Monseñor Ordoñez"; no tiene precedentes, y lo grave es que su propia familia lo apoya. Eso causa vergüenza a todos los niveles y quien quedará más mal que el pueblo colombiano, como cosa rara, será el Congreso de la república. Y anoto esto porque respecto del primero seguramente que el mismo presidente tomará una reacción sensata. Ojalá la ciudadanía, a través de la redes sociales, rechace esa asquerosa reelección.
Opinión por:

Joselau

Sab, 11/24/2012 - 19:01
Los estados fallidos, no los respetan mucho menos éstos respetan, están en manos de mandaderos de la clase alta, la más baja.
Opinión por:

Enzo Mountain

Sab, 11/24/2012 - 17:23
"Estado que no respeta sus deberes de Estado ante la ley de la comunidad mundial ni a las obligaciones del derecho internacional, el Estado que escarnece el derecho y se mofa del Estado de derecho: Estado canalla". J. Derrida
Opinión por:

suesse

Sab, 11/24/2012 - 14:52
Columna valiosa, como para integrarla en la descripción de quienes somos realmente. Aquí, todo "depende de": de quien lo ordene, de a quien favorezca, de a quien convenga, de a quien se aplique, de quien pague, de quien compra, de quien vende. Y no solo lo legal. Miremos en otros aspectos, esos sí claramente "morales" per se, y veremos que en general, el "mono sabe en que palo trepa". Punto.
Opinión por:

Alejandro Vélez

Sab, 11/24/2012 - 14:22
Y cómo se nos desinfló la canciller en esta coyuntura. "Yo no dije que Colombia no iba a acatar el fallo. Dije que hay que estudiarlo profundamente". ¿Qué es eso? Se acude ante los tribunales para resolver un conflicto y luego se envía a la opinión pública un mensaje ambiguo según el cual la Corte falla y Colombia decide si acata o no. ¿Así es la cosa? Más claro Uribe que no dio rodeos y tomó su clásica posición: todo lo que sirve a mis intereses es bueno, todo lo que está en contra de ellos es malo. Punto. Por lo tanto, no acepto el fallo. Si hubiera sido a favor, lo defendería y argumentaría que obliga a las dos partes, sin derecho a réplica. Esa doble moral uribista parece común a Santos y a Uribe. Lo que cambia es la forma de decirlo. Y el pretexto: amor a la patria, nacionalismo. Ja.
Opinión por:

Alejandro Vélez

Sab, 11/24/2012 - 14:12
Mauricio García: faltaría un párrafo para mostrar por qué en el caso del fallo reciente sobre el diferendo limítrofe con Nicaragua, el derecho entra en conflicto con la justicia, ya que fue eso, supongo, lo que dio pie a su reflexión en esta columna. A menos que su respuesta sea que la posición de Colombia ante el fallo de la Corte es un ejemplo de "cultura de la validez condicional del derecho por razones de justicia de bolsillo". Yo estaría de acuerdo.
Opinión por:

lioberguer

Sab, 11/24/2012 - 13:20
Su artículo me parece acertado que describe descarnadamente nuestra situación actual. Tratamos de acomodar la ley a nuestras propias conveniencias, empezando por quienes deberían ser los guardianes de esos principios que rigen nuestras relaciones sociales. Cuando las altas Cortes están integradas por personas inescrupulosas, personajes como Ordoñez seguirán teniendo éxito dentro de esta estructura corrupta, que cuenta con la indeferencia del resto de la población. Toma mucho sentido la frase del Chapulín Colorado: " ¿Ahora quién podrá defendernos?"
Opinión por:

razare

Sab, 11/24/2012 - 20:52
lioberguer. Totalmente de acuerdo con usted. Y no sólo lo del corrupto y deshonesto Procurador produce preocupación, sino la forma como se vienen integrando las altas Cortes -que se han ido degradando- y el Congreso que ha sido lastimoso EJEMPLO de corrupción, clintelismo y politiquería. A mi, como simple ciudadano, me daría vergüenza -en caso de serlo, claro está- decir que soy congresista, diputado o concejal. Estos cargos y muchos otros del ejecutivo y del legislativo son sinónimo de delincuencia.
Opinión por:

jaramo

Sab, 11/24/2012 - 11:10
De lo particular a lo universal, en nuestro lenguaje, no hay más que un paso. Y con lo universal engañamos a los particulares. De la "Colombia" potencia moral, tenemos que darnos cuanta deque deberíamos estar hablando de los colombianos. Esa "Colombia" no existe, existe en el universal que no es más que un ser de razón, pero con eso engañamos a todo el mundo y seguimos siendo los rufianes de siempre desde cualquier expresidencia con toda la "Patria". Bien clarito se ve en unas ideologías que quedaron bien claras en esta semana que pasó: la niñita perdedora, la de las gafitas, la que está en campaña, habla de que a ella le importa "Bogotá" y al alcalde, elegido por voto popular, que merece respeto y que es regañado por una consejera de otro funcionario distinto a él, habla de "los bogotanos
Opinión por:

Boyancio

Sab, 11/24/2012 - 09:58
¿Por qué, Mona de los controles fiscales, no le dices a la majá doliente lo que costó en billete la defensa perdida ante la CIJ, y lo que cuesta mover tres fragatas, un acorazado, dos patrulleras y un planchón para el despegue de helicopteros y aviones de la patrulla área?me dicen que con ese billete le hubieran podido arreglar el nadao a los pescadores artesanales a 82 millas a la redonda. Si mis cuentas no me fallan, estamos hablando en pesos de hoy, en un jurgo y medio almud.
Opinión por:

otrofalsopositivo

Sab, 11/24/2012 - 09:46
ay...a! Q se haya hallado alla en la Haya lo q se haya ido a hallar.
Opinión por:

chiqueomocha

Sab, 11/24/2012 - 09:01
Brillante.
Opinión por:

despierta

Sab, 11/24/2012 - 08:16
Quisiera saber donde queda esa Colombia "Potencia Moral" de la que habla el ministro? Esta afirmación revela o que él no sabe que es la moralidad o que vive en otro pais como la mayoria de nuestros gobernante, ya que lo que es evidente es que aqui prima la moral del reelecto procurador quien se ha valido de su poder,de la nomina y la amenaza no expresada para reelegirse por los siglos de los siglos. Amen
Opinión por:

suesse

Sab, 11/24/2012 - 14:55
Esos son los riesgos de escuchar tanto ese dicho que ya es parte del ideario (bestiario?) criollo, de que lo "legal" es igual a lo "moral". Cómo es de estrecha y maleable nuestra ética, poque si todo puede ser susceptible de ser acondicionado a ser "legal",...imagínese el "caucho" en que vivimos! Un pueblo donde todo "depende de", hasta lo moral, y todo es susceptible de ser "legalizado", por conveniencia, aun la destrucción propia, se merece todo lo que le pasa.
Opinión por:

Eduardo Saenz Rovner.

Sab, 11/24/2012 - 11:20
Ante la frase de Echandía (no de Cepeda), "Colombia, potencia moral", Caballero escribió hace unos años: "ni potencia, ni moral". Y por supuesto la descripción de Caballero le aplica a los políticos y empresarios, pero también a cientos de miles de colombianos, sino más, que se involucraron en las diversas variaciones de la economía del crimen (el narcotráfico, únicamente es una de ellas) desde hace muchas décadas.
Opinión por:

JaimeCam

Sab, 11/24/2012 - 08:08
Este puntico es donde radican todos nuestros problemas. En el caso del procurador hay un círculo vicioso, pues su corruptela genera degeneración de lo público, desgreño administrativo y desfalco del erario, conduciendo a falta de oportunidades de la juventud y una enorme desorientación, generando entre una de las muchas consecuencias, abortos, lo que el procurador dice combatir y para lo que se ha hecho reelegir.
Opinión por:

Boyancio

Sab, 11/24/2012 - 04:48
Vea usté, sumercé, con lo que se viene. Como dice la canción que arrulló mi hamaca: ¡ay cosita linda mamá! Por eso, por lo que dice en estre escrito, es que se ve que el conversao de la Habana, según el enano, será pura mierda, namá. Pues solo su justicia es buena para la patria billetal, y así las cosas, para codejar a sus hijitos en buen pasto, y la maja que se joda con mayúscula en alebrestado ambiente.
Opinión por:

chiqueomocha

Sab, 11/24/2012 - 09:04
Oiga, pero a usté como que le hizo daño el merecumbé. Un abrazo.
Opinión por:

Eduardo Saenz Rovner.

Sab, 11/24/2012 - 00:27
Lo de Colombia como "potencia moral" no es del orgánico Cepeda; es de Darío Echandía. En cuanto al otro orgánico (Melo), que nos cuente sobre su paso como representante de Álvaro Uribe en el Consejo Superior de la Universidad Nacional.
Opinión por:

Eduardo Saenz Rovner.

Sab, 11/24/2012 - 11:15
Gonzalvo: No le tengo ninguna enviadia a Melo quien nunca ha producido un trabajo monográfico de investigación histórica, fracasó en el posgrado (Y esas credenciales y logros, así le choque, las tengo de sobra). Sencillamente Melo es un intelectual orgánico del Establecimiento quen desde diferentes posiciones, incluyendo el Consejo de la Superior de la UN, aprovechó para perseguir a quien no piensa como él. Ahora bien si la libertad de expresión le parece "cansona" a usted, pues estaríamos ante otro colombiano cortesano del poder, otro clon à la Melo.
Opinión por:

Gonzalvo

Sab, 11/24/2012 - 07:20
Los problemas personales, parecen que de envidia , con el señor Melo, se ventilan en privado , no en estos foros , hasta cansón se volvió con la recurrencia a ese tema .
Opinión por:

fmt

Vie, 11/23/2012 - 23:41
Eso Aplica para el asuntico de LA HAYA?
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio