Por: Catalina Uribe

Los límites del amor

En su autobiografía vida de una fotógrafa. 1990-2005, la artista Annie Leibovitz se refirió a su relación con la escritora y profesora Susan Sontag así: “las palabras ‘compañera’ o ‘pareja’ no estaban en nuestro vocabulario.

Éramos simplemente dos personas que se ayudaban mutuamente a lo largo de la vida. La palabra más cercana sigue siendo ‘amiga’”. Después Leibovitz añadió: “Llámennos ‘amantes’. ‘Amantes’ suena romántico. Voy a ser clara: yo amo a Susan”.

En estos días se debate nuevamente el tema del matrimonio homosexual en la Corte Constitucional. Hoy está programada una audiencia pública para escuchar a las distintas partes discutir con respecto al ya resonado debate sobre si estas uniones se pueden realizar bajo la figura del matrimonio o siguiendo el extraño y discriminatorio contrato de la “unión solemne”.

Muchos de quienes se oponen o se mantienen neutros frente a esta discusión aluden a que el nombre del contrato no importa siempre y cuando se tengan los mismos beneficios. De ahí que muchos argumenten que el matrimonio, como cualquier otro contrato, es simplemente eso, un papel más y no hay que centrarse en minucias sobre el nombre. El problema es justamente que sólo el “matrimonio” ofrece los mismos beneficios.

Tengo un amigo que no se quería casar con su novia porque considera el matrimonio una figura obsoleta y hetero-normativa y por ello optó por la unión libre. Después de dos años de convivencia fue admitido a una universidad en el exterior y para poder viajar con su novia tuvo que casarse. Una pareja “unionsolemnizada” no puede acceder a la “visa de acompañante” que protege a las familias internacionalmente. Este es sólo uno de los muchos ejemplos.

Las declaraciones de Leibovitz reflejan dos de los componentes fundamentales en una relación de pareja: la amistad y el amor. Aunque el valor simbólico importa, y mucho, la vida también es práctica. Como mi amigo y su novia todos debemos tener la libertad de decidir no casarnos, pero también la posibilidad de hacerlo y de construir una vida con esa persona con las garantías del Estado y no a pesar de todas sus trabas.

Buscar columnista