Por: Hernán Peláez Restrepo

Mala idea

Se supone que los dueños de la Dimayor están llamados a tomar una sabia decisión sobre cómo castigar el mal comportamiento de los aficionados en los estadios. Ellos, que son los indicados para establecer formas para controlar el vandalismo, deben pensar en criterios deportivos y sociales, con mínima dosis de justicia.

Perdomo, que viene de un club profesional, tiene que pensar antes de proponer medidas que atentan contra el principio deportivo. Quitarle puntos a un equipo, que gana en buena ley, por incidentes provocados por terceros, es un adefesio.

Antes de pregonar esa medida, es necesario preguntar, ¿dónde están las cámaras de vigilancia prometidas? ¿Dónde quedó la idea de copiar? Porque opera en otros países el control en el ingreso a los estadios, sea con la cédula o carné expedido por el mismo equipo a sus hinchas.

Parece lógico que, si se aplica una reglamentación vigente, sancionar con juegos a puerta cerrada por disturbios en graderías es una medida suficiente. Multar a los mismos equipos también obliga a sus dirigentes a implementar mecanismos de control.

En nuestro país, donde la trampa y la corrupción parecen prácticas nacionales, podría presentarse un caso sencillo. Por ejemplo, faltando tres fechas para definir el descenso, quién asegura que terceros envíen pandillas a armar alboroto para que un equipo sea sancionado con pérdida de puntos y descienda. O si dos equipos disputan el primer lugar, uno de ellos, el domingo con el título asegurado, amanezca el lunes despojado de los puntos.

Lo que se gana en el campo se puede perder, de acuerdo al régimen actual, por mala inscripción de un jugador u otra causal estipulada. Pero no porque unos aficionados se portan mal. Esta idea, malísima para mí, de restar puntos a quien los gana en buena lid atenta contra el juego limpio. Multas y actuar sin público son castigos merecidos. Y si se confirma amancebamiento de dirigentes con líderes de barras, sancionar a dirigentes, así sean propietarios de los equipos.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán Peláez Restrepo