Publicidad
Rodrigo Lara 2 Oct 2012 - 11:00 pm

Los enemigos del empleo

Rodrigo Lara

¡Por fin! Hace unos días no daba crédito a mis ojos cuando leía en la prensa que el Gobierno piensa revisar los impuestos al empleo, es decir, los parafiscales.

Por: Rodrigo Lara
  • 59Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/los-enemigos-del-empleo-columna-378942
    http://tinyurl.com/mphx3cp
  • 0
insertar

Esta podría ser una iniciativa de fondo para lograr un sistema tributario más equitativo y que fomente la generación de empleo formal.

En la actualidad, Colombia sigue ostentando el record latinoamericano de desempleo y de informalidad laboral. Un fatal coctel de revaluación, altos impuestos al trabajo y baja competitividad nos sitúa, a pesar de los malabares cuantitativos, en la cola del pelotón regional del empleo.

El país adoptó la vía laboral para costear la seguridad social de los trabajadores. Los impuestos a la nómina, bajo la forma de prestaciones sociales y aportes parafiscales, financian el sistema de salud, las pensiones, las Cajas de Compensación Familiar, el SENA, el ICBF, el sistema de cesantías y el seguro de accidentes. El costo de estos impuestos a la nómina se eleva al 48,9% de un salario mínimo, del cual corresponde al empleador pagar el 39,1% y al empleado el 9,8%.

Un interesante estudio de los profesores Adriane y Maurice Kuegler, de finales de los noventas (intangible en la actualidad) señala que impuestos a la nómina del orden del 40% a cargo del empleador convierten a Colombia en un país muy costoso para generar empleo. Por ejemplo, los países de Europa con los costos no salariales más altos a cargo del empleador llegan a niveles del 30% de un salario, mientras que en el Reino Unido y en Estados Unidos esos mismos impuestos oscilan entre el 15% y el 20%. En América Latina, el promedio de esas cargas es similar al europeo, y solamente en Uruguay y en Argentina se llega a niveles del 40%, semejantes a los de Colombia; sin embargo, las cargas impositivas que se dan en estos dos países financian también seguros de desempleo.

El Gobierno tendrá que hacer de tripas corazón, porque en el Congreso hay un fuertísimo lobby de los rentistas de los parafiscales. En la defensa de esta virtuosa reforma, las carteras de Hacienda y Salud (sus principales promotores) deberán ponderar cada palabra como si buscasen un diamante, porque los defensores de los parafiscales tienen montado el cuento de que estos impuestos tienen un alto impacto social.

Revisar el costo de los impuestos al trabajo no equivale a eliminar el SENA o el ICBF, es simplemente una invitación para pensar en fuentes de financiación diferentes que no graven la generación de empleo, así como en la pertinencia de costosísimas figuras de escaso peso redistributivo como las anacrónicas y exclusivas Cajas de Compensación Familiar.

Adenda: La consulta popular fue pensada para partidos políticos de militantes. En el mundo, prácticamente ya no existen partidos de esta naturaleza porque las formas de participación política cambiaron. Se hace necesario revisar esta figura o limitarla a consultas interparditistas y elección de candidatos presidenciales.

  • Rodrigo Lara | Elespectador.com

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 24
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Hospitalizan a trabajador sanitario por ébola en Nueva York
  • El Espectador te regala los guayos de James Rodríguez

Lo más compartido

  • Isabella, la niña que descrestó con su 'Flaca' en La Voz Kids
  • Atlas científico de relaciones sexuales
  • El llanerito que conquistó al país con su 'Como no voy a decir'
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio