Publicidad
Reinaldo Spitaletta 19 Nov 2012 - 11:00 pm

Sombrero de mago

Masacres a domicilio

Reinaldo Spitaletta

Colombia es tierra de masacres. En mayo de 2002, el pueblo chocoano maldijo, a orillas del Atrato, a los asesinos de cuarenta y dos niños.

Por: Reinaldo Spitaletta
  • 90Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/masacres-domicilio-columna-387934
    http://tinyurl.com/kzqtf7l
  • 0

En la llamada “Noche de las maldiciones y los maleficios”, en Quibdó se repitió un conjuro para que el agua se les tornara sangre y murieran de sed y se atoraran con las espinas de los pescados de sus ríos y no pudieran dormir. Y enloquecieran con las pesadillas. ¿Quiénes?

Los chocoanos, víctimas históricas de tantas atrocidades, maldijeron a las Farc por haber lanzado el cilindro contra la iglesia de San Pablo Apóstol, en Bojayá, y a los paramilitares por haberse refugiado cerca de ella y al Estado por no actuar.

Y volvemos a lo mismo: en las guerras (¿acaso no hay una en Colombia?) la mayoría de víctimas son los civiles. En mayo de 2009, en Curvaradó, un chocoano, entrevistado por Human Rights Watch, sobre las matanzas de pobladores de parte de paramilitares, dijo: “La fuerza pública no hace nada. Si hablas con alguien de las fuerzas militares, ellos le avisan al grupo. Aquí no se puede denunciar nada. Ellos controlan todo lo que se mueve, y la fuerza pública está allí”.

Colombia está llena de muertos por la violencia, y de sobrevivientes que padecen el horror de lo visto, de lo sentido, del infierno del que han huido, pero del que les quedan quemaduras. En cuerpo y alma. Las masacres están inscritas en nuestra historia, como la sucedida en 1928, en las bananeras de Ciénaga, y todas las incontables de la Violencia liberal-conservadora, y la de Santa Bárbara, con sangre de trabajadores, en 1963. Y después, con la aparición del paramilitarismo, se multiplicaron.

La memoria, en un país sin memoria, quizá no alcanza para la recordación de tantas villanías. Pero sí puede verse correr, en un caleidoscopio de terrores, las sangres derramadas en Mapiripán, en la Mejor Esquina, en las fincas Honduras y La Negra, en la Chinita, en Punta Coquitos, en la Rochela, en la Gabarra… Matanzas por doquier, acompañadas de impunidades. La celebérrima ley de Justicia y Paz, no logró ni una ni otra, y ha dejado sin reparación a millares de víctimas de esta barbarie que no termina.

Por ejemplo, la reciente masacre de diez campesinos, ocurrida en la vereda San Isidro, de Santa Rosa de Osos, vuelve a poner en la palestra la presencia del paramilitarismo (que a la prensa y las autoridades les ha dado por denominarlo eufemísticamente “bandas criminales”) en el país. Esa maquinaria de muerte y terror no ha sido desmontada y, más bien, parece crecer, camuflada en distintas “razones sociales”, como Los Rastrojos, los Urabeños, Los Tiznados, Los Paisas, etc.

El paramilitarismo, ligado al narcotráfico, al despojo de tierras, sigue vivito y matando. Es parte, como lo señaló el gobernador de Antioquia, de una red nacional, con conexiones en distintos ámbitos del poder. Lo raro es que, en el caso de la masacre de Santa Rosa, hay gente que se pregunta, si ya se sabían de las amenazas y las extorsiones, ¿por qué no actuaron preventivamente los cuerpos de seguridad, como el Gaula? ¿Qué pasó con las llamadas alertas tempranas?

Los llamados “herederos del paramilitarismo” siguen cometiendo abusos en todas partes. Entre estos abusos, y según reporte de Human Rights Watch de febrero de 2010, se encuentran “masacres, ejecuciones y desplazamientos forzados. Recurren habitualmente a amenazas y extorsión contra miembros de las comunidades en las cuales operan, como un mecanismo para controlar a la población local”. De ese año a hoy, el número de atropellos del paramilitarismo parece haber crecido.
El triste caso de Santa Rosa de Osos evidencia, otra vez, el poderío paramilitar y la casi nula acción del Estado contra esas estructuras. Tal vez haya que recurrir a los conjuros chocoanos, aunque, según se ve, todavía el paramilitarismo (o sus sucesores) no se atora con las espinas de los pescados y parece satisfacerse con la sangre de sus víctimas. La pesadilla continúa.

  • 12
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Santa Fe ganó, pero no convenció
  • Colombia, primer país en indemnizar a desplazados
  • 'La vida es una fiesta'

Lo más compartido

12
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

JDNA

Mar, 11/20/2012 - 18:59
Dr. Spitaleta, en ese largo etcétera caben otras Organizaciones, no menos importantes, pero si más perversas como: Las Águilas Negras, ERPAC y El Puro Centro Democrático.
Opinión por:

Julio Herrera

Mar, 11/20/2012 - 10:03
La acción del Estado ante los paramilitares sí existe, mi apreciado Reinaldo, pero a favor de ellos. El caso de Rito Alejo del Rio no es una excepeción sino la regla general. En las FF.AA existen muchos Rito Alejo con distintos nombres, y todos fueron encubados durante el régimen narco-paramilitar de Alvaro Uribe Velez. Solo los que tienen conciencia paramilitar, es decir los uriburros, se obstinan en justificarlos.
Opinión por:

Ocossa

Mar, 11/20/2012 - 09:30
Leftright opina como si fuera una especie de conciencia moral de asesinos. Debiera darle verguenza.
Opinión por:

Víctor Raúl

Mar, 11/20/2012 - 07:37
He podido observar que los comunistas, tildados de malos, tienen algunas particularidades: aman la vida, los malos aman la muerte; aman la justicia, los buenos defienden la injusticia, aman el bien, los buenos profesan el mal; defienden los derechos humanos, los buenos los violan; defienden el país, los buenos lo entregan; luchan por la equidad, los buenos imponen la inequidad; son incluyentes, los buenos son excluyentes; luchan contra la explotación, los buenos explotan; combaten la maldad, los buenos la defienden; son dignos, los buenos son indignos; comparten las pérdidas, los buenos se reparten las ganancias, pelean contra la opresión, los buenos la aplican; creo que prefiero ser comunista.
Opinión por:

leftright

Mar, 11/20/2012 - 06:25
Los comunistas denominaron al fenomeno de las autodefensas paramilitarismo sobre todo en el,98 timochancro,pidiendole a gritos a Pastrana que ''se los quitara de encima que asi no podian vivir en paz'',el otro personaje coincidencialmente comunista que puso la palabreja institucional fue alias aureliano el exterrorista petro,con el proposito de ligar al estado con esta fuerzas irregulares que se armaron para defenderse de las agresiones comunistas,sobre todo los narcos,que se enfrascaron en una guerra por el control total del negocio guerrita que duro 20 anios;ahora si bien como se comprobo TAN SOLO EL menos del 1% de soldados y policias,todos en las carceles,o muertos,Entonces es impropio denominar a un fenomeno criminal con una palabra institucional ,Son BACRIM,siempre lo han sido
Opinión por:

sicclon

Mar, 11/20/2012 - 07:56
Este tipo no sé si definirlo como caído del zarzo, o como una completa piltrafa. Me inclino por ambas.
Opinión por:

Pietrobareta

Mar, 11/20/2012 - 06:23
El poder del dinero proveniente de narcotráfico que ha infiltrado hasta las monjitas de clausura nos ha llevado a la mayor degradación del conflicto que es un billar de tres bandas guerrilla, paramilitares y corruptos en la mitad el pobre pueblo llevando del bulto. Afortunadamente algunas voces y plumas se levantan a denunciar valerosamente esta pesadilla sin fin.
Opinión por:

Dolores Edelmyra

Mar, 11/20/2012 - 05:09
Y los cocombianos no entienen todavía por qué estamos tan mal parados en el mundo entero, como si no se enterara la humanidad de que este país es de masacres diarias, delincuentes diarios, explosiones diarias, despojos diarios, mentiras diarias, farándula diaria... mejor dicho, paisano; usted tiene toda la razón pero no pasa nada. Así son los colombiches hijos de Pindanga.
Opinión por:

Pietrobareta

Mar, 11/20/2012 - 06:16
Dolores insomne de baja autoestima en Colombia hay un porcentaje mínimo de sujetos que cometen muchísimos crímenes que nos avergüenzan, pero no se justifica que usted utilice esa expresiones de cocolombia y colombiche propia de venezolanos al referirse a nuestros compatriotas que trabajan en su territorio, si eres colombiano das pena y si eres venezolano me importas un carajo
Opinión por:

CONCIENCIA LIBRE

Mar, 11/20/2012 - 03:42
Y ENTONCES... para que tenemos una de las fuerzas militares mas poderosas de amercia latina? Nos gastamos el 7% del PIB en militarismo para que?
Opinión por:

gaviotaluza

Mar, 11/20/2012 - 13:15
Las FFMM de colombia, estan para garantizar a los dueños de las haciendas su tranquilidad de que nadie se las va a reclamar, ..... eso es lo que algunos llaman "confianza inversionista"......pa que escuelas, pa que hospitales???? si la prioridad es sostener el status quo .
Opinión por:

flecha veloz 1943

Mar, 11/20/2012 - 10:20
La deuda del Gobierno con la red hospitalaria de Colombia suma $ 10.000 Millones de pesos. Es decir, 10 dias de gastos para el Ejército. Para la guerra. Esas son las prioridades de estos gobiernos de pacotilla.
Opinión por:

VFlaco

Mar, 11/20/2012 - 05:14
Para velar, a punto de bayoneta si es necesario, por los intereses de los directores del circo.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio