Publicidad
Hernán Peláez Restrepo 21 Oct 2012 - 11:00 pm

La columna de Peláez

Los de cuatro

Hernán Peláez Restrepo

Millonarios no solamente alcanzó muy temprano su lugar en las finales sino que sus delanteros (Wason y Cosme), más allá de darle el triunfo 2-1 sobre el aguerrido Quindío, llegaron a cuatro goles cada uno. Y a ellos se unió Sergio Herrera, quien hizo un golazo en el primer tiempo.

Por: Hernán Peláez Restrepo
insertar

En cambio, me quedé con los deseos de ver al joven Juan Caicedo del visitante, quien venía en racha de goles. Esto sirve para confirmar cómo se extrañan las épocas en las que los hombres gol sacudían las redes. Qué difícil resulta hoy ver a un cañonero de 15 o más anotaciones. Es evidente que los sistemas defensivos y el mismo juego que se ve no les permiten esas licencias.

Hace poco, conversando sobre el caso de Herrera, Pecoso Castro me decía: “Si consigue al menos ocho goles, seguramente se reencaucha y llamará la atención de un club de pretensiones”. Ahí queda sintetizada la vida de los hombres de área en Colombia. Les cuesta muchísimo conseguir la meta de los 15 tantos.

En esta etapa final, las últimas jornadas seguramente traerán angustia para los aspirantes a clasificar, y ni hablar del nerviosismo que acompaña la zona del descenso y la promoción. A todas estas, el rendimiento del Itagüí merece un reconocimiento, en detrimento de unos cuantos equipos que se metieron la mano al bolsillo y aún están con la zozobra del ingreso. El dinero a veces no garantiza nada. Se supone que en lógica debiera funcionar, pero ejemplos como los de Medellín y Cali señalan lo contrario.

Ahora bien, el hecho de correr y poner entusiasmo no es suficiente. Por eso la imprecisión en la entrega del balón es el pecado reiterado de nuestros equipos. Se puede caer en la trampa de que la dinámica es bienvenida, cuando los juegos parecen partidos de tenis de mesa. El balón va y viene, sin pausa, sin tiempo para cranear una jugada.

En el caso concreto de Millos, cuando está Mayer Candelo se nota más seguridad para intentar jugar. Claro que el pelado Vásquez, Tancredi y Otálvaro alcanzaron para ganar y festejar el paso a finales.

El técnico Hernán Torres vivirá en horas el dilema ya habitual de las clasificaciones anticipadas. ¿Dar descanso a varios de los titulares o seguir con la nómina estelar? Mi modesta opinión es continuar con el esquema y los jugadores titulares porque un descanso puede traer una consecuencia funesta, se pueden desentender del asunto y tomar las cosas con pasividad. Los grandes clubes, porque los jugadores son profesionales, deben insistir en sus metas y nada mejor que jugar y jugar.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 1
  • Enviar
  • Imprimir
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio