Publicidad
Andrés Hoyos 2 Abr 2013 - 11:00 pm

La maldición verde

Andrés Hoyos

La maldición de los recursos naturales viene en colores, o por lo menos a los colombianos nos ha tocado padecerla en verde esmeralda desde los tiempos de la Colonia.

Por: Andrés Hoyos
  • 204Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/maldicion-verde-columna-413743
    http://tinyurl.com/l5usenf
  • 0

Ahora que Víctor Carranza ha entrado, según dicen, en la fase terminal de un cáncer de próstata, quizá convenga recordar la trayectoria de este peligroso parroquiano. Carranza es uno de los pocos socios del cartel de Medellín que sigue vivo, por fuera de la cárcel y, aunque parezca increíble, sin cuentas pendientes con la justicia. De otro lado, se dice que junto con los Ochoa, también exsocios de Escobar, es el mayor terrateniente del país. Lo han conectado muchas veces con grupos paramilitares y con políticos corruptos, pertenecientes sobre todo al Partido Conservador. Ha sobrevivido a numerosos atentados, algunos efectuados con rockets y granadas y, por si fuera poco, se da el lujo de tener de defensor de oficio a monseñor Luis Felipe Sánchez, el obispo de Chiquinquirá.

Pese a su accidentada historia y a su incalculable riqueza, Carranza es apenas un accidente. Lo precedió en el negocio Gilberto Molina, asesinado en 1989 por Rodríguez Gacha, y otros vendrán a sustituirlo. Carranza en últimas es el síntoma y no la enfermedad, la cual consiste en la demostrada incapacidad del débil y pobre Estado colombiano para controlar un recurso natural sencillo y localizado como son las esmeraldas.

Estas codiciadas piedras parecen una ensangrentada bola de ping-pong que salta por entre las diversas entidades del Estado colombiano sin detenerse en ninguna. Es poco lo que no se ha intentado a la hora de explotarlas: compañías extranjeras tomaron las minas en arriendo, el Banco de la República las administró durante veinte años, se entregaron a empresas oficiales especializadas como Ecominas y todos salieron con el rabo entre las piernas. En 1973 incluso se hizo una licitación diseñada expresamente para que se la ganaran los bandidos.

Y se la ganaron, pero no bastó con repartirles el botín. Por el camino se desataron tres guerras esmeralderas, que dejaron 3.500 muertos. Al sumarse el narcotráfico, la guerrilla y los paramilitares al baile, el problema empeoró. Y así se llegó a la Ley 756 de 2002, que cobra de regalías el 1,5% del valor a boca de mina, precio que fija el “empresario”. Con esta ley, el Estado colombiano simplemente claudicó ante los esmeralderos. El mensaje implícito era más o menos el siguiente: mientras ustedes no salgan en la crónica roja y mantengan a la guerrilla lejos de su territorio, quédense con el negocio. Me dan alguna chichigua como por aparentar. Dicho y hecho, a estas alturas el ingreso por regalías de esmeraldas en Colombia es de dos millones de dólares al año. Para colmo, las esmeraldas no son explotadas en forma eficiente, pues hay varias minas intactas. ¿Existen acaso grandes empresas joyeras en Colombia? No, el país exporta piedras desnudas sin valor agregado. Y si se descuenta a los esmeralderos mayores, la gente del occidente de Boyacá es extremadamente pobre y dice, cuando se le pregunta, que lo peor que les ha pasado en la vida han sido las minas de esmeraldas.

Todo lo anterior tiene una clara moraleja: que juega con fuego un país cuando cifra su desarrollo en la explotación de los recursos naturales y que Colombia corre el peligro de ser arrollada por su locomotora minera. ¿No podremos cambiarla por otra cosa?

 

 

  • Andrés Hoyos | Elespectador.com

  • 5
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

  • Messi no merecía el Balón de Oro, el mejor jugador fue James Rodríguez: Maradona
  • El día que Jean-Claude Van Damme decidió bailar el 'Ras tas tas'
  • "Niñas menopáusicas a los 20 años"
5
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Ar mareo

Mie, 04/03/2013 - 13:51
Muy importante su reflexion, sin embargo yo ya no creo q el asunto sea de ineptitud, pues no es posible q haya tanta en este pais. Yo creo mas bien q hacer las cosas a medias es una estrategia concebida para mantener las cosas como estan, y para q los mismos sigan en las mismas. Aqui no ha habido interes en hacer las cosas bien, pues en rio revuelto...
Opinión por:

Eduardo Saenz Rovner.

Mie, 04/03/2013 - 08:56
Carranza es Colombia. Y Colombia es Narcolombia... Suena repetitivo pero que me demuestren lo contrario.
Opinión por:

lr

Mie, 04/03/2013 - 08:48
Seria bueno hacer una encuenta sobre nuestra geografia para averiguar quien sabe donde queda por ejemplo: Muzo, Somondoco, Cozcues, el mercado de Guateque, etc, etc.. Pero donde queda Boyaca? La presencia institucional es un gran problema, pues legislar, opinar desde el sexto piso en Bogota, para un tema complejo, imponer impuestos, y vanagloriarse de la riqueza que poseemos ydespues quejarnos ante el MONO DE LA PILA, despotricar, madrear y.... no hacer nada por quienes tienen que ser serios en establecer el orden nacional, Vale el cuento, " DIOS LE DIO A COLOMBIA DOS MARES, TRES CORDILLERA, MINERALES, ORO, PLATA, PLATINO, ESMERALDAS, ETC,,,ETC Y alguien molesto pregunto, porque todo eso? Acto seguido dijo espere la claidad de gente que tendran..politicos, corrupcion
Opinión por:

mauricio1949

Mie, 04/03/2013 - 06:29
Lo que muestra el asunto de las esmeraldas es la esencia de nuestra idiosincrasia.
Opinión por:

o.fabian

Mie, 04/03/2013 - 01:39
La columna es apropiada. La pregunta al final y el comentario acerca de la debilidad, de diseño, del Estado Colombiano aportan a la discusión. [+1]
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio