Por: Óscar Alarcón

MACROLINGOTES

Se celebra hoy el Bicentenario de la independencia de Cundinamarca con actos que el gobernador Álvaro Cruz ha querido realizar para que tan importante conmemoración no fuera a pasar inadvertida.

Si bien el 20 de julio de 1810 lo consideramos como la fecha de la independencia nacional, la verdad es que en el cabildo abierto que se realizó ese día, las gentes de Santafé no manifestaron interés en romper con la Corona. Sólo batallas posteriores llevaron a plantear la necesidad de la independencia y fue Cundinamarca, con su presidente Antonio Nariño, quien hizo que se adoptara una proclama el 16 de julio de 1813 en donde se dijo que era “un estado libre e independiente, que queda separado para siempre de la Corona y del gobierno de España”.

Si bien después de 1810 se expidieron constituciones, como la de Cundinamarca de marzo de 1811 y la de Tunja de diciembre del mismo año, en donde las ideas republicanas ya habían tomado fuerza, no hubo en ellas un rompimiento total con Fernando VII, a pesar de que se llamaba república a la provincia. La verdadera independencia fue ese acto que impulsó Nariño hace doscientos años, razón por la cual se ganó el merecido título de Precursor.

Nariño ha sido un hombre controvertido por nuestros historiadores. Hace diez años la revista Semana reunió a un grupo de expertos y llegaron a la conclusión —sin shows televisivos— de que era “el colombiano de todos los tiempos”. Sin embargo, hay quienes le disminuyen sus virtudes y se limitan a recordarlo como tesorero de diezmos, un cargo envidiado en su época, circunstancia por la cual le achacaron más de un falso positivo. Pero la verdad fue que luchó por nuestra independencia, fue preso por subversivo —por la traducción de los Derechos del Hombre— y como presidente de Cundinamarca contribuyó para que las otras provincias siguieran el ejemplo de romper con la Corona española.

Fue nuestro Mandela. Tuvo poca gloria, aunque la merecía, y una vida trágica llena de adversidades. Si hubiera cumplido todas las condenas que le impusieron, aún estaría preso y le faltarían tres cadenas perpetuas.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Óscar Alarcón