Por: Antonio Casale

Los cuatro fantásticos

El campeonato de clubes de mayor nivel del mundo ha llegado a instancias definitivas. Barcelona contra Bayern por un lado, y Real Madrid contra Borussia por el otro, representan lo mejor del fútbol actual.

Es menester, antes de entrar a analizar cada una de las llaves, registrar que la llegada de dos equipos alemanes no es el resultado de la casualidad, estamos hablando de la Bundesliga, la más rentable del mundo. Sus equipos no gastan desmesuradamente en refuerzos, todos tienen un plan de divisiones menores para envidiar en cualquier rincón del mundo, los estadios viven llenos porque los precios de las boletas son accesibles al público y el fútbol en televisión es en su mayoría abierto a todo el público. Estos factores han hecho que los patrocinadores encuentren en el fútbol un lugar ideal para invertir su dinero y no escatiman en hacerlo. Mientras los equipos españoles e ingleses van al banco a pedir dinero prestado, los alemanes acuden al mismo lugar para consignar dividendos.

En la otra orilla están Barcelona y Real Madrid, dos equipos con altos niveles de endeudamiento que caminan al filo del abismo económico, pero que cuentan en sus filas con los mejores jugadores del mundo. En el caso de los merengues, resultado de grandes inversiones, en el caso de los culé, consecuencia de una identidad forjada en la fábrica de jugadores de la casa. Barcelona cuenta con el respaldo económico de los árabes y el Madrid hace las mismas maromas en el escritorio que en el campo de juego para poder respaldar la danza de los millones. Pero son dos casos aislados en una liga empobrecida, salpicada por la difícil situación económica que vive España.

En la llave que enfrenta a Bayern con Barcelona se puede apreciar un mejor presente para los bávaros. Se coronaron campeones anticipados de la Bundesliga y llegaron a semifinales de Champions con suma autoridad, producto de la correcta combinación entre un juego colectivo bien ejecutado, equilibrado y certero, y el buen nivel de sus individualidades. Los dirigidos por Heynkes son los principales candidatos al título, pero Barcelona, a pesar del bajón futbolístico de este semestre, en el cual se coronará campeón de España gracias a los ahorros del semestre anterior, tiene en sus filas al extraterrestre Lionel Messi. Además, sus hombres juegan de memoria, lo han ganado todo y eso les entrega otro factor desequilibrante, la jerarquía, esa que aparece en los ganadores cuando la curva de rendimiento no marca el punto más alto.

En la otra llave hay un claro favoritismo del Real Madrid, a pesar de no haberle podido ganar al Dortmund en la primera fase. Pero los mineros no pasan sus mejores días ni en la Bundesliga ni en la Champions, donde sufrieron más de la cuenta para eliminar al sorprendente Málaga.

Serán cuatro partidos de fútbol alucinantes, el deporte rey se pondrá su mejor vestido para escribir otra página dorada de su historia. Por ahora el mundo entero hace sus apuestas.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Antonio Casale