Por: Antonio Casale

La casa de James

Invitado por la Bundesliga, asistí a la Supercopa alemana que ganó el Bayern Múnich desde el punto penal al Dortmund de visita.

Pude conocer de primera mano los factores que hacen de la Bundesliga uno de los torneos más importantes del mundo. Alemania, la nueva casa de James, es particular.

En la Bundesliga no se ve la danza de los millones de Inglaterra, el PSG o el Real Madrid. Ellos le apuestan a producir su espectáculo en casa. Total, los alemanes no son los más divertidos, pero sin duda sí son los más organizados.

Para el 65 % de la población, la Bundesliga es importante en sus vidas porque consideran que es un elemento que los une en sus diferencias. Las entradas más baratas en promedio (14 euros) de las grandes ligas europeas se encuentran en Alemania. En Inglaterra cuestan 39. Cuentan con el mejor promedio de asistencia, cercano a los 40.000 espectadores por partido, de cualquier campeonato en Europa. Ir a fútbol es un plan familiar por excelencia, una experiencia que incluye museos deportivos, tiendas especializadas, guarderías para niños y restaurantes para todos los presupuestos en los estadios.

En lo que tiene que ver con el fútbol, prefieren invertir su dinero en la formación de jugadores que en traer grandes estrellas. Para la temporada 2016-2017 desembolsaron 120 millones de euros en el fortalecimiento de las academias. Cada equipo tiene la obligación —hay auditoría por parte de la Bundesliga— de trabajar en este aspecto pensando en el objetivo común, que son las selecciones nacionales. Es por eso que en el torneo local juegan 13 campeones vigentes del mundo y prácticamente toda la selección que acaba de ganar el europeo sub-21 y la Copa de las Confederaciones. Tienen el promedio de edad más bajo de toda Europa, con 25,4 años por jugador. Además, el espectáculo está asegurado. En los últimos 25 años este ha sido el torneo con el promedio de gol más alto: 2,87 por partido.

A los alemanes no les gusta perder, pero no convierten en tragedia la derrota. El equipo con menos margen de error es el Bayern Múnich. Sin embargo, la prensa teutona es un remanso de paz comparada con la española o la suramericana a la hora de castigar las actuaciones en un campo de fútbol.

El mundo del balón en Alemania gira en torno a James. La expectativa por su llegada es enorme. Nadie pone en duda sus cualidades y el reto es demostrarle que en el equipo bávaro están todas las condiciones para que triunfe. Quieren ver al 10 que deslumbró al mundo en Brasil y no dudan de ello.

Alemania es el lugar perfecto para que James encuentre la tranquilidad que necesita para dedicarse a lo que mejor sabe hacer: jugar al fútbol.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Antonio Casale