Yesid Reyes Alvarado 30 Ago 2012 - 9:14 pm

La majestad de la Corte Suprema

Yesid Reyes Alvarado

La Corte Suprema de Justicia cumple un doble papel: de una parte, sus decisiones deben ser directrices sobre la forma en que los jueces habrán de interpretar las normas; de otro lado, le debe transmitir a la sociedad una sensación de tranquilidad producto de la sobriedad y ponderación con que actúa.

Por: Yesid Reyes Alvarado
  • 60Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/majestad-de-corte-suprema-columna-371431
    http://tinyurl.com/nyf2mt4
  • 0
insertar

El primero es un tema legal que se concreta en la elaboración de providencias con una argumentación lo suficientemente clara como para hacerlas comprensibles tanto a los directamente interesados como a la comunidad. Por supuesto que las opiniones emitidas pueden cambiar porque el derecho es tornadizo por naturaleza y desde luego que cualquier pronunciamiento de esa corporación es susceptible de controversia. Lo importante es que lo que genere polémica sea la suficiencia de la fundamentación jurídica y no los móviles por los que la decisión se toma, porque entonces lo que estaría en juego sería su legitimidad.

Lo ideal es que las determinaciones de la Corte se expliquen por sí mismas; pero puede ocurrir que en algunos casos la precariedad del razonamiento o la complejidad del asunto generen inquietudes que ameriten una explicación adicional de los magistrados. Es humanamente comprensible que las personas se incomoden cuando su trabajo es objeto de cuestionamientos, quizás con mayor razón si ocupan destacados cargos públicos. Pero cuando por la pertenencia a la cúspide del poder judicial se encarna la majestad de la justicia, se debe tener la capacidad de sobreponerse a ese sentimiento, y el aplomo suficiente para suministrar las aclaraciones que hagan falta. No es un problema de formación profesional, es un asunto de talante, como insinuaba el maestro Osuna en su reciente columna.

En el momento en que se pierde la compostura propia de un juez, se corre el riesgo de que la opinión pública se distraiga con la carga emocional del mensaje y termine dudando no ya de la solidez del discurso jurídico sino de los motivos que le sirvieron de guía; si esto llega a ocurrir, la validez conceptual de la decisión pasa a un segundo lugar dando pie a un debate sobre la legitimidad de la misma, que impacta negativamente la imagen de la administración de justicia.

La circunstancia de que los editorialistas de tres reconocidos diarios de circulación nacional, una decena de columnistas y más de doscientos periodistas manifiesten públicamente que los interrogantes planteados por María Jimena Duzán y Cecilia Orozco son válidos, indica que hubo un problema de comunicación que requiere una ponderada reflexión y una serena explicación; pero no de parte de quienes formulan los interrogantes, sino de la Corte. Ni la brusca amenaza de una acción penal en su contra, ni la tangencial aclaración que en un posterior comunicado aparece mezclada con el anuncio de no querellarse, parecen haber generado la tranquilidad que deberían transmitir las determinaciones de esa corporación.

El daño a su imagen está hecho; sólo podrá ser reparado si se retorna a la antigua senda de acompañar el sólido trabajo jurídico que tantas satisfacciones le ha brindado al país con la serenidad en los pronunciamientos públicos que eventualmente deban hacerse.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 23
  • Enviar
  • Imprimir
23
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

hbpsentipensador

Lun, 09/03/2012 - 12:50
Ya no se le puede llamar : HONORABLE CORTE SUPREMA DE JUSTICIA pues sus últimas actuaciones han sido claramente DESHONESTAS e INJUSTAS. Se está conformando un MACABRO CONCIERTO PARA DELINQUIR entre el CONGRESO, la CORTE y la PROCURADURÍA y que conforman una verdadera COHORTE DE DESVERGONZADOS Y CÍNICOS TRAFICANTES DE PREBENDAS INDEBIDAS Y NIDO DE CORRUPCIÓN DE CLARO ORIGEN NARCO-PARA-MILITAR. (O si no pregúntenle al HOMBRECILLO DE CARRIEL Y MOTOSIERRA por qué anda tan orondo y triunfante en estos días a pesar de que sus familiares, socios y amigos caen sin cesar en sus mentiras y delitos)
Opinión por:

Viterbo de magallanes

Vie, 08/31/2012 - 17:56
Dr.Yesid Reyes,la Honorable Corte Suprema, cayó en manos ultraconservadoras en su ideología,se puede decir que es hermana ideológica de la Procuraduría General de la Nación. Estas dos instituciones se politizaron, y la Corte Suprema pre tende quitarnos la libre expresión y la Procuraduría ponernos a rezar el rosario antes de acostarnos.La Procuraduría es hoy por hoy, un fortín burocrático y clientelista como nunca se vió.
Opinión por:

agualongo

Vie, 08/31/2012 - 17:00
Yesid: Muy bien. El daño a la imagen de la Corte se acrecienta. Ayer la Corte Suprema, nada más ni nada menos, designó como candidato a la Procuraduría General de la Nación a Alejandro Ordoñez. O sea, la reelección. O sea, la reelección de un fanático religioso que le está haciendo mucho daño a la sociedad. O sea que la Corte apoya a un personaje oscuro que bien podría 'cuadrar' en las angustias del Medioevo y no en este siglo XXI que dizque será liberal, filosóficamente hablando. Ninguna majestad tiene esa corporación al hacerle juego a la politiquería. Llegaron las reelecciones. Saludos desde el Sur ! ! !
Opinión por:

comentandoj

Vie, 08/31/2012 - 13:29
El desprestigio de los miembros de las altas cortes no es gratuito. Para nadie es un secreto que sus execrables, amañadas, interesadas e ilegales actuaciones, hacen parte de un prontuario colectivo, que convierten en dechados de corrupción, unas instituciones que fueron concebidas para ser honra de la juricidad y el derecho.
Opinión por:

paperez50

Vie, 08/31/2012 - 12:44
Señor Yesid, la "majestad" de la Corte Suprema y, en general, de las cortes y "mafistrados" es un recuerdo de lejanas épocas, cuando estos puestos se ejercían por personas apegadas a la ley y al derecho, lejos de las tentaciones de gobernar y legislar. Estos mafistrados utilizan la justicia para todo menos para imponer la ley... Claro que, en este caso, se trata de una pelea de comadres, entre las locas antiruibistas y los mafistrados
Opinión por:

jakemate

Vie, 08/31/2012 - 11:41
Los columnistas se han rasgado las vestiduras por el exabrupto de la CSJ de amenazar encausar a dos de sus colegas con denunciarlas por ofensa y calumnia, caso que es grave, por muchas razones, en especial porque presupone que nadie puede opinar en contra de dicha Corte. Sin embargo, los mismos medios han guardado silencio ante el hecho de que esa Corte haya dado un giro jurisprudencial al reconocerle a los congresistas y demás aforados, unas penas menores a las aplicables a cualquier otro ciudadano del común, por el mismo delito. Se configura ají un privilegio a favor de los aforados, lo que contradice el art. 13 de la Constitución, ley de leyes que la Corte juró defender. Y todo por pagarle al Congreso las gabelas obtenidas cuando se debatía la reforma a la justicia. ¿Qué tal esa?
Opinión por:

lenguon

Vie, 08/31/2012 - 11:30
Se volvio la Corte, hace mucho rato contestaria. Como todo el pais hay un afan de figuracion, porque los periodistoides (Hay algunos periodista) tiene que sin pagarle al generador de noticia, levantarse una chiva. O sea, los noticieros de television y radio, tienen que producir noticias de impacto y generar resonanci, para el reiting. Toda la sociedad esta inmersa en esta desgracia. Las mujeres se enpelotan, los hombres debenser bacanes a cualquier precio, a falta de oportunidades, hasta con su criminalidad.Cualquier cosa por figurar, o que me de el gobierno, limosneo perpetuo y negado salvo sea parte del noticiero dar.
Opinión por:

Ewar Gordillo

Vie, 08/31/2012 - 11:03
Oyeron? togados sinverguenzas. (por favor leer con dieresis en la u)
Opinión por:

GMasRoca

Vie, 08/31/2012 - 08:24
Tiene toda la razón el columnista. "Por sus obras los conoceréis". En Colombia se le dá mérito al título y lo lógico sería que quien ostenta un título demuestre que lo merece. Ciertamente la Majestad de un tribunal o de un magistrado no es algo inherente al título o al puesto. La Corte debe demostrarla con la calidad de sus actuaciones y la discresión de sus componentes.
Opinión por:

fernando artavia lizarazo

Vie, 08/31/2012 - 07:26
Otra situación que quedó en evidencia es que, no les es fácil tener en su haber la serenidad y la mesura, situaciones que por decir lo menos, debe ser del patrimonio de todo servidor público, con mayor razón del administrador de justicia por ser el llamado a imponer el orden mediante la aplicación ponderada, rigurosa y vigoroza de la ley, máxime, si sus opiniones, en un momento dado, se convierten en fuenta formal y material del derecho que va más allá de la interpretación en el entendido que ante las lagunas o vacíos dejados por el legislador, tienen que llenarlos y, que es lo que se llama doctrina legal probable, pudiendo variar, incluso recogerse según las consideraciones, como apartarse de ella otros, siendo en ocasiones, el punto de partida para injusticias por no decir que abusos.
Opinión por:

fernando artavia lizarazo

Vie, 08/31/2012 - 07:18
En los magistrados se dio el adagio que reza: EL SILENCIO ES MÁS ELOCUENTE QUE LA PALABRA, que les ocurrió, por ser improvidentes, y más, si como se anuncio en algunos medios que en alguna época para frenar opiniones y críticas, incluso, recurrieron a pedir la cabeza de periodistas, situación que tampoco salieron a rebatir y que los deja mal parados, porque es que, si no están dispuestos a soportarlas, lo que mejor pueden hacer es, dar un paso al costado. Ahora, si se equivocan, abusan del poder, etc., es elemental, porque son seres humanos por tanto no son infalibles, otra cosas es que algunos se crean iguales o superiores a Dios, pero es que la vanidad y la arrogancia también son propias del ser humano o sino no hubieran hasta reinados de belleza, preguntas como respuestas absurdas, etc.
Opinión por:

fernando artavia lizarazo

Vie, 08/31/2012 - 07:08
Claro, a los Magistrados les faltó en un momento dado, serenidad más que mesura y ponderación, otros podrían opinar que grandeza, pero es que es que también son seres de carne y hueso en que también se anida los cuatro gigantes del alma como son el miedo, la ira, el amor y el deber. Claro, debieron auto oscultarse si atizar la hoguera, estaba o no dentro del gigante incoloro del deber, en otras palabras dentro de sus funciones. Ahora, si hubiesen abierto explícitamente el debate, las opiniones críticas en pro o en contra, hubiesen sido, de parte y parte, tenaces y el escrutinio mayor, pero lo abrieron implicitamente con anunciar que las denunciarían, armando la de Troya, por no decir que la odisea porque también emprendieron un viaje peligroso y así quedó demostrado con la reculada.
Opinión por:

fernando artavia lizarazo

Vie, 08/31/2012 - 06:57
La opinión y crítica de las columnistas es tan válida, que merece respeto, es más estoy de acuerdo con ellas, sin embargo, en modo alguno amerita que cualquier servidor público tenga que salir a rendirles cuentas, precisamente porque no encarnan el órgano de justicia que les investigue y juzgue penal o disciplinariamente y ahí sí podríamos decir que se cumpliría el adagio que reza: los pájaros tirandole a la escopetas. Los operadores juridicos como todo servidor público a quienes tiene que explicar sus decisiones y actuaciones es al órgano de justicia que esté investigándolos penal o disciplinariamente. Ahora, si quieren hacerlo pueden, porque pueden pero no deben, porque no están obligados, en el entendido que cada cual es dueño de su silencio y esclavo de sus palabras.
Opinión por:

fernando artavia lizarazo

Vie, 08/31/2012 - 06:46
En mucho puede tener razón el columnista, excepto que la Sala Penal de la Corte Suprema tenga ante la inquietud de unos, la inconformidad de otros, tenga que salir a explicar sus decisiones o sus actuaciones, ni más faltaba, así sea cierto que en Colombia hasta ahora no hay un órgano de justicia serio y ponderado que pueda llamar a los magistrados al orden en el ámbito penal y disciplinario y, que sería el único en exigir una u otra situación. Lo que los Magistrados como como todo servidor público de debe estar sujeto a las opiniones y críticas no solo en lo público sino hasta en lo privado, pues, sus actuaciones, su vida publica y privada están sujetas al escrutinio público, como le pasó a BILL CLINTON con lo de MONICA LEWINSKY, por tanto, no puede hacer salidas en falso.
Opinión por:

rabil

Vie, 08/31/2012 - 06:36
Para corroborar la percepción que vamos construyendo, negativa, acerca de las motivaciones de la actual Corte, les da por postular por unaninimidad a Ordóñez para un nuevo período, confirmando las sospechas de que el nombramiento de familiares de los Magistrados en la Procuraduría es un hecho cierto y sesga sus decisiones. Si hay congresistas endeudados o atemorizados con y por Ordóñez, tendremos durante otro período a un fanático religioso, a un hipócrita, a un fariseo cuidando las actuaciones de sus favorecidos y persiguiendo mujeres violadas y expuestas a la muerte.
Opinión por:

Boyancio

Vie, 08/31/2012 - 05:00
Quiera Alá, que esos magistrados, con los acuerdos de paz, los llamen a calificar servicios y les den una buena palera, sea los latigazos que les dan en la justicia ordinarios por allá en Somondoco y el Sibundoy, sea en el hopo namá.
Opinión por:

Boyancio

Vie, 08/31/2012 - 04:57
Allá tú, que siempre crees en la republiqueta y sus cantores en leyes acomodadas a su fanatismo puro y al billete corrido, namá.
Opinión por:

inspiron

Vie, 08/31/2012 - 04:42
Justicia? Esa corte ya no imparte sino atropellos. Ahora nos quieren castigar con otro perìodo del procurador Torquemada. Verguenza.
Opinión por:

Golconda

Vie, 08/31/2012 - 04:03
con esa corte es como para ordoñese de la risa
Opinión por:

Sebastián Felipe

Vie, 08/31/2012 - 02:35
(1) Hace mucho no se reconoce la "majestad" de ninguna de las altas Cortes, principalmente porque se ha vulgarizado su integración y a ellas han llegado magistrados de deficiente calidad jurídica y ética. (2) Es preferible mencionar primero el nombre completo "Corte Suprema de Justicia" y luego "Corte Suprema" o "Corte", no al revés. (3) La Corte Suprema de Justicia cumple más de los dos papeles que mencionó. (4) Es falso que "el derecho es tornadizo por naturaleza"; por el contrario, es difícil cambiar la jurisprudencia frente a las mismas normas, que fue a lo que se rifirió: ¿cuántas jurisprudencias ha logrado cambiar usted en más de treinta años de ejercicio profesional? (5) Debió escribir "Corporación", con mayúscula. (6) Incurrió en mala puntuación. Y marros más.
Opinión por:

Sebastián Felipe

Vie, 08/31/2012 - 23:04
GMasRoca: (1) Empiezo por decirle que creí que usted era un álter ego de "Perotanelgrande", que no es "Perotán...", sino "Perotín...", pero concluí negativamente después de reexaminar varias de las opiniones de ambos, quienes me han controvertido con altura, en buena lid forística (¡un abrazo a ambos!). (2) En los foros son convenientes las opiniones de fondo como las formales (no hay fondo sin forma; mejor: sin forma no hay fondo), y procuro algún equilibrio entre ambas; no obstante, el talante de las opiniones depende del tema de la columna y su contenido, de los foristas, su disposición, enfoque, calidad, etc. (3) Le agradezco el consejo, mas no hay que darle tal trascendencia a los foros, como no hay que dársela a las columnas, sino guardar las proporciones correspondientes.
Opinión por:

GMasRoca

Vie, 08/31/2012 - 08:15
Es claro que usted tiene capacidad suficiente como para hacer comentarios más profundos que la simple crítica de la forma. Un consejo: Primero haga un resumen de la columna que le permita extraerle el zumo, la nuez del mensaje; y, si está o no de acuerdo, comience allí su crítica, alabanza o complemento. De esta forma le aseguro que estará siendo más útil al foro.
Opinión por:

Paisa_zurdo

Jue, 08/30/2012 - 22:07
Pero lo malo es que la Corte misma se desprestigia cada día más, no sólo por sus decisiones jurídicas, sino por su politización y su burocratización. No hay nada más peligroso que una Corte sometida a los políticos.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio