Santos habla de la paz y de la erradicación de cultivos ilícitos en Asamblea de la ONU

hace 31 mins
Por: Antonio Casale

Los cinco mejores arqueros extranjeros en Colombia

A propósito de lo decisivo que ha sido Franco Armani en los últimos años en Nacional, en donde ha influido notablemente con sus atajadas en la obtención de tantos títulos, intentaré hacer una lista con los porteros extranjeros que han venido a nuestro país y han hecho historia. Hago claridad en que veo fútbol desde comienzos de los 80, cuando a mis ocho años de edad fui por primera vez a un estadio.

El primero es Alberto Pedro Vivalda. Llegó a Millonarios en 1982 para el equipo del Pato Pastoriza. Nunca salió campeón con el azul, pero fue el primer “loco” que vi en esa posición. El argentino era capaz de saltar a cortar un centro y atrapar la pelota con una mano. Volaba de palo a palo con una técnica impecable y también jugaba de líbero. Dicen que fue maestro de locuras de René Higuita en el paso del antioqueño por Millos, en 1985.

Julio César Falcioni. A diferencia de Vivalda, logró muchos títulos con el América en los nueve años en los que fue el guardián del arco rojo. Era serio en la cancha. Muy parecido a Armani por su estatura y reflejos felinos, pero tenía un claro don de liderazgo desde la puerta. El argentino era el técnico en la cancha.

Aldo Bobadilla llegó al Medellín en 2007 y salió campeón en 2009. El estelar de la selección paraguaya en la década pasada era brillante bajo los tres palos e invencible en los mano a mano. Era un arquero alto que infundía respeto a los rivales. Marcarle de media distancia era prácticamente imposible.

Pocas veces ha llegado a Colombia un arquero que un par de temporadas atrás militó en un equipo semifinalista de Champions, como el Villarreal de España. Es el caso de Sebastián Viera. Llegó al Júnior en 2011, proveniente del Larisa griego. Ha ganado dos títulos con el tiburón. Es sobrio, nada espectacular, pero eficiente bajo los tres palos y seguro en el juego aéreo. Es especialista en atajadas definitivas. Ahogar gritos de gol en los últimos minutos o en momentos de apremio en el marcador ha sido su constante.

Sin duda, Franco Armani tiene un lugar especial en este top. Los hinchas de los equipos rivales hemos sufrido con sus atajadas que parecen sacadas de Supercampeones, la serie animada de los 90. Los del verde, en cambio, le deben buena parte de los éxitos logrados en los últimos años. Así como un goleador está en el momento y lugar exactos para marcar, un buen portero es decisivo, sobre todo en las finales, y eso tiene el argentino, es definitivo.

El guardameta estupendo es el que ataja las que parecen imposibles, es el símbolo del sufrimiento en toda su dimensión. Por eso no son muchos los destacados. Se quedan por fuera de la lista unos pocos, como Burguez, Dudamel y los de otros tiempos, como Carrizo y Cozzi. Los grandes arqueros merecen más reconocimiento.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Antonio Casale