Publicidad
Gonzalo Silva Rivas 19 Mar 2013 - 11:00 pm

Notas al vuelo

Lluvias santas

Gonzalo Silva Rivas

La corta temporada de Semana Santa bien puede servir para refrescar y tonificar las arcas de los hoteleros en Colombia, algunos de ellos preocupados por la caída en los promedios de ocupación.

Por: Gonzalo Silva Rivas
insertar

La explosión de habitaciones que desde 2004 sacude a la industria del alojamiento es tan expansiva que son varios los empresarios que empiezan a expresar reservas y serios temores sobre el futuro de sus inversiones.

Hablando con el sector, las opiniones resultan encontradas. Los más alarmados advierten sobre la existencia de un serio desbalance entre oferta y demanda, y previenen sobre los riesgos de revivir la crisis que tuvo el sector a comienzos de la década de los noventa por la caída de tarifas. Los que aún conservan la euforia admiten que pese a registrarse una menor ocupación la mayor oferta ha estimulando el crecimiento de la demanda. A estas voces se suma el gobierno, que tampoco ve que los niveles de saturación sean preocupantes.

Lo que sí resulta claro es que en poco menos de una década, el país ha logrado una considerable transformación en su infraestructura hotelera con la construcción de más de 20 mil nuevas habitaciones, buena parte de ellas dadas al servicio por prestigiosas cadenas internacionales que llegaron a cubrir un enorme vacío que se sintió por largo tiempo.

El promedio actual de la ocupación en Colombia se encuentra varios puntos por debajo del latinoamericano que bordea el 61%, y rezagado del mundial, que oscila en el 67%. Pero esta limitación no restringe las perspectivas que prevén los inversionistas para entrar en el negocio. La gabela tributaria de exención del 30% del impuesto de renta que otorgó el presidente Uribe en 2002 para las nuevas inversiones y remodelaciones, tiene vigencia hasta 2017. Y este beneficio sigue siendo excelente atractivo tanto para los inversionistas como para la modernización del sector y la dinamización del turismo.

Si las alertas comienzan a prenderse en Bogotá, Cartagena, Medellín e incluso Cali, donde acechan las sombras de desaceleración, la estrategia debe cambiar y la apuesta dirigirse a la inversión en ciudades intermedias, como Villavicencio, Cúcuta o Neiva, y a la construcción de alternativas en resorts y vacacionales. Las actuales circunstancias del país -mejoramiento de imagen internacional y reducción de violencia- sumadas a las expectativas sobre una posible paz con la guerrilla, jalonan el ingreso de turistas y amplían la demanda. De dos millones en 2012, la meta oficial para 2014 será doblar la cifra.

Por ahora, importante resultará que las posibles lluvias santas no afecten el caudal de viajeros y terminen aguando al sector.

[email protected]

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 4
  • Enviar
  • Imprimir

Lo más compartido

4
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Ar mareo

Mie, 03/20/2013 - 16:15
1. No le entendi eso q la mayor oferta estimula la demanda, uno no se queda mas dias en un hotel por el hecho de q haya mas hoteles. 2. Con 46% del pais en la pobreza, la unica demanda q puede aumentar es la extranjera y con los precios locales creo q el q vicita el pais no repite. 3. Con 6 millones de colombianos en el extranjero, se me ocurre q esos millones de visitantes q registra son en gran cantidad colombianos q vienen a ver la familia
Opinión por:

ferchoa90

Mie, 03/20/2013 - 11:01
La verdad es que las ciudades colombianas no son muy baratas en el contexto internacional. Y la queja de que los hoteles en nuestras grandes ciudades son bastante caros es incontrovertible. En Bogotá una habitación de US$180 en un buen hotel puede encontrarse en cualquier otro buen hotel o un cómodo hospedaje de Madrid, Barcelona e incluso de Seúl, por US$60 o US$70. La sobreoferta hotelera se debe combatir es con precios cómodos y con la traida de muchos mas turistas.
Opinión por:

lr

Mie, 03/20/2013 - 08:35
La industria hotelera en LOCOMBIA que tiene tanto a nacionales como extranjeros son unas plañideras todo el año, sea con lluvias, intenso verano etc..etc, pero el problemita radica en las tarifas que hacen que nuestro bello pais no este incluido como destino turistico a nivel internacional por los costos altos que tiene en alojaminto comidas y desplazamientos. Los mismos nacionales van de un sitio a otro pero tienen los peajes, combustibles y van a casa de familiares. FALTA QUE ESTOS EMPRESARIOS VAYAN A APRENDER EN EUROPA, USA COMO ES QUE SE MUEVE EL TURISMO, SOLO VAYAN A DYSNEY EN FLORIDA, COMPAREN TARIFAS Y ANALICEN EL INGRESO LOCOMBIANO Y DESPUES LLOREN POR NO SER COMPETITIVOS
Opinión por:

Latifundio

Mie, 03/20/2013 - 00:30
Don Gonzalo será que acaso Ud. si cree en el cuento aquel de que los hoteleros en Colombia pierden dinero???? Los hoteles en este país, pero especialmente en Bogotá y Cartagena, son de los más costosos del mundo. A eso súmele el abuso de los taxistas. Pero en fin, sobre los hoteleros, éstos prefieren poca ocupación y tarifas elevadas, que alta ocupación y bajo costos. ¿será un problema de matemáticas donde el orden de los factores no altera el producto?
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio