Publicidad
Óscar Alarcón 17 Jun 2013 - 10:53 pm

MACROLINGOTES

Óscar Alarcón

“El general emergió del hechizo, y vio en la penumbra los ojos azules y diáfanos, el cabello encrespado de color de ardilla, la majestad impávida de su mayordomo de todos los días sosteniendo en la mano el pocillo con la infusión de amapolas con goma.

Por: Óscar Alarcón

El general se agarró sin fuerzas de las asas de la bañera, y surgió de entre las aguas medicinales con un ímpetu de delfín que no era de esperar en un cuerpo tan desmedrado.
‘Vámonos’, dijo. ‘Volando, que aquí no nos quiere nadie’”.

Así describe García Márquez en El general en su laberinto el último día en que el Libertador salió de Bogotá y dijo: “Me voy para donde me quieran”. Y más adelante escribe nuestro Nobel: “A pesar de la previsión del gobierno, que había ordenado conducirlo por las calles menos usuales, el general alcanzó a ver algunas de las injurias pintadas en las paredes de los conventos”.

En todo el trayecto, agrega, se oyó un mismo grito distante: “¡Longaniiiizo!”. La única alma que se apiadó de él fue una mujer de la calle que le dijo al pasar: “Ve con Dios, fantasma”.

Así despidieron a Bolívar cuando cogió camino, decepcionado, con la única esperanza de regresar a Europa, pero su estado de salud sólo le permitió llegar a Santa Marta, en donde encontró la muerte. Luego, no se entiende por qué el actual alcalde mayor de Bogotá, Gustavo Petro, tuvo la idea de quitar un cuadro del fundador de la ciudad, Gonzalo Jiménez de Quesada, y poner uno del Libertador. ¿Se sentiría agradado Longanizo de estar en ese palacio?
Hay quienes sostienen que ese apodo que le pusieron en Bogotá se debía a su flacura, aun cuando no falta quienes aseguren que su origen es a lo bien dotado que era y de lo que dieron fe varias de sus amantes.

En fin, la única explicación de la decisión del alcalde es que como en Bogotá a Bolívar querían colgarlo, por eso Petro lo colgó en su despacho.

  • 4
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Fenómeno del Niño apenas comienza

Lo más compartido

Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio