Por: William Ospina

Las paradojas de la época

El mayor mal del mundo contemporáneo es el proyecto neoliberal, que en 30 años confiscó y privatizó el capital social de las naciones, minimizó la labor de los Estados como protectores del trabajo y la familia, y como garantes del equilibrio social, y se esforzó por dejar en manos del lucro insensible un mundo donde ya la desigualdad era la ley.

Como en tiempos de la Revolución Industrial, cuando comenzaron las luchas de los pueblos contra el colonialismo, y cuando América Latina emprendió la insurrección contra el saqueo de los territorios y la arrogancia de las metrópolis, también en nuestra época América Latina ha sido pionera en la lucha contra el neoliberalismo, por la defensa de los pobres y los postergados del mundo.

En ese contexto surgió hace 18 años en Venezuela el movimiento bolivariano liderado por Hugo Chávez, a cuya sombra crecieron y se fortalecieron los movimientos alternativos en distintos lugares del continente. Chávez fue un hombre excepcional, un líder histórico, de cuna humilde y de tremenda visión geopolítica, cuyo proyecto fue satanizado por el modelo neoliberal mucho antes de que comenzara a intentar sus reformas.

Con la llegada de Chávez el pueblo venezolano vio por primera vez el rostro de la riqueza petrolera, que había sido usufructuada por las élites durante décadas. Los partidos Copei y Adeco habían acostumbrado a la sociedad venezolana a una política de subsidios que no estimuló la indispensable ética del trabajo, y que acostumbró a la democracia a un intercambio de subsidios por votos.

Este fue desde el comienzo uno de los peligros de la democracia chavista: ser rehén de los subsidios y no poder avanzar al ritmo adecuado en la estrategia de “sembrar el petróleo”, de invertir la renta petrolera en diversificación de la economía, autonomía de alimentos, cambio del paradigma energético, y fortalecimiento de un proyecto ciudadano solidario y crítico.

También conspiraban contra este propósito las enormes reservas petroleras. Es difícil soñar de verdad un mundo distinto cuando se depende demasiado del modelo económico actual. En un mundo donde el petróleo es el enemigo, la Helena de todas las guerras, y el combustible de todas las depredaciones, es casi un contrasentido pagar con petróleo la construcción del hombre nuevo.

Chávez sabía que si no creaba una plataforma continental, y alianzas estratégicas con el mundo, su proyecto sería aplastado, como el de Allende en Chile, por un modelo intervencionista que siempre invoca la democracia cuando le resulta necesario, pero que no vacila en apadrinar cuartelazos y en aliarse con cualquier régimen cuando le conviene. Estados Unidos le reprocha a Cuba lo que todos los días le perdona a China, y si hoy rechaza con vehemencia la arbitrariedad de Maduro al negar la legitimidad de la Asamblea Nacional, celebró en cambio con entusiasmo el golpe empresarial contra Chávez, vencido por el pueblo venezolano en tres días.

Hace algunas décadas se pensaba que había un manual revolucionario, cartillas que podían enseñar a los pueblos cómo se hacen las revoluciones y se defienden sus derechos. Hoy sabemos que la política está llena de escollos, y algo tan nuevo como la lucha contra el neoliberalismo no tiene un manual de instrucciones: es imposible no cometer errores.

Siempre he pensado que es un error estimular la polarización de la sociedad, convertir a las clases medias, con sus ilusiones de ascenso social y su anhelo consumista, en enemigas del proyecto popular. Claro que la sed de ganancia de los comerciantes es hostil a la solidaridad ciudadana, pero el comercio existe desde los primeros viajes de los barcos fenicios, y el deseo de ganancia no va a ser arrancado del alma humana por un decreto gubernamental.

Para ello habría que valorar los cambios culturales como posible freno a la codicia humana. Ello puede lograrse o no lograrse, pero la búsqueda de bienestar de las clases medias no es el principal enemigo de la dignificación de los pobres: es un error confundir los grandes males del presente con las antiguas flaquezas de la condición humana. Conceptos tan generosos y ambiciosos como el Socialismo pueden ser proyectos a largo plazo de una sociedad, pero no edictos obligatorios para la mañana siguiente.

Un gobierno elegido en democracia, aceptando sus reglas de juego, no tiene derecho a satanizar a la oposición, aunque ésta se dedique a satanizarlo todo el día. El deber de un gobierno es no sólo aceptar sino proteger el derecho de la oposición a criticar y exigir. Lo único que un gobierno tiene que exigir de la oposición es el respeto de la ley, lo demás tiene que fluir en el marco de una elemental cortesía.

Pero la causa principal de los males de la sociedad venezolana es otra. Con los gobiernos anteriores, Estados Unidos tenía aseguradas las reservas petroleras de Venezuela, las mayores del mundo. Con Chávez esto cambió, y el rechazo a su movimiento tiene como trasfondo esas reservas, como en Siria, en Irak, en Libia, donde quiera que hay guerras en este mundo.

También es un error pensar que en estos tiempos de globalización es posible cambiar el modelo en un solo país. La sociedad neoliberal, y su esquema de fronteras abiertas para los capitales y de fronteras cerradas para los trabajadores, tiene en sus manos todos los instrumentos para hundir la economía de un país que se quiera salir del modelo.

Basta ver el ejemplo de Cuba, asfixiada por un bloqueo económico implacable por no aceptar el rumbo que imponen los Estados Unidos. Ahora le está tocando el turno a Venezuela, y hay que saber que si la continuidad de un proyecto político depende del precio del petróleo, el sistema mundial está dispuesto a quebrar transitoriamente ese precio hasta rendir por hambre a quien se haya salido de la fila.

Cuando Venezuela comprenda que la verdadera riqueza de un país no es el petróleo sino la gente, que su cultura y su talento creador son fundamentales para construir la respuesta generosa contra un mundo dominado por la desigualdad, la codicia y la estupidez, Chávez volverá, y será millones.

Buscar columnista