Publicidad
José Roberto Acosta 12 Abr 2013 - 11:00 pm

Los "afortunados" de Pacific

José Roberto Acosta

Mientras los cuatro principales directivos de Pacific Rubiales llegaron a sumar una compensación anual de hasta cuarenta y cinco millones de dólares, el sueldo anual del presidente de ECOPETROL no llega al cuarto de millón de dólares.

Por: José Roberto Acosta
  • 46Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/los-afortunados-de-pacific-columna-415619
    http://tinyurl.com/cp3ztvp
  • 0
insertar

Esta escandalosa desproporción también es recriminada en Canadá por la organización sin ánimo de lucro Share (The Shareholder Association for Reserch and Education), como lo denunció en su momento el portal económico Primera Pagina, y cuyo director ha sido víctima de matoneo judicial por parte de abogados de Pacific Rubiales.

Los venezolanos Miguel de la Campa; Jose Arata; Serafino Icono y Ronald Pantin en su calidad de Directores de Pacific Rubiales siguen ganando una fortuna, que en el año 2011 superó los USD$ 225 millones en premios con acciones, dinero equivalente al total del monto aprobado el año pasado en proyectos que se financiarán con regalías en el departamento del Meta, pero en manos de solo cuatro personas muy afortunadas.

Como empresa privada se podría argumentar que pueden hacer lo que se les de la gana, pero no es así por dos razones: Primero, es una empresa inscrita en Bolsa y por ello le corresponden obligaciones como las de un Gobierno Corporativo, que ya fue objetado por la organización Share y el 38% de los accionistas en el año 2011, además recursos de las pensiones han sido invertidos en acciones de Pacific Rubiales y estos son recursos públicos. Segundo, la fuente de su riqueza en un recurso no renovable como el petróleo de todos los colombianos y si el beneficio no es equitativo cabe un reclamo no solo político sino también jurídico por parte de los ciudadanos o sus representantes.

Por si fuera poco, la práctica de premiar a los “afortunados” directivos de Pacific Rubiales con opciones, pareciera estar afectando negativamente a los accionistas minoritarios, pues aunque el valor de la empresa en Bolsa es hoy similar al observado durante el año 2010 cuando el precio de la acción promedió los $42.100, actualmente el precio de la acción ha caído hasta los $ 38.000 pues en premios a los “afortunados” se han emitido cerca de sesenta millones de acciones nuevas diluyendo la participación de los demás inversionistas. Y nadie hace nada.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 36
  • Enviar
  • Imprimir
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio