Nicholas D. Kristof 18 Mar 2012 - 1:00 am

Kony 2012: video viral, cruento caudillo

Nicholas D. Kristof

Me gustaría agradecer a los realizadores del video Kony 2012 por acosarme para que escribiera sobre Joseph Kony. Con aproximadamente 100 millones de visitas, actualmente es uno de los videos más virales de todos los tiempos.

Por: Nicholas D. Kristof
  • 59Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/kony-2012-video-viral-cruento-caudillo-columna-332925
    http://www.elespectador.com/opinion/kony-2012-video-viral-cruento-caudillo-columna-332925
  • 0
insertar

Mi punto de partida es un “bravo” a los realizadores fílmicos por darles impulso temporal a los jóvenes estadounidenses para que desviaran la mirada de sus iphones y buscaran marcar una diferencia para pobladores en África Central que siguen siendo asesinados, violados y mutilados por Kony y su Ejército de Resistencia del Señor. Tan solo en los últimos dos meses, el Ejército de Resistencia del Señor ha montado 20 ataques sorpresivos solamente en el Congo.

Sin embargo, nadie pelea con mayor perversidad que los humanitarios, así que se ha dado una serie de ataques sobre el video. Permítanme tratar de abordar una parte de las críticas.

Dejen que los africanos resuelvan sus propios problemas. Es neocolonialista que los estadounidenses piensen que pueden resolver los problemas congoleños, cuando ni siquiera pueden resolver sus propios problemas. Este es tan solo un ejemplo más de imperialismo de la “pesada responsabilidad del hombre blanco”.

Cuando un caudillo sigue matando y torturando a lo largo de un tramo del Congo y la República Centroafricana, esa no es la pesada responsabilidad del hombre blanco. Es una pesada responsabilidad humana.

En lo personal, es repugnante sugerir que la compasión debería parar en una frontera nacional o en una línea de color. Nos une una humanidad compartida, sin consideración al color de nuestra piel. O del pasaporte.

El tema es complicado, en formas que no saltan a la vista en un engañoso video. Por ejemplo, el video no deja en claro que Kony ya no es una amenaza en Uganda.

El video no contiene errores, pero sí simplifica las cosas enormemente a fin de mantener la atención. La complejidad es, pues, complicada; ha sido una de las principales excusas para la inacción durante atrocidades: durante el genocidio armenio, durante el Holocausto, durante Ruanda, durante la matanza bosnia. Cada episodio fue verdaderamente complicado, pero, en retrospectiva, permitimos que el matiz nos paralizara.

Es cierto que las fuerzas de Kony están reducidas y ya no son un peligro en Uganda, pero él sigue siendo una amenaza en el Congo, la República Centroafricana y el sur de Sudán. Esos son barrios bravos —me han tenido encañonado en la República Centroafricana y he sido perseguido a través de la jungla congoleña por un caudillo cuyas matanzas interrumpí— que rara vez captan atención y son poco comprendidos. Sí, el video pasa por alto detalles, pero ha dejado más informada a la población estadounidense. El año pasado, Rush Limbaugh defendió al Ejército de Resistencia del Señor porque sonaba piadoso.

Los niños estadounidenses que se preocupan por Kony no logran nada. El video promueve gestos para sentirse bien —¡usen un brazalete!—, que enriquecen a una organización de ayuda que no hace nada, pero no tiene beneficio alguno en las selvas de África central.

Es cierto que la indignación entre los estadounidenses no detendrá por sí sola a Kony. Sin embargo, he aprendido con el paso de los años que la atención pública puede crear un ambiente en el cual las soluciones sean más probables.

La indignación popular en torno a las atrocidades serbias en los Balcanes con el tiempo llevó a que la administración Clinton protegiera Kosovo y se forjara el acuerdo de paz de Dayton. La guerra civil de Sudán mató a millones durante medio siglo de manera intermitente, hasta que la indignación popular —mayormente entre cristianos evangélicos— impulsó al presidente George W. Bush a pugnar exitosamente por un acuerdo de paz en 2005.

Le pregunté a Anthony Lake, actualmente director ejecutivo de Unicef, quien fuera el asesor de seguridad nacional de Clinton durante el genocidio ruandés de 1994, si un video viral sobre Ruanda habría marcado una diferencia en esa época. “La respuesta es sí”, dijo. Sugirió que este tipo de atención pública también habría ayudado a salvar más vidas en Darfur y el beligerante oriente del Congo.

En 1999, quien fuera en esa época la secretaria de Estado estadounidense, Madeleine Albright, efectuó una breve visita a Sierra Leona, destrozada por la guerra, y fue fotografiada con una niña de tres años de edad cuyo brazo derecho había sido mutilado. La fotografía, que circuló ampliamente, contribuyó a darles impulso a potencias exteriores para aplastar a las milicias. Sierra Leona está en paz actualmente y esa niña está estudiando en Estados Unidos.

Le pregunté a Albright, quien más adelante encabezó una fuerza de tarea sobre la prevención del genocidio, qué pensaba del vídeo de Kony. “Arrojar una luz hace una gran diferencia”, dijo, agregando que las perspectivas de Kony probablemente sean menos buenas ahora que antes de la divulgación del video.

En pocas palabras, un hombre joven dedica nueve años de su vida a combatir asesinato, violación y mutilación, produce un video que se vuelve viral y les da impulso mayormente a jóvenes estadounidenses para mostrar preocupación por pobladores necesitados en el extranjero, ¿y es vilipendiado?

Yo no sé si esta iniciativa va a marcar una diferencia. Sin embargo, si yo fuera un poblador congoleño, les daría la bienvenida a estos inciertos esfuerzos por encima del desdeñoso desprecio de cínicos de café que no hacen nada.

~~~

Me deleita anunciar al ganador de mi concurso “Gane un viaje 2012”: Jordan Schermerhorn, estudiante de ingeniería en la Universidad Rice, que nunca ha salido de Estados Unidos. Una de las posibilidades para nuestro viaje es Malaui, pero se aceptan sugerencias. Para mayor información, visiten mi blog en: nytimes.com/ontheground.

 

 

*Columnista de ‘The New York Times’, dos veces ganador del Premio Pulitzer.

© 2012 New York Times News Service

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 10
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Físicos analizaron la mejor forma de cortarse las uñas
  • OMS convoca nuevamente a comité de emergencia por ébola
  • UE impone multa a JP Morgan de 61 millones de euros por manipulación de tasa Libor

Lo más compartido

  • Isabella, la niña que descrestó con su 'Flaca' en La Voz Kids
  • Cargar el celular al lado de la cama mientras se está durmiendo engorda
  • Atlas científico de relaciones sexuales
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio