Publicidad
Óscar Alarcón 10 Dic 2012 - 11:00 pm

Macrolingotes

Óscar Alarcón

Cartagenero que se respete tiene que escribir sobre Núñez. Y Carlos Villalba Bustillo se respeta, y mucho. Hace unos años hizo un paralelo entre Núñez y Uribe y ahora acaba de publicar una biografía novelada de tan importante hombre del Cabrero. Con ese estilo castizo que lo caracteriza, muestra a un Núñez humano, caribeño relatando fundamentalmente los años en que comenzó a gobernar, enfrentado a los radicales, haciendo alianza con los independientes y el sector conservador que dirigían Carlos Holguín y Miguel Antonio Caro.

Por: Óscar Alarcón

Indudablemente, no se puede desconocer que Núñez fue el estadista y político más importante de su época, a pesar de que su sentido pragmático lo llevó a estar en lugares equivocados: los conservadores tratando de apoderarse de él y los radicarle buscando la distancia.

Wenzel, seudónimo utilizado por Núñez y que da el nombre a la novela y la publica en la Editorial Universitaria de la Universidad de Cartagena, relata su vida íntima y política, sus relaciones con doña Soledad, también sus segundos de abordar en la presidencia, la manera como hacía política con sus coterráneos costeños y con la sociedad decadente bogotana de finales del siglo XIX, el manejo del Estado y el entendimiento con el sexo débil, al que era tan adicto. Aquí está el Núñez conocido por varios de sus biógrafos y también la faceta desconocida que Villalba revela en este relato en el que el lector no logra precisar hasta dónde llega la historia y dónde comienza la ficción.

Digo y repito que Núñez fue el estadista y político más importante de su época. ¿Quién, si no fuera una persona como él, se va por más de diez años a Europa a conocer el funcionamiento de los Estados? No fue a buscar el aro de Gregoria –aunque para eso también tuvo tiempo–, sino para saber lo que era la economía intervencionista y cómo se podía crear aquí el Banco Nacional.

Buena lectura para esta época, sobre todo para saber cómo fueron esos cien años de soledad… Román. A pesar de la buena compañía que tuvo con ella.

  • 9
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • 'La revolución trans es imparable'
  • La vida de las condenadas
  • Víboras interrumpen debate legislativo sobre reforma energética mexicana

Lo más compartido

  • Este jueves habrá jornada de reclutamiento en todo el país
  • Hallan nueva especie silvestre en cerros orientales de Bogotá
  • Alemania busca un millón de inmigrantes para trabajar
9
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

sopetran

Vie, 12/14/2012 - 15:40
Este señor del Cabrero o del cabron no fue el mismo que hizo su año rural de tinterillo en la ciudad de David en el departamento de Panamá,donde conocio su primera esposa otra Dolores y 24 años despues de su regeneracion perdimos a Panamá ,como seria de estadista el cabron este y no huvo corte de la haya que valiera dejemos de mitificar tanto corrupto mamaburra
Opinión por:

Marmota Perezosa

Mar, 12/11/2012 - 09:54
Me quedo con la biografía de Indalecio Liévano
Opinión por:

Boyancio

Mar, 12/11/2012 - 09:23
Mogollita azucarada rellena de grasa, Núñez fue un tonto, nos quitó la soberanía regional, y ahora, por su culpa, por su grandísima culpa, estamos comiendo la que sabemos, de sal o de dulce, eso depende; pero con poca cebolla, ni ajo, por quello del mal aliento.
Opinión por:

Ocossa

Mar, 12/11/2012 - 09:11
Yp sigo a la espera de los textos sobre Nuñez que está escribiendo el historiador cartagenero Alfonso Múnera Cavadía. Creo que entonces tendremos claridad.
Opinión por:

Pietrobareta

Mar, 12/11/2012 - 07:36
Sebastián estas excusado por reenviar tu análisis de la columna de Alarcón y de la cueriza a Nuñez y al memorioso profesor
Opinión por:

Sebastián Felipe

Mar, 12/11/2012 - 01:24
Presento (pido) excusas por repetir la opinión, pero no me apareció en el foro la primera que escribí, por lo que debí reescribirla. Gajes del oficio.
Opinión por:

Sebastián Felipe

Mar, 12/11/2012 - 01:17
(1) No, Colombia no ha tenido estadistas, sino a lo sumo teoréticos, ensayistas, improvisadores, manipuladores... del Estado; ningún "estadista" colombiano ha hecho aportes meritorios o trascendentes para superar la pobreza-miseria, la discriminación, la desigualdad, la precaria educación, la criminalidad, la corrupción, las guerras-violencias y todos los demás males que aquejan al País desde su existencia-supervivencia. Entonces, ¿de qué "estadistas" habla". (2) Carlos Villalba Bustillo es un enciclopedista-memorista repetidor de la repetidera, sin ningún aporte a nada, quien, además, comete hartos yerros cuando escribe. Y marros más.
Opinión por:

Sebastián Felipe

Mar, 12/11/2012 - 01:03
(1) No, Colombia no ha tenido ningún estadista, a lo sumo teoréticos, ensayistas, improvisadores, manipuladores... del Estado, nada más; los "estadistas" colombianos no han hecho aportes trascendentes o meritorios para la superación de la pobreza-miseria, la discriminación, la desigualdad, la precaria educación, las guerras-violencias, la criminalidad, la corrupción y los demás males que han aquejado al País desde su existencia-sobrevivencia... Entonces, ¿de qué "estadistas" habla? (2) En cuanto a Carlos Villalba Bustillo, es un enciclopedista-memorista repetidor de la repetidera, sin ninguna idea original, sin ningún aporte a nada, quien, además, comete hartos yerros cuando escribe. Y marros más.
Opinión por:

usacabeza

Mar, 12/11/2012 - 10:16
Nada es, ha sido, sigue siendo y será: nada. Nadie nunca ha podido aportarle ni un quark a nada. SF, qué te parece «sin ningún aporte a algo».
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio