Publicidad
Juan Pablo Calvás 20 Dic 2012 - 11:00 pm

¿Los sindicatos para qué?

Juan Pablo Calvás

¡Lástima! Este año no se pudo conseguir un salario mínimo concertado y ahora le tocará al gobierno asumir la tarea de definir el incremento que se aplicará a la base salarial de cerca de 1 millón 200 mil colombianos.

Por: Juan Pablo Calvás
  • 104Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/los-sindicatos-columna-393510
    http://tinyurl.com/czndoho
  • 0

Lástima porque se pierde el impulso alcanzado a finales del año anterior cuando por primera vez en cinco años se había logrado el consenso entre sindicatos y gremios de la producción. Lástima porque una vez más queda demostrado que mientras los empresarios saben llegar en bloque y negociar como un solo cuerpo en torno a la mesa de concertación, los sindicatos siguen dispersos, llevándose la contraria y pensando más en complacer a sus bases políticas que en consolidar un liderazgo útil para los trabajadores colombianos.

¿Cómo es posible que los sindicatos no sean capaces de ponerse de acuerdo para definir una propuesta única de incremento salarial? ¿A qué juegan los señores de la CUT, de la CTC y de la CGT?

No estoy diciendo que las centrales obreras deban ceder ante la propuesta de los empresarios, lo que sí parece urgente es que los sindicatos comprendan que tirando cada cual por su lado pierden capacidad negociadora y, por ende, la posibilidad de llegar a un acuerdo que beneficie a los trabajadores colombianos. No deja de sorprender que quienes debieran ser la muestra viva de la búsqueda de consensos y diálogo social (representando a centenares de personas) no sean capaces de alcanzar acuerdos entre ellos mismos.

En esa línea es inevitable preguntarse si la gran base de trabajadores (del sector público o privado) se siente representada auténticamente por las centrales obreras. Esta reflexión es aún más interesante ahora que desde el Ministerio de Trabajo lanzan una campaña de respaldo al sindicalismo en Colombia, con mensajes en radio y televisión que hablan del derecho que tienen los trabajadores de cualquier empresa a reunirse, constituir sindicatos y convertirse en una herramienta para la defensa de los derechos laborales. ¿Usted se siente representado por Julio Roberto Gómez? ¿Sabe quién es Miguel Morantes? ¿Le suena el nombre de Domingo Tovar?

Si respondió negativamente a estas preguntas ya vamos allanando el camino sobre la realidad de los movimientos obreros en el país: hay mucho de político y algo de defensa a los derechos laborales. Pregunte en su empresa a quienes ganan el salario mínimo si saben para qué sirven los sindicatos o si pertenecerían a uno. La realidad es triste: aquí no hay cultura sindical. Algunos ‘líderes de los trabajadores’ sólo sirven para criticar las posiciones del gobierno o del empresariado, aunque es cierto que en ciertas situaciones cruciales, como el análisis de la reforma tributaria, no les invitan a participar activamente en su diseño.

No sé qué pensar sobre el salario mínimo por decreto. No sé si ganen o pierdan los trabajadores. Lo que sí es claro es que los sindicatos vuelven a aparecer desorganizados y fragmentados, alejados de las necesidades de los trabajadores y buscando recoger réditos políticos a través de posiciones inamovibles que, insisto, no parecen dignas de agrupaciones dedicadas a armonizar grandes colectividades.

juanpablocalvas@gmail.com

  • 0
  • 24
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Fidel Castro arremete contra el imperialismo de EE.UU. y sus aliados
  • Recorrido por las locaciones reales de Harry Potter
  • Alemania no olvidará su responsabilidad en los horrores de la guerra: Merkel

Lo más compartido

24
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

eradelhielo

Vie, 12/21/2012 - 23:44
Ya veremos que con la reducción de los parafiscales no se generará ni un solo empleo, como pasó con el inicio de la hora nocturna y el pago de los festivos. Empresarios ladrpones y mentirosos.
Opinión por:

eradelhielo

Vie, 12/21/2012 - 23:41
Los empresarios de Colombia lo que merecen es que les vaya realmente mal para que dejen de decirle mentiras a sus empleados y realmente los valoren como se lo merecen, en vez de estarse enriqueciendo con el trabajo de ellos.
Opinión por:

eradelhielo

Vie, 12/21/2012 - 23:40
Los empresarios de Colombia olo
Opinión por:

eradelhielo

Vie, 12/21/2012 - 23:40
Los empresarios de Colombia olo
Opinión por:

eradelhielo

Vie, 12/21/2012 - 23:34
Señor Juan Pablo Calvas, Cuándo le han interesado a los empresarios el beneficio de sus empleados? Nunca.
Opinión por:

eradelhielo

Vie, 12/21/2012 - 23:38
Y cuándo les ha interesado a los empresarios negociar? Nunca, si fuera por ellos reducirían el salario mínimo, mejor dicho si fuera por los empresarios volveríamos a la época de la esclavitud.
Opinión por:

eradelhielo

Vie, 12/21/2012 - 23:37
Y cuándo les ha interesao a los empresarios neghocias? Nuca, si fuera por ellos reducirían el salario mínimo, mejor dicho si fuera por los empresarios volveríamos a la época de la esclavitud.
Opinión por:

eradelhielo

Vie, 12/21/2012 - 23:23
Cuándo han ganado los trabajadores?
Opinión por:

manamuisca

Vie, 12/21/2012 - 21:49
Al sindicalismo colombiano le sucede lo de la izquierda raquítico desde su nacimiento y dividido en su historia cutos líderes se critican mutuamente y frecuentemente son víctimas de la represión y de la violencia estatal y oscura, de tal modo que es más fácil ser guerrillero o político que representante sindical; otro aspecto es el marco de la negociación laboral entendido como un espacio de conflicto irreconciliable con reivindicaciones más de prependas personales o de declaraciones populistas que de definición de un espacio para la mejora del bienestar social, así en ves de pactar incrementos sobre el salario monetario por que no se pactan mejoras reales en los ingresos de los trabajadores mediante reducción de impuestos y mediante subvención general a determinados bienes y servicios
Opinión por:

pedro yudex

Vie, 12/21/2012 - 17:28
Tu los has dicho para que ? para traidores no hay mas sino preguntele a los garzon de la izquierda sindical a la ultraderecha irredenta uno un vulgar hampon uribista el otro de amores excrementales comparando a lenon con lenin con mas testaferros que la oficina de envigado quien los investiga nadie si tienen patente de corzo en la union nacional para el saqueo y el despilfarro este fue el error de la guerrilla haberlos dejado vivos ratas inmundas el otro hp del gomez de la cgt de la mas rancia tradicion laurianista genocidas por herencia putrefactos en sus mas reconditos actos de deslealtad esos son los representantes de los giles sindicatos estos son los que le temen a MP porque algun dia pagaran todos sus actos de deshonestidad como le paso al perro del negro mercado que murio en su ley
Opinión por:

andaje

Vie, 12/21/2012 - 16:43
De todas formas lleguen o no unificados, ellos solo van a pedir limosnas, vea ud, por ley le rebajan los parafiscales a las multinacionales con el sofisma de la creacion de empleo, el 14% y aun asi, solo ofrecen el 3.5% de aumento o sea que se ganaron un 11.5% estos miserables, vamos a ver cuantos empleos genera o pasa lo mismo cuando el corrupto mayor rebajo lops domingos a un dia comun y corriente y que la noche empieza a las 10 pm, cuantos empleos se generaron , muy pocos para las expectativas y se se quedaron con la platica de los pobres pendejos.
Opinión por:

Aventinus

Vie, 12/21/2012 - 12:17
El lagarto tránsfuga esquirol Julio Roberto Gomez estuvo lambiendole a Santos desde el comienzo de su gobierno, ayudándole a lavar la imagen de Colombia ante el Congreso y Senado de Estados Unidos de ese país, para facilitar la aprobación del TLC. A cambio, Santos le había prometido nombrarlo de Ministro de Trabajo una vez creado ese ministerio. Después que se aprobo el TLC, Santos aplico su legado, del cual es famoso: traiciono a Julio Roberto Gomez despues de haberlo utilizado y nombro de Ministro al neoliberal y lenteja Rafael Pardo. Julio Roberto Gomez = Roy Barreras. Y eso que ni hablar de los dos Garzones: Tumbelino y Lucho Pichurria, este ultimo bailando asemeje con el victimario de los sindicalistas el Narco#82.
Opinión por:

ediortiz

Vie, 12/21/2012 - 11:22
los lideres sindicales en colombia viven mejor que el capitalista mas rico del mundo, custodiados , sin hacer nada, paseando el mundo, llenando crucigramas, tomando tinto y todo el año pensando en sentarse a manteles con gremios y gobierno para mojar television y sugerirle al gobierno un salario minimo que para ellos esta lejos pero lejos de ser una amenaza para sus bolsillos
Opinión por:

Oiky

Vie, 12/21/2012 - 10:30
De entrada la concepción de enfrentamiento donde un bando debe dominar al otro es equivocada. Sólo lleva a lograr dolor. Una mejor opción es verse como socios en lograr beneficios comunes, lo importante es que todas las partes queden mejor que como llegaron, enfocarse en como logro que yo gane más en vez de como hacer ganar menos al otro.
Opinión por:

micho1470

Vie, 12/21/2012 - 10:28
Que tristeza, que las centrales obreras de este pais, actuen como islas o republicas independientes, en este tema tan trascendental para el bienestar económico de los trabajadores, como es el aumento del salario minimo.Definitivamente el sindicalismo en Colombia, esta en franca decadencia, y requiere una nueva dirigencia, despojada que interteses particulares.
Opinión por:

comentandoj

Vie, 12/21/2012 - 08:21
Cómo puedeexisitir en Colombia un movimiento obrero real, libre, pujante, cuando desde el mismo gobierno, en contubernio con las empresas, se torepedea las aspiraciones sindicalistas de los trabajadores; "aceitando" a los dirigentes, matándolos, anulándolos con leguleyadas, arrínconándolos socialmente, estigmatizándolos. La dirigencia obrera ha sido borrada; el movimiento obrero que tuvo más de 5 millones de afiliados, cuando en Colombia éramos 20 millones, hoy languidece apenas con un millón. Cómo se puede participar en una negociación del salario mínimo, cuando de entrada se es minoría: un voto de los trabajadores contra 2 de los patronos y el gobierno, en especial el de los de los 3 últimos presidentes que han postrado a las clases populares. Negociación = burla, atropello, mezquindad.
Opinión por:

chococruz

Vie, 12/21/2012 - 08:16
El sindicalismo en Colombia solo existe de palabra pues en sí son roscas. En las empresas privadas son manipulados por los empresarios y alli se hace lo que piden los grandes capitalistas, y los sindicatos de empresas estatales y públicas solo defienden a los empleados oficiales que no son otra cosa que las cuotas politicas que acomodan los politicos de turno en sus regiones. No puedo desconocer que habra exepciones, pero parodiando a Dios cuando iba a destruir a Sodoma, buscarlos entre los seres terrenales es tan dificil por no decir imposible y toca cortarlos con las mismas tijeras de la corrupción, la falta de moral y de etica tan de moda hoy en este capitalismo salvaje que todos a dentellada limpia solo defendemos lo particular sobre lo general.
Opinión por:

sincorruptos

Vie, 12/21/2012 - 07:42
En Cocalombia todo el mundo tiene un precio. Hasta los guerrillos.
Opinión por:

rabil

Vie, 12/21/2012 - 07:13
El líder sindical es ante todo un arribista. Generalmente no busca llegar a la cúpula de la organización para defender los intereses colectivos sino para apalancar su posición personal, para congraciarse con los jefes, para, de alguna manera, formar parte de esa elite. En ocasiones, tristemente, llega allí para evadir procesos disciplinarios y evadir enfrentar sus deficiencias laborales. Una junta directiva es como un camerino de reinas o de modelos: egos agrandados, maquillaje a granel y discusiones sobre el fucsia o el amarillo o el tafetán o la seda. Creen que luchar por la defensa de derechos violentados es insultar a los directivos o a quienes no comparten sus métodos. Otros, uribistas, creen que el sindicato debe ir de pipí cogido con el patrón. Resultado: que se jodan las bases.
Opinión por:

rabil

Vie, 12/21/2012 - 07:18
El líder sindical es igualito al líder político: falaz, simulador, acomodado, susceptible de sobornar, acomplejado, arribista, snob. Son criaturas provenientes del mismo útero mediocre del oportunismo. Hay excepciones, gracias a Dios, en ambos bandos, hay verdaderos líderes entregados a la causa que generalmente terminan aislados, desparecidos o muertos. Nuestra historia, la pequeña porque la grande está por escribirse, la hacen los mezquinos, los que se traicionan a sí mismo y perjuran sin sonrojarse.
Opinión por:

luigi rodini

Vie, 12/21/2012 - 07:04
s.rs boyancio y hoax, juntan udìs la triste realidad del sindica- lismo colombiano - gobernantes que quieren a su proprio pais deberian proteger los sindicalistas que tambien quieren a colombia y buscan calmadamente los intereses del pueblo.
Opinión por:

Boyancio

Vie, 12/21/2012 - 05:27
Ve, hombre de poco paso, el sindicalismo ha recibido tantos golpes en años anteriores, que ni paqué te digo que te falta mucho para entender lo que es luchar por los demás. Sólo te digo una cosa, si no fuera por ese sindicalismo, así como sumercé lo describe, estaríamos ni paqué te cuento. La orden de las mafias derechistas es darles plomo corrido, salpicado, y de entrega personalizada, pues no le agrada para nada que los obliguen a dar de los jugosos mordistiscos que le dan a la economía. Ve, mira, que en USa, es lo fundamental para el nivel de ingresos de su poderosa clase media, ve.
Opinión por:

Hoax

Vie, 12/21/2012 - 00:44
Así como el problema no es la policía, sino los policías, el problema no es el sindicalismo, sino los sindicalistas.De los esquiroles ni hablemos.Hablemos de esos que quieren pensionarse en la burocracia oficial como 20 años antes que el resto de los mortales, y que quieren meter a sus hijos y familiares a estudiar en las universidades públicas sin tener siquiera el puntaje mínimo exigido.Muchos se declaran profarianos o elenos de corazón, pero en su vida pequeño burguesa jamás han pisado el campo, ni saben que es andar con 40 kilos de miedo en la espalda.La mayoría se declaran de izquierda, pero sólo porque la derecha les da con que limpiarse el culo.
Opinión por:

Aventinus

Vie, 12/21/2012 - 11:57
Caso tipico de Julio Roberto Gomez.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio