Publicidad
Diego Aristizábal 14 Abr 2013 - 11:00 pm

La máscara de Roy

Diego Aristizábal

Vuelvo y leo aquel párrafo que escribió José Donoso en uno de sus diarios: “Lo que hay detrás del rostro de la máscara nunca es un rostro. Siempre es otra máscara.

Por: Diego Aristizábal

Las máscaras son tú, y la máscara que hay detrás de la máscara también eres tú y así sucesivamente y con todas las otras. Y esas máscaras resultan de lo que te enseñaron a querer y a rechazar, y de lo que tú también quieres o rechazas, y de aquello que te sirve para defenderte, y de aquello que te sirve para agredir. Y mucho más. Las distintas máscaras son funcionales, las usas porque te sirven para vivir. Yo no sé qué es eso de la autenticidad. Lo que sí creo es que la vida humana consiste en un refinado y complejísimo sistema de enmascaramientos y simulaciones. Tienes que defenderte”.

Su pobre hija, Pilar Donoso, fue quien tuvo que descorrer el velo, el “tupido velo”, para descubrir lo que escondían las máscaras que su padre se puso para escribir y para vivir. Todas ellas ocultaban el gran temor de no ser aceptado por los demás. No fue fácil. Una cosa es mirar el rostro de alguien y creer saber mínimamente quién es, y otra muy distinta es no ver ese rostro y descubrir realmente lo que hay detrás. ¿Quién hay detrás de un rostro? Me pregunto con frecuencia. A veces, cuando creemos conocer al otro, lo único que vemos es a un desconocido.

Tal vez todos engañamos con nuestras distintas máscaras pero las peores son aquellas que cargan los políticos. Sus ojos, la forma como mueven las cejas y se ríen, huelen casi siempre a traición. Las máscaras de los políticos tarde o temprano decepcionan. Por eso, y a pesar de que el discurso de Roy Barreras siempre me había parecido tan politiquero, tan propio de lo peor de la política colombiana, me molestó mucho más leer la semana pasada en El Espectador ese pacto firmado con aquella comunidad cristiana en 2010 donde él se comprometió con “la promoción del desarrollo y respeto por la familia como Dios lo ha establecido, es decir, a no promover ni apoyar el matrimonio entre personas del mismo sexo, ni la adopción de niños por parte de estas parejas, ni el apoyo a la dosis personal de drogas o la ley del aborto”.

Nunca me ha convencido el supuesto discurso “progresista” de un hombre que se le ve la cola de lagarto desde los cerros orientales. Y aunque no es la única cola que veo, el pobre Congreso de la República siempre ha sido un hervidero de reptiles, ésta, que muestra muy bien su principal máscara, le da un durísimo golpe a la poca confianza que se tiene en esa institución legislativa que debe decidir responsablemente sobre cosas importantes que tienen que cambiar la manera retrógrada de pensar de este país.

Con políticos así Colombia no cambiará. Los colombianos seguiremos eligiendo congresistas con mascaritas de corderos, altruistas, hombres bonachones, libertarios que prometen cambiar lo imposible así lo único que logren, después de cargar la misma máscara engañosa, sea aumentar la decepción y la vergüenza. Entonces ¿qué máscara tendremos que usar los colombianos para defendernos?

desdeelcuarto@gmail.com / @d_aristizabal
 

TAGS:
  • 0
  • 10
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

  • Medellín y Santiago de Chile, las mejores ciudades para vivir en Latinoamérica
  • El 'Ice Bucket Challenge' sólo ha generado en Colombia $50 mil
  • Opinión Ago 20 - 10:00 pm

    Vaginal

10
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Toribioa

Lun, 04/15/2013 - 23:53
Roy Barreras hubiera hecho bien en comprometerse si estaba sincera y auténtcamente convencido de lo que pensaba, pero sin que mediara ninguna clase de contrato de votos ni nada de eso. Un congresista debe promocionar sus ideas sin contraprestaciones.
Opinión por:

turn

Lun, 04/15/2013 - 20:34
Un medico que esta haciendo la cirugía utilizando un escalpelo a la medida, para operar sus pacientes en forma muy bien planeada, a fin de llegar a su meta, ser un buen politiquero de pueblo.
Opinión por:

Dudo

Lun, 04/15/2013 - 16:21
En Colombia hay 30 millones de enmascarados : todos presumiendo de saber en política y el día de elecciones hay abstención del 75% ; por esa razón siempre son elegidos tipos tan funestos, cínicos, enmascarados como este y mil Roys Barreras.
Opinión por:

ragd

Lun, 04/15/2013 - 18:24
si ...pero votar por quien o botar a cual?
Opinión por:

mouse

Lun, 04/15/2013 - 16:29
Eso es muy cierto, por lo que debemos entonces, quitarnos la máscara de la indiferencia y la abstención y ponernos la del interés por el país y por nuestros descendientes.
Opinión por:

Dudo

Lun, 04/15/2013 - 16:22
Antes de las vaciadas aclaro que los otros 15 millones son niños, jóvenes o individuos sin derecho al voto
Opinión por:

rodrigoh

Lun, 04/15/2013 - 10:53
Y no se sabe quien es mas falso, si este ejemplar de lo peor de la politica o el fariseo con quien firmo ese pacto. Jhon milton rodriguez es un homosexual de closet , que sin ninguna autoridad moral quiere imponer su dogma. Dan asco este par de fètidos hipocritas.
Opinión por:

o.fabian

Lun, 04/15/2013 - 10:45
Una columna para lamentar la existencia de un politico que se adapta a sus necesidades electorales?
Opinión por:

mouse

Lun, 04/15/2013 - 10:26
Yo pensaría que no debemos usar máscara alguna, debemos quitarnos la máscara del conformismo fácil y del oportunismo egoista y miope; esas máscaras son las que aprovechan los políticos mil-máscaras, para seguir despojando al pueblo de sus recursos, de sus aportes, de sus derechos, de su paz y de su vida digna, mientras, ellos siguen enriqueciéndose cada día más junto con sus familias y a sus aúlicos les botan migajas de buen tamaño. No se entiende cómo el pueblo puede elegir a un tipo como Roy, uribista, ex-uribista, santista, ex-santista, pide-puestos, taimado o cínico, con esa máscara que no oculta, sino resalta su condición de sagaz timador profesional. Y ahí seguimos, re-eligiendo a nuestros verdugos, año tras año, siglo tras siglo ...
Opinión por:

leidermanw

Lun, 04/15/2013 - 08:32
Excelente comparación. Resta encontrar una propuesta que si pegue en el pensamiento de los colombianos para poder escoger y elegir los personajes adecuados para que conformen las estructuras del estado.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio