Publicidad
Antonio Casale 11 Nov 2012 - 11:00 pm

Los sueños...

Antonio Casale

“Abuelo, es que no sé si soñar con la 14 o con la Sudamericana”. Es la voz del niño en el final del video oficial de Millonarios que promociona la venta de los abonos para el final de la temporada y que rota con gran éxito en las redes sociales y la internet.

Por: Antonio Casale
insertar

Ciertamente es la primera vez en 25 años que los hinchas de Millos tenemos razones de peso para soñar. También es real que el sueño se puede convertir en pesadilla en cuestión de días. Pero los argumentos para ilusionarse están ahí, son de verdad.

En la Liga, Millonarios obtuvo su mejor puntaje en la historia de los torneos cortos. Si bien es cierto que en cuanto al nivel de juego tuvo algunos partidos irregulares, no conozco al primer equipo del mundo que no los tenga y llegó a los 37 puntos con relativa tranquilidad, aun cuando tuvo que rotar su nómina, pues la mixta obtuvo importantes triunfos ante Real Cartagena y Patriotas, así como un difícil empate ante Tolima, todos en condición de visitante. Otrora, pensar en la Costa o empatar en Ibagué, aún con las mejores armas, era imposible. Millos no fue vistoso, pero en general jugó bien esta primera fase. Por mucho, fue el mejor.

Por los lados de la Sudamericana, Millos ha sido más irregular, pero ha venido de menos a más. Tuvo dos grandes noches frente a Guaraní en Paraguay y frente a Palmeiras en Bogotá. Ahora tiene una desventaja remontable para el juego ante Gremio, que en nómina es más que los azules. Pero este Millos sabe que todo se puede lograr; de superar ese duro escollo, el camino parece expedito para acceder a la final, pues su eventual rival en semifinales, Tigre, enfrenta problemas graves de descenso en Argentina.

Como soñar es gratis, pero en la cancha Millonarios ha demostrado que hay licencia para hacerlo, será menester apuntarle a obtener la Sudamericana o la liga, en caso de que Gremio quede en el camino, pues pensar en los dos títulos podría acelerar un aterrizaje de barriga en ambas competiciones. Las jornadas definitivas serán prácticamente simultáneas.

La liga es esquiva desde hace 24 años. La Sudamericana es un certamen internacional de mayor nivel y que puede devolver al equipo embajador a lugares de alcurnia en el concierto suramericano.

Como el niño del video, no sé con cuál de las dos copas soñar, pero el solo hecho de tener razones de peso para poder hacerlo, independientemente de la manera como termine, me recuerda que la belleza del fútbol radica en que, tarde o temprano, la recompensa por tantos años de sufrimiento, de perseverancia, de derrotas dolorosas y victorias insignificantes, tiene que llegar. Hay licencia para soñar.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 23
  • Enviar
  • Imprimir

Lo más compartido

Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio