Publicidad
Carlos Fernando Galán 14 Sep 2013 - 11:00 pm

Más normas, ¿más corrupción?

Carlos Fernando Galán

APOSUCRE, LA EMPRESA VINCULADA a Enilce López, alias La Gata, perdió el negocio del chance en el departamento de Sucre porque no presentó a tiempo una póliza de cumplimiento que se exige para este tipo de contratos.

Por: Carlos Fernando Galán
  • 88Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/mas-normas-mas-corrupcion-columna-446343
    http://tinyurl.com/oq2pxzp
  • 0

¡Qué ironía! Después de todas las advertencias sustentadas del secretario de Transparencia de la Presidencia, Rafael Merchán, ignoradas por la Gobernación de Sucre, fue necesario acudir a una cuasi “leguleyada” para poder quitarle a esta delincuente un negocio que le ha permitido, durante años, construir y mantener un emporio criminal en buena parte de la costa Atlántica. Y es que la disculpa de muchos de los que le han entregado el negocio no ha sido otra que repetir hasta el cansancio que las empresas de La Gata cumplen con todo lo estipulado en las normas de contratación para esos procesos. “Nosotros hemos realizado este proceso (o vamos a realizarlo) con total apego a la ley de contratación”, dicen todos, como si esto fuera negociable.

Esas normas, al menos en teoría, han sido formuladas para evitar la discrecionalidad en la adjudicación de contratos estatales y, con ello, prevenir la corrupción en nuestro país. Para asegurarnos de que cada paso está regulado, cada decisión tiene una hoja de ruta y cada peso que se gasta pasa por unos “filtros” que lo protegen. Pero, paradójicamente, esto ha resultado en un marco jurídico de contratación y compras públicas extremadamente complejo que ha terminado por legitimar, sin darnos cuenta, una cantidad de casos de corrupción en los que se “siguió al pie de la letra la ley”. Todo esto tiene que ver con esa compulsión colombiana por hacerle una ley a cada problema y por crear un tipo penal para cada conducta indeseada.

Los ejemplos abundan: la adjudicación de la Fase 3 de Transmilenio, la malla vial o las licitaciones de basuras en Bogotá son sólo unos pocos. Resulta difícil olvidar la reacción del entonces alcalde Samuel Moreno ante la denuncia de que en Bogotá existía un cartel de la contratación: “¿Cómo pueden decir eso si todos esos contratos se adjudicaron con licitación pública?”. Pues en estos casos, tan complejos como cuestionados, la norma terminó llevándonos a una situación muy particular: los abogados se volvieron en Colombia más importantes que los ingenieros en la construcción de vías o más importantes que los operadores en el manejo de las basuras.

Y, como si fuera poco, esa política “normativa” contra la corrupción en la contratación termina afectando gravemente la eficiencia del Estado. Los funcionarios públicos (propiamente los llamados “ordenadores del gasto”) terminan presos de los trámites, autorizaciones, certificaciones, publicaciones, etc. Es decir, no sólo no ha sido eficaz la inflación normativa de contratación para prevenir la corrupción, sino que llegamos al absurdo de que lo importante es que el proceso licitatorio esté bien hecho y cumpla los múltiples pasos que “estipula la norma”, mientras que el objetivo, el resultado, lo que se busca lograr con la ejecución de esos recursos para beneficiar a una población, termina pasando a un segundo plano.

Todo esto llevó a que este gobierno incluyera como uno de los ejes de la política anticorrupción, que pronto empezará a ser implementada, una apuesta por introducir en el modelo de contratación y compras públicas herramientas que permitan prevenir y detectar de verdad la corrupción. Para que esa apuesta se concrete tenemos que pensar, inevitablemente, en simplificar el modelo, hacerlo más claro y lograr que aumente la eficiencia del Estado, claro, con controles más eficaces. Es el camino que otros países han recorrido y les ha dado resultados. El caso de Sucre es una demostración más de que ese es el camino que debe seguir Colombia.

  • 6
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Estos son los exrepresentantes a la Cámara que aún tienen vehículo, arma o celular del legislativo
  • Charlize Theron y Tom Hardy en 'remake' de "Mad Max"
  • Tráiler de "Mad Max: Furia en el Camino"

Lo más compartido

6
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

suesse

Dom, 09/15/2013 - 19:42
Es que quien dijo que lo legal, es necesariamente, ético o moral??
Opinión por:

jorge1218

Dom, 09/15/2013 - 10:46
A esos genios (hampones) que manipulan las licitaciones, les basta con exigir, en los términos de referencia, alguna condición que saben que solo cumple la persona natural o jurídica que Ellos han decidido debe ganar. Por ejemplo: exigir que el Director de una Obra tenga un doctorado que tiene el Gerente de la Empresa que debe ganar, doctorado que solo esa persona tiene en el País; exigir una experiencia específica de empresa o profesionales, exageradamente particular, experiencia que solo pueden cumplir esa empresa y los profesionales que la misma propondrá; etc. Lo mas deshonesto del asunto es, que después ni tan siquiera se exige, que las personas que trabajarán en la obra sean las ofertadas o personas que cumplan las exageradas condiciones.
Opinión por:

el mima

Dom, 09/15/2013 - 10:20
Sobre la adjudicación del contrato estatal a "La Gata" en Sucre, hay gato encerrado. Porqué la fiscalía, Procuraduría no investigan quién o quiénes elaboraron el llamado pliego de referencia (antes de Condiciones), quiénes formaron el Comité de Evaluación de la propuesta, acta donde conste las conclusiones y recomendaciones y en base a qué se hicieron las mismas?. Concepto del Asesor Jurídico sobre la propuesta. Si la Gobernación tiene algún Comité de Adjudicación o la entidad adjudicadora. Lo cierto del caso es que en dicha adjudicación tuvo que ver dinero por debajo de la mesa.Que los pícaros esos terminen en la cárcel.Luis Manuel García De la Rosa
Opinión por:

polista

Dom, 09/15/2013 - 08:47
Tiene toda la razón , en Colombia lo que se trata es de cometer crímenes perfectos , es decir todo corrupto pero sin violar los tediosos procedimientos. Cuando ya sale la licitación está adjudicada y se trata de hacer un costoso e inútil procedimiento cuyo fin es la pura corrupción con guantes de seda. Falta la ética y la moral de los políticos que en el gobierno viven de trampa en trampa con sus magos asesores , entregando el CVY , no dejando huellas de las penalizables maniobras y transacciones. O como se explica que Uribe Vélez , Peñalosa , Mockus ,Garzón , Moreno´s delincan impunemente? No es un asunto de mas leyes , en Ecuador las Compras Públicas se hacen por internet y se busca la mejor propuesta aprovechando los adelantos electrónicos y quitando de en medio esa burocracia perversa
Opinión por:

cierto

Dom, 09/15/2013 - 00:20
La realidad es otra: Las normas para evitar la corrupción SÍ existen., pero tanto la Procuraduría como los contratantes simplemente se limpian con ellas. La más importante, constitucional además, es la PUBLICIDAD obligatoria en todas las contrataciones. En Colombia, las entidades contratan en secreto. La contratación DIrecta, por otra parte, sólo es válida en casos muy excepcionales y sin embargo la utilizan en todo con tinterilladas ridículas, Es una mafia entre burócratas especializados en robar (Como Nury Astrid Bloise Carrascal, que fue secre de gobierno del Inpec, Distrito, Superintendencias, etc.) y funcionarios de la Procuraduría. Esa mafia no se combate con estatutos nuevos cuando la entidad que debe controlar participa en los desfalcos. Habría que cambiarlos a todos.
Opinión por:

cierto

Dom, 09/15/2013 - 00:47
Adicionalmente, el ingrediente universal anticorrupción en las contrataciones públicas, son los estándares. Aquí no existen y entre los secres de gobierno, sus asesores pícaros y el jefe ladrón se los inventan de acuerdo con los que les dan las coimas. Si el acueducto compra medidores de agua, por ejemplo, las especificaciones técnicas se las inventan esos ineptos en el camino para favorecer a sus amigos. Lo mismo pasa en todo; obras públicas, compra de papel higiénico, etc. No hay estándares nacionales con especificaciones precisas, como en los países desarrollados, donde sobran. Pero en eso no ha pensado éste ni ningún otro gobierno, simplemente porque siempre está compuesto por hampones imbéciles e ignorantes que no ven más allá de sus narices,. Y dizque redactando nuevos estatutos.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio