Por: Yohir Akerman

La secta sectaria

El famoso pastor cartagenero Miguel Arrázola sale de una polémica para meterse en otra. El líder de la iglesia cristiana “Ríos de Vida” es recordado por amenazar de muerte a periodistas desde su púlpito y conseguir donaciones para su congregación con frases amedrentadoras hacia sus feligreses.

Pero fuera de eso, es también famoso por ser uno de los líderes y voceros que tuvo la campaña del No al plebiscito y en general toda la oposición a la paz con las Farc. (Ver Ríos de dinero).

De pronto por eso, el pastor Arrázola ahora quiere meterse de lleno en la política y no hay mejor manera para hacerlo que con mentiras y relaciones complejas.

Me explico.

El miércoles 24 de mayo se dio una reunión en Bogotá para juntar varios sectores del cristianismo con el fin de prepararse para las elecciones del 2018. Después de la reunión, el pastor Arrázola le envió un mensaje por chat a la pastora Lyda Elena Arias de García para invitarla a que se uniera a este esfuerzo.

Arrázola le dijo lo siguiente a la pastora: “Hola Lyda te habla Miguel. Te mando un saludo de aquí de Bogotá. Estamos reunidos la mesa convocante, el Pastor Eduardo, John Milton, Rusvelt, Héctor Pardo, Ricardo Arias, Viviane Morales (…) y hoy se conformó el Consejo de Ilustres que va a dar las directrices a un comité ejecutivo sobre cómo enfrentar al país al 2018 en las elecciones (…) me tomé la libertad, y creo que no es libertad, es una responsabilidad mía, de meterte como parte de las 24 personas que harán parte del Consejo de Ilustres del país con Marcela MacMillan, Viviane, Héctor Pardo, Eduardo Caña, en fin, Farid Larrahondo y todos los presidentes de nominaciones y asociaciones”. (Oír audio de Arrázola).

Vamos por partes.

La señora Lyda de García es la pastora de la iglesia Castillo de Oración y Milagros, ubicada en Cartagena, y ha estado envuelta en varios escándalos por cuenta de unos negocios familiares.

Ella diría que el que esté libre de pecado que tire la primera piedra y en su caso algunas piedras lloverían. Su hijo, el señor Diego García Arias, fue recientemente capturado por las autoridades en la ciudad de Barranquilla y podría ser extraditado a España por acusaciones serias de pagos de sobornos a políticos de la región.

Antes de su captura el joven empresario les traspasó a sus padres varias propiedades en Cartagena y Barranquilla en sombrías operaciones contractuales.

En agosto del 2014 el señor García compró un apartamento en Cartagena por 521 millones de pesos que traspasó después a sus padres para que fuera incorporado como un bien de la iglesia y de esa manera quedar libre de impuestos.

En esa ciudad también adquirió un apartamento en el condominio Brisas del Mar que, un año después, vendió por 277 millones de pesos a otro familiar de la señora Lyda de García. Y así siguen los ejemplos.

Muy ilustre la persona que el pastor Arrázola propuso para el Consejo de Ilustres.

Pero volvamos a su emocionado mensaje donde le dice a la pastora que: “hoy pasó algo histórico, todas las fuerzas cristianas nos unimos. Tanto Libres como Ricardo Arias, como Viviane, como el movimiento que estamos trabajando hace siete meses y fue algo de Dios y que bueno que tú estés representando a Bolívar. Yo estoy ahí porque no soy presidente de nada pero hago bulla”. (Oír aparte de Arrázola).

Bulla sí hace el pastor y por eso varios sectores del cristianismo han salido a desmentir que se hayan juntado con Arrázola.

El asesor ideológico del movimiento Libres, Édgar Palacio, afirmó que el señor Ricardo Arias Mora ni siquiera hizo parte de la reunión anunciada por el polémico pastor y mucho menos se adhirió a su plan.

Por su parte, la senadora Viviane Morales, en una amable conversación, me comentó que ella sí estuvo en la reunión con los pastores cristianos en donde estaba Arrázola, pero tan solo por 40 minutos y que nunca se integró a un Consejo de Ilustres ni nada parecido.

La senadora liberal contó que la invitaron a unirse al movimiento político que estaban armando los cristianos para influir en las elecciones de 2018, pero ella rechazó el ofrecimiento ya que “no puede dejar de ser fiel a las banderas liberales”.

Sin embargo, después del referendo promovido por la doctora Viviane para que únicamente las parejas heterosexuales pudieran adoptar, queda en evidencia que la exfiscal pasó del liberalismo a la extrema derecha religiosa sin siquiera despeinarse.

De pronto el malabarismo ideológico lo aprendió de su esposo, el pastor Carlos Alonso Lucio, que se convirtió de guerrillero a paramilitar sin pestañar, solo con una pequeña parada en estafador, y ahora es una persona que intenta dar cátedra de moralidad en Colombia. (Ver Condenado Carlos A. Lucio).

Habrase visto.

Ahora bien, toda esta historia deja en evidencia dos cosas. Uno, que los grupos cristianos de ultraderecha sí se están armando y preparando para tener un gran peso en las elecciones del 2018, y dos, que el pastor Arrázola sigue con sus jugadas, ataques y estrategias para juntarlos a todos bajo el paraguas y la ideología del Centro Democrático, como lo ha venido haciendo desde hace tiempo.

Evidencia de eso es que incluso su hermana, la respetada periodista María del Rosario Arrázola, mejor conocida como “la Nena”, ha estado ayudándolos en la iglesia Ríos de Vida como moderadora de debates con representantes del Centro Democrático, en donde constantemente se mezcla la fe, la religión y la política. (Ver Video).

@[email protected]

Buscar columnista

Últimas Columnas de Yohir Akerman