Publicidad
Carolina Botero Cabrera 18 Oct 2012 - 11:00 pm

Más textos escolares abiertos

Carolina Botero Cabrera

En British Columbia, Canadá, se distribuirán textos educativos libres y gratis por internet, o impresos y a bajo costo, con licencia Creative Commons Atribución (esta licencia permite que cualquiera que acceda a la obra la copie, distribuya, comunique y modifique siempre que reconozca a su autor). El gobierno los desarrollará para 40 asignaturas comunes de dos grados de educación básica (1).

Por: Carolina Botero Cabrera
  • 87Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/mas-textos-escolares-abiertos-columna-382004
    http://tinyurl.com/8geess9
  • 0
insertar

El proyecto busca reducir los costos de los textos para 200.000 estudiantes. En él participa BCcampus, organización pública que apoya la colaboración en temas de tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) en la educación superior de British Columbia y que será la encargada de coordinar el desarrollo entre académicos y editoriales comerciales.

El proyecto no es una improvisación; responde a un desarrollo de casi una década. British Columbia ha entregado desde 2003 más de $4,5 millones de dólares canadienses para financiar recursos educativos abiertos digitales en la educación superior. Los fondos se entregan a través de BCcampus, condicionados a que los resultados se licencien con una licencia BC Commons o, alternativamente, Creative Commons (2).

Las licencias BC Commons fueron desarrolladas por el propio gobierno buscando que los materiales educativos financiados con dinero público se compartieran en la comunidad constituida por el sistema educativo superior de British Columbia. Las licencias se basan en el concepto de las de Creative Commons, pero limitan su alcance a esa comunidad (no “cualquiera” tiene la licencia, sólo los miembros de la comunidad), con el fin de facilitar la decisión de los docentes que comparten más fácilmente con su comunidad inmediata y así enfrentan sus temores.

La decisión de esta semana ajusta la política para estos nuevos recursos. La experiencia adquirida en British Columbia hace que ya no se dé la elección de compartir en diferentes niveles; se cambia por la obligación de hacerlo con todos (incluso ajenos a la comunidad) y respecto de todos los usos posibles (eso sí, se mantiene el reconocimiento al autor). Anotemos que se abandona la licencia propia por la estándar en lo digital. Algo parecido hizo California hace poco y está en camino en el estado de São Paulo, en Brasil.

 

1. http://www2.news.gov.bc.ca2. http://creativecommons.org /

  • Carolina Botero | Elespectador.com

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 6
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Shakira y Piqué llevan a Milan por primera vez al colegio

Lo más compartido

  • Salud Sep 26 - 2:15 pm

    Jugos que no son jugos

    Jugos que no son jugos
  • Con hongos cultivados devuelven color a ríos contaminados de Colombia
6
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

manamuisca

Dom, 10/21/2012 - 11:03
El texto escolar, ese invento de la modernidad y de la industrialización editorial entró en cris con los manuales y la postmodernidad con las nuevas TIC, es importante que la política publica en educación respalde de nuevo el amor por los libros, las artes y los cuadernos de apuntes que desarrolle la caligrafía y el reordenamiento de lo enseñado para configurar métodos de aprendizaje(como lo eran en nuetraépoca las copialinas resumenes)que sea un bien de consumo como lo era antes, pues hoy el texto escolar además de desueto es despreciado y si alcanza el año lectivo se le convierte en basura que ni siquiera se recicla.Así sea por internet se debe generar la cultura de la lectura y escritura recreativa y con valor estético
Opinión por:

henryelsucio

Vie, 10/19/2012 - 10:01
Y para complementar lo anterior, recomiendo leer la siguiente entrevista que le hicieron al controversial Roger Shank , en una de sus respuesta habla sobre el intereses económico de los Estados y la editoriales que publican textos escolares : www.kindsein.com/es/21/1/485/
Opinión por:

henryelsucio

Vie, 10/19/2012 - 09:50
Excelente iniciativa. Pienso que para poder ser aplicado en un país como el nuestro hay que cambiar el chip de tecnócratas , docentes , directivos, estudiantes y padres de familia de nuestro caduco sistema educativo.La dinámica actual del sistema educativo Colombiano se encuentra aun en la implementación tecnológica en escuelas, colegios, etc. labor que ni entienden ni saben como hacerlo. Para lograr interesantes avances como en Canadá , estas discusiones se deben abrir en las facultades de educación del país formando futuros docentes en dinámicas educativas del siglo XXI , pero si se sigue hablando de Comenio y de modelos pedagógicos caducos nunca habrá avances significativos de tener textos escolares con licencias libres.
Opinión por:

arturoarmenia

Vie, 10/19/2012 - 07:08
Noticias como esta muestran de un solo tajo la manera en que el estado puede y debe contribuir a la calidad de la educación. La diferencia con nuestro medio salta a la vista: los estudiantes hacen sus investigaciones pegando textos indiscriminadamente del tópico central de un área. Los profesores aceptan finalmente por falta de tiempo para analizar el esfuerzo y el producto entregado por el estudiante. El texto tiene una estructura pedagógica que orienta y lanza al estudiante hacia temas conexos, temas posteriores y organiza la información. Los profesores reciben la ayuda en su propósito pedagógico. En nuestro medio sobre todo educación pública hay desmotivación de jóvenes y profesores por la baja y no estratégica inversión del Estado .
Opinión por:

caropepa

Vie, 10/19/2012 - 07:03
En Colombia no aplica porque así es más difícil robar.
Opinión por:

camikaze

Vie, 10/19/2012 - 02:52
Excelente iniciativa, eso sí que necesitamos nosotros aquí.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio